Páginas vistas en total

Plastic Bag. Johnny B.Zero

miércoles, 22 de noviembre de 2017

La fortaleza escondida. Akira Kurosawa.





Ficha técnica:


Título original: Kakushi toride no san akunin.
País: Japón.
Año: 1958.
Duración:  139 minutos.


Dirección: Akira Kurosawa.
Guión: Shinobu Hashimoto, Ryuzo Kikushima, Akira Kurosawa, Hideo Oguni.
Dirección de Fotografía: Kazuo Yamasaki, IchioYamazeki.
Música: Masaru Satô.
Montaje: Akira Kusawa.
Dirección artística: Kôhei Ezaki, Yoshiro Muraki.

Productores: MasumiFujimoto, Akira Kurosawa.
Compañía : Toho Co., Ltd.


Intérpretes:


Minoru Chiaki: Tahei,
Susumu Fujita: General Hyoe Tadokoro,
Kamatari Fujiwara: Matakishi,
Toshiki Higuchi: La hija del granjero,
Toshirô Mifune: General Rokurota Makabe,
Kichijiro Ueda: chica,
Misa Uehara: Princesa Yukihime,
Koji Mitsui:Soldado,
Tadao Nakamaru: hombre joven,
Shiten Ohashi: Samurai,
Ikio Sawamura: jugador.


Sinopsis:


Una princesa de Japón ha sido destronada en una de las muchas guerras civiles.Junto con un fiel samurái la princesa escapará, llevando con ella una cantidad de oro que podría despertar la codicia de muchos bandidos.

Crítica:


Es difícil hacer una crítica de Akira Kurosawa, reconocido como el maestro de grandes realizadores occidentales, junto con Ozu, Tarkovski o Bergman. En 'La fortaleza escondida' se enfrenta sin temor a uno de sus mantras:  la ignorancia y la desconfianza, cualidades perversas a las que se une la miseria y la avaricia de los campesinos japoneses, que el cineasta  denunció en 'Los siete samuráis' (1954). Si en aquella ocasión estos campesino contrataban a siete samuráis para que los defendieran de quienes les arrebataban sus cosechas y los extorsionaban y esquivaban el pago de esta ayuda quejándose de su pobreza mientras escondían sus tesoros, aquí este colectivo está representado por dos personajes pusilánimes y ambiciosos que no se contentan con el oro que son capaces de cargar y que pertenece a la princesa Yukihime, interpretada por Misa Uehara , que ha sido derrocada por un noble feudal que la ha expulsado de su fortaleza y ha escondido la riqueza de su reino en haces de leña.

Estos dos personajes, Tahei (Minoru Chiaki )Matakishi (Kamatari Fujiwara), influyeron de tal manera en George Lucas que se inspiró en ellos para diseñar a sus personajes, esos dos simpáticos robots, C3PO y R2D2, que giraban en torno a la princesa Leia, y que se diferenciaban tremendamente de los androides distópicos y malignos que habíamos visto hasta ese momento; Lucas hizo un homenaje a Kurosawa tomando de sus personajes el aspecto más amable y entrañable de estos dos miserables que querían hacerse ricos. Tahei y Matakishi no son perversos, son ignorantes y avariciosos, y, precisamente por ello, son unos continuos perdedores, carentes de cualquier virtud que los ennoblezca o los eleve unos centímetros de ese suelo por el que constantemente se arrastran por miedo, pidiendo perdón por pequeñas y constantes traiciones que repetirán hasta el final.

Frente a ellos los personajes que representan a los nobles están dotados de apostura, miran al cielo con altivez, tienen sentimientos elevados y son incapaces de una traición. El General Rokurota Makabe, interpretado por un actor fetiche de Kurosawa, (Toshirô Mifune), se convierte en el arquetipo de este personaje de inspiración shakesperiana al que no le duele ofrecer la vida de su hermana, vilmente asesinada, para salvar a su 'reina'. El deber se impone a las bajas pasiones humanas en una interpretación canónica de la historia en la que resplandece el héroe trágico de los viejos libros de caballería, que tan bien sabe representar el japonés, al que se ha acusado con frecuencia de haberse occidentalizado. Una buena pieza para entender como se va tejiendo y va forjándose el lenguaje audiovisual, en el que los autores más importantes se van referenciando unos a otros, mostrando hasta qué punto el cine, el arte más joven, ha formado ya un corpus importante.






No hay comentarios:

Publicar un comentario