Páginas vistas en total

miércoles, 8 de noviembre de 2017

La isla de los olvidados. XXX




Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice, cartel y trailer. )Pinchad aquí)



Una vez vi como clavaban tres arpone a una ballena y aún sigue viva. Tardó un día entero en morir. Estaba debilitada por el arpón que yo le había clavado y cubierta de cicatrices de antiguas peleas...






LA DISCIPLINA SIN COMPASIÓN ES CRUEL.  La isla de los olvidados.



CRÍTICA:


El director construye una dura y cruel metáfora de la sociedad a la que despierta y convulsiona el único que lo puede hacer, un joven sin futuro,sin perspectivas que no tiene nada que perder, que viene de la cárcel y al que se identifica con la ballena que peleó hasta la muerte con el irreductible Capitan Ahab, igualmente consumido por el reto. El discurso del director de la institución corta en realidad el nudo gordiano del relato y lo sitúa en el verdadero contexto. Cuando el último recién llegado C19 se escapa de la institución, apenas ha ingresado en ella,  un espíritu rebelde del que se esperaba que realizara algo que nadie había sido capaz de hacer hasta el momento, huir, el director pronuncia una arenga a sus compañeros de prisión , el mismo hombre que había advertido al carcelero, su subordinado, de que la disciplina sin compasión es cruel: "Ese muchacho es una especie de héroe, el primero que se fuga de Bastoy. Pero no es ningún héroe, es más bien egoísta, narcisista y cobarde, incapaz de mirarse a sí mismo en el espejo avergonzado de sus actos.Huye dejando  que el resto sufra las consecuencias. Ha echado a perder los privilegios de los internos (vuestros privilegios, dice, buscando la cercanía y la complicidad de los que no tienen libertad y a nadie le preocupan) por los que habéis trabajado tan duro. ¿Y a dónde ha huido?  ¿Que encontrará cuando deje de correr? No va a encontrar nada, nada,. Lo cogerán y lo traerán de nuevo aquí. ¿Estoy decepcionado?, sí. De todos vosotros, incluído el interno que había puesto como compañero al recién llegado, Olav, responsable del barracón C. Aunque los que deberíais estar decepcionados sois vosotros..." Un discurso que reproduce una constante con un final anunciado: difícilmente el individuo puede hacer frente a la poderosa maquinaria judicial del poder, ni ética ni físicamente.

El correccional de Bastoy, en el fiordo de Oslo, se convierte en una célula de la sociedad en la que los roles quedan perfectamente establecidos y en la que la hipocresía de los dirigentes corrompe moralmente a todos los que forman parte de la sociedad y castiga a quienes denuncian los excesos, y silencian todas las vulneraciones de las leyes que la civilización se da para su propia supervivencia: robo, asesinato, estupro. Solo caben dos opciones: formar parte de las mafias, rebelarse o...quitarse de en medio, un hecho del que se hará responsable al que denuncia, nunca al que extorsiona.. Sólo algunos a los que se sustituye el nombre que los individualiza por números, serán capaces de enfrentarse a los hipócritas que descargan sus culpas. "La providencia le ha ahorrado más horror, dice el hipócrita del director de la institución, ante un joven que  se suicida adentrándose en el mar, y culpa a Erling/C19 que le dio, según él, la idea de escapar, obviando algo que este joven sabe, que cuando se adentró en el agua llevaba los bolsillos llenos de piedras.

Cuando los jóvenes del correccional se integren en la sociedad habrán aprendido una lección fundamental: los pilares que cohesionan la sociedad se asientan en la corrupción, que guardar silencio y ser dócil es más útil que rebelarse, que los trapos sucios se lavan en casa,  que todo lo que se dice tiene múltiples significados, y, que ser cobarde también tiene negras contrapartidas.  Lo que digan los que ocupan la cúspide de la jerarquía importa bien poco y cada uno elegirá el código que más le interese y tranquilice su conciencia. Sólo lo que opinan aquellos a los que les quede algo de honestidad servirá para tranquilizar a los olvidados.

Marius Holst realiza un film en 2010 que evoca en su desarrollo la magnífica película  que realizó Peter Mullan en 2002, 'Las hermanas de la Magdalena'. en la que jóvenes descarriadas, demasiado guapas o que molestaban por cualquier razón a sus padres, eran explotadas por las religiosas como lavanderas y planchadoras de la burguesía hasta que aparecieron las primeras lavadoras, una costumbre que los conventos de monjas han mantenido hasta hoy y que alguna de estas instituciones conservan con el objetivo de almidonar y hacer trabajos muy pesados y de lujo que no realizan las tintorerías. La prosa de Holst es lineal y sencilla, pero no exenta de poesía; austera y adusta, como corresponde a un relato cruel y prosaico sobre las condiciones en que viven estos jóvenes olvidados, para los que sólo existe una solución, no precisamente ghandiana, favorecida por la incapacidad de actuar de un gobierno de la institución corrupto. Es así como surgen las revoluciones, cuando el propio poder crea las condiciones, atado por las bridas de la corrupción, una situación que hace posible que unos chavales que han soportado pasivamente todas las injusticias sin resistirse, acaben rebelándose, un movimiento que ha sido responsable del surgimiento de los líderes. Una dura metáfora de las revoluciones, que con frecuencia sobrepasa las intenciones de quienes las impulsan, y que evoca la madre de todas las revoluciones que comenzó con la toma de la Bastilla. El jefecillo que solo acepta hablar de tú a tú con el rey de Noruega, como rey de Bastoy, es consciente de que las fuerzas de la reacción regresarán y serán muchas más.

Sólo hay una solución mítica , que se ha empleado en las leyendas, mucho más difícil en la realidad sin la ayuda de un Dios. Las imágenes finales son verdaderamente espectaculares aunque pertenecen al universo del spoiler, lo que obliga al público interesado a perder su precioso tiempo viendo esta magistral película. Pero, quien conoce algo la historia, sabe que ésta nunca está escrita de antemano. Pasado el tiempo Olav regresará a Bastoy como dirigente de la institución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario