Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

miércoles, 4 de octubre de 2017

No toquéis a la mujer blanca. Marco Ferreri.





Ficha técnica:


Título original: Touche pàs a la femme blanche.
País: Francia. Co-producción Francia-Italia.
Año: 1974.
Duración: 102 minutos.

Dirección: Marco Ferreri..
Guión: Rafael Azcona y Marco Ferreri.
Casting: Henri Laurent.
Dirección de Fotografía: Étienne Becker.
Música: Philippe Sarde.
Edición: Ruggero Mastroiani.
Departamento artística: Jean-Claude Colbert.

Diseño de Vestuario: Lina Nerli Taviani.
Estilista de peluquería: Iolanda Angelucci, Jean Marie-Dor.

Productores: Michel Piccoli, Jean Pierre Rassam, Jean Yanne.
Productores asociados: François Rochas, Alain Sarde.
Compañías productoras: Films 66,  Mara Films, Laser Productions.


Intérpretes:



Catherine Deneuve ; Marie-Hélène de Boismonfrais,
Marcello Mastroianni : George A. Custer,M
Michel Piccoli : Buffalo Bill,
Philippe Noiret : Gen Terry,
Ugo Tognazzi : Mitch,
Alain Cuny : Sitting Bull,
Serge Reggiani : The Mad Indian,
Darry Cowl : Major Archibald,
Monique : Hermana  Lucie,
Daniele Dublino : Gobernador oficial,
Henri Piccoli : Padre de Sitting Bull,
Franca Bettoia : Rayon de Lune,
Paolo Villaggio : Agente de la CIA,


Sinopsis:



Western satírico sobre el nacimiento de los Estados Unidos, un revisión cómica de la guerra exterminadora del General Custle contra los indios de América, ambientada en las calles de París de los años 70.


Crítica: 



Marco Ferreri, cineasta del siglo XX, comenzó, como muchos otros realizadores jugando con la imagen en el mundo de la publicidad, una actividad que lo llevó a España como representante comercial de los objetivos Totalscope, la versión italiana de Cinemascopeamericanos, y en este país conoció a Rafael Azcona que colaboró con él  en 'El pisito' (1959) y 'El cochecito' (1960), dos comedias españolas de un humor sarcástico antiburgués. De vuelta a Italia siguió dando muestras de rebeldía y espíritu sarcástico, cuya burla iba dirigida a la institución del matrimonio y la iglesia (L'ape Reina, 1962); la relación entre hombres y mujeres (Se acabó el negocio/La donna scimmia, 1963), etc.

'No toquéis a la mujer blanca'/ 'Touche pàs a la femme blanche ' es un film inolvidable, en el que se desplaza el genocidio del pueblo indio, especialmente a  cargo del general Custer, a las calles de París, en las que una mujer perteneciente a la clase alta fina y distinguida se involucra, como una carnicera de un mercado, en la matanza que masacra a estos índigenas, trasladados esperpénticamente a la capital francesa. Pocas imágenes cinematográficas han alcanzado el grado de bizarría que consigue la protagonista, Marie-Hélène de Boismonfrais, protagonizada por Catherine Deneuve, embalsamando el cuerpo de un 'salvaje' con papeles de periódicos.

Una metáfora brutal de cómo se reprimía en la década de los 70 cualquier movimiento contestatario, con aires de revolución, equiparándolos con imágenes absurdas del aplastamiento por parte de las fuerzas involucionistas, representadas por Custer respecto a los indígenas que habitaban el país antes de la llegada de los blanco. El General Custer de la ficción realiza su masacre en unos solares franceses que evocan la matanza de OK Corral, encabezada por representantes de la Ley, a cuyo frente se encontraba el personaje mítico Wyatt Earp, ejecutaron a unos 'pistoleros' en un pueblo de Arizona, Tombstone, violentando todas las leyes que los colonos se habían dado, y tiroteando a unos hombres sin las garantías suficientes, unos licenciados de la guerra que recorrían los caminos y sobrevivían, ya como pistoleros a sueldo de los grandes hacendados, ya como simple ladrones de ganado, lo que suponía la muerte inmediata por ahorcamiento, si eran pillados in fraganti. Las dudas y la oscuridad que se ciernen sobre este hecho ha dado lugar a cientos de relatos románticos que sitúan a los muertos entre los héroes nacionales. Éste es el lugar donde descansan los restos de los asesinados sin juicio que determinara si eran ladrones, pistoleros, violentos o pequeños rateros.




Un enterramiento que permanece intacto a lo largo del tiempo.


Pero, si algo llama la atención y permanece  inolvidable, es la imagen de esa mujer de apariencia frágil y educada que disfruta con la masacre y colabora en los trabajos más escatológicos sin temor a manchar de sangre sus pálidos brazos y su traje blanco impoluto. Un auténtico veneno dentro de u elegante y pequeño frasco. Un recordatorio que sirve de base a teóricas feministas que diferencian a las mujeres según el contexto económico en que se desenvuelven y que se enfrentan al concepto genérico de mujer, prefiriendo usar el plural mujeres, entre las que se encuentra Teresa de Lauretis. Marie-Hélène de Boismonfraism, era sin  duda una fémina, pero también un ser temido por hombres y mujeres sobre los que ejercía su crueldad.

Un film divertido y aconsejable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario