Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

jueves, 16 de noviembre de 2017

Los intrusos. Simeon Halligan .




EN CASTLE FARM HUBO UNA FEROZ BATALLA ENTRE INGLESES Y ESCOCESES  ¿QUIÉN GANÓ?  ESO DEPENDE DE A QUIEN SE LE PREGUNTE.


Ficha técnica:


Título original: White Settlers..
País: Reino Unido.
Año: 2014.
Duración: 79 minutos.

Dirección: Simeon Halligan.
Guión: Ian Fenton
Casting:Nicci Topping.
Dirección de Fotografía:James Swift.
Música: John Wygens.
Edición: Ewa J.Lind.
Coordinación de especialistas: Riky Ash.
Director artístico: Helen Jones.

Diseño de Vestuario: John Lindlar.
Maquillaje: Paul Boyce.

Productor: Rachel Richardson-Jones.
Productor ejecutivo: Jeff Barber.
Productor en línea: Charles Bates.
Diseño de producción: John Ellis.
Compañías:  Not a Number Production, asociado con Lynchpin Productions



Intérpretes:


Pollyanna Mcintosh: Sarah Chapman,
Lee Williams: Ed Chapman,
Joanne Mitchell: Flo Douglas,
Patrick Daunt: Litle Boy,
Dominic Kay: Cabeza de cerdo 1,
Chris Burns: Cabeza de cerdo 2,
Jim Mcreadie: Cabeza de cerdo 3,
James Burrows: Cabeza de cerdo 4,
Stephen Derbyshire: transeúnte en el teléfono,
...



Sinopsis:


Ed y Sarah han sustituido el estreesante ritmo de vida loninense, por una granja aislada en los campos de Escocia, Catle Farm. Cuando cae la noche el paisaje idílico se vuelve inhóspito.y la pareja empieza a sospechar que no está sola.




En 'Los intrusos' las tensiones subterráneas entre el Reino Unido y Escocia emergen y dan forma a un thriller rural y angustioso. El sueño urbanita de empezar una nueva y sencilla vida en el campose convierte en una pesadilla, siguiendo la tradición de películas como Deliverance, Eden Lake o Perros de Paja.



Crítica:

Deben quedar muy pocos lectores que ignoren que detrás de cada persona, ya sea crítico o no, existe una ideología que no siempre aflora, pero que emergen en situaciones viscerales como el enfrentamiento de los nacionalismos de estado o de liberación, periféricos o históricos, según las creencias de quien escribe, y esto  se pone claramente de manifiesto en el artículo que escribe Yago García para Cinemanía, escrita bajo el acicate del relato que pone en escena Simeon Halligan: " Ironías de la distribución: en septiembre de 2014, cuando Los intrusos se estrenó en Reino Unido, el referéndum sobre la independencia de Escocia estaba al caer. Y vaya que si se nota eso en el planteamiento del filme, con su pareja londinense y pija (él, para colmo, es del Arsenal) enfrentada a un comité de bienvenida modelo Perros de paja tras mudarse a las tierras altas. Ahora, en cambio, es el Brexit lo que colea, algo que añade un perverso matiz de “donde las dan, las toman” al visionado de esta película en el continente." Bueno, parece que, si sentó mal la experiencia centrífuga de los independentistas escoceses, al que escribe tampoco le gusta el aislacionismo continental que practican desde antiguo los ingleses.

Beatriz Martínez contempla el proceso identitario sin mojarse demasiado, una constante en este tipo de conflictos por parte de los creadores de opinión que procuran parapetarse ante temas políticos de actualidad que inspiran a los diferentes cineastas: "Ironías de la distribución: en septiembre de 2014, cuando Los intrusos se estrenó en Reino Unido, el referéndum sobre la independencia de Escocia estaba al caer. Y vaya que si se nota eso en el planteamiento del filme, con su pareja londinense y pija (él, para colmo, es del Arsenal) enfrentada a un comité de bienvenida modelo Perros de paja tras mudarse a las tierras altas. Ahora, en cambio, es el Brexit lo que colea, algo que añade un perverso matiz de “donde las dan, las toman” al visionado de esta película en el continente."2

Ahora que se ha abierto el melón e los conflictos derivados de lo que los ingleses llaman 'Home Invasion', u ocupación de territorios que, desde épocas antiguas  se sienten naciones diferentes a la que domina en las instituciones estatales y por lo tanto ocupados por una nación diferente, se multiplican los discursos en defensa del derecho ce los pueblos a decidir su futuro o autodeterminarse,y  enriquece los fondos culturales cinematográficos un film como éste que aborda la reacción de unos lugareños que se establecen en su territorio, potentes económicamente (ahora lo explicaremos), unos jóvenes liberales británicos, que ocupan sus casas, hacen el amor desnudos en sus bosques y despiertan el rencor de los habitantes de la zona. Un asunto que aborda John Borman en 'Deliverance' (109 minutos) o Sam Peckinpah (1971) en Perros de paja, aunque desde una perspectiva más social que territorial, que se mezclan en el film de Simeon Halligan, que analizaremos a continuación y que pueda dar ciertas respuestas a cuestiones que se están planteando a escala global (no sólo la economía lo es) en Rusia con Ucrania y Crimea, China con Taiwan, Canadá con Quebeck, Inglaterra con Escocia, Bélgica con sus movimientos independentistas...

Simeon Halligan es responsable de la creación de compañías productoras británicas como Not a Number Production, con sede en Manchester, que consiguió galardones para dos de sus películas: Splintered y White Settlers; dirige Grimm Entertainment, una compañía de distribución, y puso en marcha el primer Festival anual de películas de terror y culto, Grimmfest. Con este bagaje, formado en el Royal College of Art como director artístico y escenógrafo, realizó importantes trabajos en vídeos comerciales, TV y largometrajes y debutó en la gran pantalla con películas como Splintered (2010), White Settlers (2014) y Hábito (2017).

En 'Los intrusos' logra establecer la relación entre el sentimiento nacionalista escocés y la crisis económica que hizo pedazos la idea de desarrollo sostenible, sin posibilidad de vuelta atrás y la pérdida de derechos adquiridos por diferentes sectores sociales (trabajadores, mujeres, homosexuales, raciales...) en largas y cruentas luchas.  Sarah Chapman (Pollyanna Mcintosh) y su marido  Ed Chapman (Lee Williams), dos urbanitas pijos, especialmente la chica, imbuidos de una visión romántica de la existencia basada en una vuelta al campo, a la naturaleza, a retozar por los bosques libres de toda atadura, incluida la propia ropa que cubre sus cuerpos, provocan el escándalo de una sociedad rural, siempre más conservadora, que ha padecido trágicamente la crisis. El matrimonio compra un caserón y una serie de edificios adyacentes que espera convertir en bungalows para turistas. Pero estas instalaciones tienen una carga añadida: su antiguo propietario, un hombre con nueve hijos no ha podido pagar la hipoteca y ha sido desahuciado .

La ocupación de un hogar que sienten suyo por unos extranjeros, los británicos, a los que consideran ocupantes de sus territorios, solventes económicamente, los humilla y harán todo lo que esté en sus manos para que se vayan de sus tierras. Un final sorprendente deja, sin embargo algunas lagunas difíciles de entender en un contexto de resentimiento, rencor y odio frente al invasor y el hombre potente económicamente, que no sólo ocupa sus terrenos, sino que se queda con el patrimonio acumulado con esfuerzo a lo largo de mucho tiempo de una familia que cae en desgracia. Un tema del que se ocuparon escritores  del siglo XIX como el conservador y anticlerical Vicente Blasco Ibañez en su famosa novela 'La barraca', publicada en 1898, un año en que se difundió el pesimismo entre los  defensores de una España imperial que perdía sus últimas colonias. Un film que no deja de tener interés y que da una perspectiva escasamente liberal sobre los temas que atañen al hombre en la actualidad.




1. Los intrusos, Cinemanía, 1 de octubre de 2016.
2.'Los intrusos': La venganza de los escoceses. Diario 'El Periódico', 13 de octubre de 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario