Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

jueves, 30 de noviembre de 2017

Flores negras. David Carreras.




Ficha técnica:


Título original: Schwarze Blumen /Flores negras.
País: España.
Año: 2009.
Duración: 104 minutos.


Dirección: David Carreras.
Guión: Luís Marías, David Carreras y Wolfgang Kirchner, en colaboración con Juan M. Ruíz Córdoba, basado en la novela 'Flors negres per a Michael Roddick' de Daniel Vázquez Sallés.
Casting: Englander & Fleischhacker, Cristina Campos.
Director de fotografía: Néstor Calvo.
Música: Óscar Maceda.
Montaje: Frank Gutiérrez.
Directores de arte: Georg Resetschnig, Josep Rosell.

Diseñode Vestuario: Birgit Hutter.
Maquillaje y peluquería: Astrid Lehmann, Cichela Oppl.

Directores de producción: Bet Pujol, Julián Altuna, Thomas Konrad, Christian Herborth.
Productor ejecutivo: Quique Camín.
Co-productores: Antonio Camin, Dieter Pochlatko, Alexander von Hohenthal.
Compañías productoras: Ovideo. en colaboración con EPO-Film Viena/Graz y Opal Filmproduktion/Berlín.


Intérpretes:



Tobías Moretti: Michael Roddick,
Maximiliam Schell: Jacob Kristen,
Eduard Fernández: Peter,
Marta Etura: Elena/Natasha,
Maria Grazia Cucinotta: Martha,
resto de roles en Imdb.



Sinopsis:


Michael Roddick es un espía al servicio de la RDA. Consciente de que la caída del régimen soviético relegará a toda una generación de agentes secretos al ostracismo abandona el servicio tras el fracaso de su última misión y desaparece llevándose con él a Elena, la hija de una espía rusa muerta en extrañas circunstancias. Michael y Elena se instalan en Barcelona, donde abren un pequeño restaurante que les permitirá olvidar su pasado turbulento. Pero sus antiguos compañeros reaparecen reclamando asuntos pendientes y Roddick se verá inmerso de nuevo en una vertiginosa pesadilla.


Lo que se dijo:


Lo que se dijo cuando se estrenó esta película dirigida por David Carreras es que si bien el cineasta tiene voluntad de estilo, por desgracia todo se queda reducido a esta voluntad, apoyada en un buen elenco . (Jordi Costa, diario 'El País'). Federico Marín Bellón dice, por decir algo, que el cineasta se pierde, o mejor nos pierde, en un laberinto de tramas, personajes e intenciones (Diario ABC).










Dicho ésto, que es casi como no decir nada, espero poder justificar por qué hago la crítica de un film que tiene ocho años y que no mereció una buena crítica, a pesar de tener una rimbombante ficha técnica y un buen elenco de autores, así como el apoyo de instituciones oficiales catalanas y españolas, una situación que imposibilita que sus responsables se refugien en la falta de recursos para sacar adelante su proyecto. Lo que verdaderamente falla es la verosimilitud de la conexión de la trama de una red de espionaje tras la caída del muro de Berlín y la existencia de una lista que ponía en peligro la respetabilidad, el honor e incluso la libertad de una red de políticos que servían a los intereses económico de unos poderes fácticos surgidos de los antiguos cuerpos e instituciones dominantes que sobrevivieron a la caída del régimen comunista. Esto lo hizo de maravilla y con muchas menos pretensiones, (se quedó en la lista de espías) David Leitch en 'Atomic Blonde' y no faltó quien le criticara.








David Carreras y su guionista Luís Marias, basándose en una novela de Daniel Vázquez Sallés, Flors negres per a Michael Roddick' , intentan explicar algo tan complejo como la razón por la que occidente ha fracasado en sus teorías de igualdad, defensa del medio ambiente, fin de la pobreza en el mundo y cualquier otra reivindicación que mejore la vida del hombre, porque un puñado de espías soviéticos se había constituido en el reducido grupo de ex-espías soviéticos gobiernan el mundo y permiten que algún que otro politicastro ingenuo predique la paz en el mundo, siempre que no se entrometa en sus negocios; estos hombres, constituidos en un grupo mafioso controlan la sociedad y sus negocios desde una sociedad ilícita que se impone mediante el crimen y la extorsión. De este modo la falta de interés deriva de la ausencia de verosimilitud. La historia de la niña y el  gángster. antes espía, no añade nada al relato y ni de lejos evoca al personaje de Luc Besson, León, y su pequeña amiguita, interpretada por Natalie Portman.

El resultado es un film oscuro y aburrido basado en un discurso muy débil. No es extraño que no gustara en su momento. Ahora lo ha desempolvado un periódico y de alguna manera lo ha actualizado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario