Páginas vistas en total

lunes, 13 de noviembre de 2017

Asesinato en el Orient Express. Kenneth Branagh











Ficha técnica:


Título original: Murder on The Orient Express.
País: Estados Unidos.
Año: 2017.
Duración: 116 minutos.

Dirección: Kenneth Branagh.
Guión: Michael Green, basado en la novela de Agatha Christie.
Dirección de Fotografía: Haris Zambarloukos BSC, GSC.
Edición: Mick Audsley.

Diseño de Vestuario: Alexandra Byrne.
Diseño de maquillaje y peluquería: Carol Hemming.

Productores: Ridley Scott, p.g.a., Mark Gordon, p.g.a., Simon Kinberg, p.g.a., Kenneth Branagh, p.g.a., Judy Hofflund, p.g.a., Michael Schaefer, p.g.a.
Productores ejecutivos: Aditya Sood, Matthew Jenkins, James Prichard, Hilary Strong.
Diseño de producción: Jim Clay.
Compañías productores: Twentieth Century Fox.


Intérpretes:


Tom Bateman: el director, Bouc,
Lucy Boynton: la condesa, Condesa Andrenyi,
Kenneth Branagh: Hércules Poirot, 
Olivia Colman: la criada, Hildegarde Schmidt,
Penélope Cruz: la misionera, Pilar Estravados,
Willem Dafoe: el profesor, Gerhard Hardman, 
Johnny Depp: El Gángster Edward Ratchell,
Judy Dench: la princesa, Princesa Natalia Dragomiroff,
Josh Gad: El secretario del gángster, Héctor MacQueen,  
Derek Jacobi: el mayordomo del gángster, Edward Masterman,
Marwan Kenzari: el encargado del vagón, Pierre Michel,
Leslie Odom Jr.: el médico, Dr. Arbuthnot,
Michelle Pfeiffer: la viuda, Caroline Hubbard, 
Sergei Polunin: el conde, Conde Andrenyi,
Daisy Ridley: la institutriz, Mary Debenham,
Manuel García Rulfo: La Pista Falsa, Biniamio - Manuel García Rulfo.

Notas de producción:

Asesinato en el Orient Expres es la historia de misterio más atemporal, escrita por Agatha Christie y protagonizada por el famoso detective Hércules Poirot, interpretado por el propio Kenneth Branagh que intenta resolver el que se convirtió en uno de los crímenes más infames de la historia. Tras el impactante asesinato de un rico hombre de negocios en el lujoso tren europeo que se dirige hacia el oeste en pleno invierno, el detective privado Poirot debe usar todas las herramientas a su alcance para descubrir cuál de los eclécticos pasajeros del tren es el asesino antes de que ataque de nuevo. El film se basa en el libro publicada en 1934, la novela de Agatha Christie, considerada una de las historias más ingeniosas jamás concebidas.





Más de 80 años después de su publicación, la novela de Christie sigue siendo muy querida entre las nuevas generaciones de lectores. El asombroso remake de Kenneth Branagh de la querida obra de misterio junto con su aclamado reparto y su asombrosa fotografía invita a los espectadores a subirse en el tren con más suspense de sus vidas. El mayor encanto de esta historia es que todos los personajes, confinados en un lujosotren de pasajeros, son sospechosos, las escenas son tensas y los diálogos frescos. The Times of London escribió en una publicación: "El cerebro resuelve una vez más lo que parece irresoluble. La Sra. Christie hace que una historia improbable parezca muy real, y mantiene a sus lectores cautivados e intrigados hasta el final".Los productores Mark Gordon y Simon Kinberg se asociaron con Ridley Scott. Michael Green (Logan, Blade Runner 2049) se emocionó cuando le pidieron que adaptara esta fabulosa historia a la gran pantalla.

El productor Scott, un fanático de Christie y admirador de la versión de Sidney Lumet de 1974 de Asesinato en el Orient Express, tuvo la oportunidad de volver a explorar el libro, lo que consideró una maravillosa oportunidad para presentar el trabajo de la autora a un público moderno. Green coincide. Pero como gran seguidor de Christie, para Green hay una historia que sobresale por encima de todas: "Soy muy afortunado por el hecho de que mi novela favorita de Agatha Christie sea, sin ninguna duda, Asesinato en el Orient Express. No sólo incluye a Poirot, mi personaje favorito de Christie, sino que es una historia que tiene un final sorprendente, además de los fascinantes personajes que encuentras en el camino. El marco es grandioso y todo lo relacionado con él lo guardo en mi memoria como algo especial".






Rodaje en 65 mm.


Filmando en 65 mm, dos veces el tamaño del negativo de 35 mm. lo que permite un nivel de definición en el color y el rango de tonos y contrastes en la película que aprecian los verdaderos cinéfilos porque refleja más la experiencia del ojo humano. En esencia, significa, en términos sencillos, que se ve más nítida, más rica, más colorida, y se siente como si estuvieras dentro de ella. Para el productor ejecutivo, Matt Jenkins, el reto de rodar en 65 mm fue aún más trascendental. El productor explica: "Es raro en estos días que la gente incluso grabe en 35 mm, así que nosotros dimos un paso más y encontramos el formato de película más grande que pudimos. Desde el punto de vista de la producción, fue extremadamente complicado, ya que no hay ningún laboratorio en el Reino Unido para procesar la película, el único laboratorio estaba en Los Ángeles, y el estudio estaba muy en contra de nosotros —con razón— por enviar nuestros negativos cada noche a la otra punta del mundo. Así que, al final, se abrió un laboratorio en Londres con Kodak, que es el primer laboratorio de 65 mm que ha tenido el Reino Unido .





Esto debería ser de gran beneficio para la industria en el futuro. Jenkins continúa: "Lo que le aporta a la película, esperamos, es un verdadero sentido de magnitud, sentimiento y emoción. Creo que podríamos haber perdido algo de eso si hubiésemos tomado la ruta digital. Con 65 mm, ves el doble, por lo que para Haris Zambarloukos, Alex Byrne y Jim Clay, suponía, básicamente, el doble de trabajo, ya que había que iluminar mucho más que para una película normal, pero con eso surgió también la posibilidad no sólo de construir secciones de la estación de Estambul, sino de construir toda la estación de Estambul, ya que existía la posibilidad de ver toda la estación con un formato de película que era tan grande que podíamos llenar todos los fotogramas y agregar tanta vida como fuera posible". La película también tiene varias estadísticas de récord, según explica Jenkins: "Haris y Ken soñaron con un sublime rodaje con Steadicam para la última toma de la película. Creo que hemos conseguido el récord mundial de la toma más larga con Steadicam de 65 mm. Ensayamos, ensayamos y pasamos todo el día tratando de hacer la toma, lo que conseguimos en la toma final".




El Orient Express.


En esta historia, el espectacular y glamuroso Orient Express sale de Estambul, viaja a través de los Alpes Dináricos por la ex Yugoslavia, donde lo detiene una avalancha. Finalmente se libera, y pasa por Brod, a través de Italia, Suiza y Francia y termina en la estación Victoria de Londres. Cuando los cineastas comenzaron a hablar de la logística sobre el rodaje real de la película, se hizo evidente que sería mucho mejor construir su propio Orient Express. "He trabajado con trenes antes", recuerda Branagh. "Y lleva mucho más tiempo subir a una montaña real de Suiza, parar el tren, devolverlo a su estación, y con una sola vía y otros cincuenta trenes con pasajeros reales esperando para pasar, que crear una estación de Estambul en Longcross por muy ambicioso que pareciera el proyecto".




Tanto la estación como el Orient Express se construyeron en Longcross, luego se movieron para permitir que el equipo de producción entrara y sacara y subiera y bajara los grandes vagones con cámaras de 65 mm. "Nos permitió tener más control sobre el viaje", explica Branagh. El diseñador de producción, Jim Clay, y su equipo llevaron a cabo una investigación específica para ello. Pero luego aportaron su talento artístico para crear la versión perfecta que se adaptaba a nuestra versión más oscura de la historia". "Justo al comienzo del proyecto", comenta Clay, "hicimos un viaje en el verdadero Orient Express, sólo para experimentar la viabilidad de rodar en un tren real. Y quedó muy claro desde el principio que las limitaciones serían enormes. Los pasillos son estrechos, e íbamos a grabar en 65 mm, por lo que realizar un travelling con una cámara tan grande no iba a ser posible en un tren de verdad.


Por lo tanto, tomamos la decisión de construirlo, y de hecho lo construimos dos veces. En primer lugar, construimos los vagones y la locomotora completos, interiores y exteriores, y totalmente móviles por las vías del tren. Luego construimos lo mismo de nuevo, pero con interiores y paredes movibles para tener más espacio para grabar". Además, Clay diseñó una serie de módulos, cabinas autónomas individuales para dormir donde se podían quitar todas las paredes y el techo, para que las escenas interiores pudieran filmarse más fácilmente. La cabina para dormir de Poirot, así como las cabinas para dormir de Ratchett y Hubbard se construyeron todas de esta manera. El presidente de Agatha Christie Ltd, James Prichard, quedó impresionado con la magnitud de lo que se había logrado en términos de diseño: "La magnitud de toda la producción es increíble: el detalle de los vagones, el hecho de que se hayan construido cuatro vagones y una locomotora desde cero, para mí es extraordinario".



En términos de la precisión del tren, Clay explica: "En realidad, el Orient Express atravesaba Europa oriental y cambiaba de locomotora en las fronteras. Ésa no es una manera práctica de contar la historia en una película, así que elegimos una sola locomotora. Está basada en una gran máquina de vapor francesa que ahora se encuentra en Zúrich, y la nuestra es bastante precisa y a gran escala, y cuenta con la colaboración del equipo de efectos especiales y visuales, para hacer que el tren fuera real". David Watkins, el supervisor de efectos especiales y su equipo fueron los responsables de construir la locomotora para el Orient Express de una manera que realmente se podía mover. Para ello, envió a sus compañeros de supervisión Jim Machin y Jason Marsh a Suiza para conocer al conservador del único tren 484 que existe en funcionamiento. "Jim y Jason regresaron con una biblia, un libro grueso y original del diseño original del tren que queríamos, para poder hacerlo a su escala correcta y construir todo el diseño a partir de ese libro", revela Watkins.

En total, Watkins y su equipo construyeron una locomotora y un ténder que eran lo suficientemente prácticos como para parecer partes de un tren, de manera que la producción no tuviera que depender de los efectos visuales para mostrar el entorno del tren. Watkins explica: "El elenco puede involucrarse un poco más cuando puede realmente oler el vapor, porque huele a un motor real". Tim Parkin fue el asesor de trenes de la película y se aseguró de que la recreación del departamento de construcción del tren fuera lo más precisa posible. Además de la locomotora y el ténder, David Watkins y su equipo también construyeron un vagón de almacenamiento completo, un vagón dormitorio, un vagón comedor y un vagón salón, que , como explica Parkin: "Cada uno pesa unas 25 toneladas y la locomotora pesa unas 22 toneladas; sólo el ténder pesa algo menos. Cada vez que movemos nuestro tren, usamos un par de enganchadores diésel, que se unen a la parte frontal de nuestra locomotora; parece real, pero es todo obra de nuestro maravilloso equipo de efectos especiales, dirigido por Dave Watkins..."



Diseño de Vestuario:


Alexandra Byrne, que lleva más de treinta años trabajando con Branagh,  tanto en cine como en teatro, tiene un " sello particular, la atención al detalle, así como la investigación, investigación e investigación, de manera que, una vez que Alexandra se compromete, pasan realmente meses antes de tener noticias de ella. Byrne llevó a cabo una enorme cantidad de investigación, leyó la novela y vio anteriores versiones de la historia, y posteriormente cruzó toda esa información con su interpretación del guión. También creó mood boards o muros de inspiración, y la diseñadora explica: "No siempre son referencias históricas, pueden ser simplemente imágenes absolutamente eclécticas de algo que yo siento que tiene que ver con el personaje, o con un punto central de la historia, o con un momento de especial emoción dentro del filme. Recopilé montones de imágenes y después las condensé en los muros de inspiración, y al hacer eso, estás revisando tus ideas. El mood board es un instrumento genial porque es una forma muy visual a partir de la cual puedes discutir con el director y con los actores cómo crear la imagen del personaje". "El vestuario es casi como una novela de misterio”, dice Byrne. “En este caso, muy pocos personajes van vestidos como son realmente. Necesitábamos entender los antecedentes de cada personaje, saber cómo habrían tomado la decisión de vestir de la forma que lo hacen, como otra persona, y con qué recursos habrían contado para componer su imagen. Tienes que disponer de un conjunto de reglas a partir de las cuales tomar una serie de decisiones en firme, por lo que realizamos mucha labor de investigación, y yo he disfrutado mucho el hecho de que no quieres revelar demasiado a través del vestuario, pero, a la vez, tienes que proporcionarle integridad y mucha verdad".





No hay comentarios:

Publicar un comentario