Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

jueves, 7 de diciembre de 2017

El gran desmadre. Jon Lucas, Scott Moore.




Ficha técnica:


Título original: A Bad Moms Christmas.
País: Estados Unidos.
Estreno: 8 de diciembre de 2017.
Duración:  104 minutos.

Dirección: Jon Lucas, Scott Moore.
Guión: Jon Lucas, Scott Moore.
Casting: Cathy Sandrich Gelfond, Amanda McKey.
Dirección de Fotografía: Mitchell Mundsen.
Música: Christopher Lennertz.
Edición: James Thomas.

Diseño de Vestuario: Julia Caston.
Jefe de Departamento de peluquería: Michelle Johnson.
Maquillaje: Sarah Mays.

Productores: Suzanne Todd.
Productores ejecutivos: Oren Aviv, Felice Bee, Bill Block, Adam Fogelson, Mark Kamine, Mila Kunis, Robert Simonds, Donald Tang, Zhongjun Wang, Zhonglei Wang.
Diseño de producción: Marcia Hinds.
Compañías productoras: STX Entertainment, Huayi Brothers, Diamond.



Intérpretes:


Mila Kunis : Amy,
Kristen Bell : Kiki,
Kathryn Hahn : Carla,
Christine Baranski : Ruth,
Susan Sarandon : Isis,
Cheryl Hines : Sandy,
Jay Hernandez : Jessie,
Justin Hartley : Ty Swindel,
Peter Gallagher : Hank,
Oona Laurence : Jane,
...

Sinopsis:


Las siempre desbordadas Amy, Kiki y Carla se enfrentan a uno de los mayores retos de una madre: los preparativos de Navidad. Las malas madres intentan preparar las fiestas perfectas para sus respectivas familias a la vez que alojan e intentan cuidar de sus propias madres. Una peripecia que terminará redefiniendo las fiestas navideñas en familia.


Lo que se dice:


Como ocurre con la nueva comedia americana con frecuencia es que nadie parece aceptar la imagen que nos devuelve el espejo de nosotros mismos, de nuestras aspiraciones a vivir de acuerdo con el modelo de vida americano (American Way of Life) que representa la familia Trump, que viste de forma colorista o vive en torres de oro con diamantes en sus pasillos, entre otros muchos y auténticos lujos. La aspiración a esta experiencia vicaria se traduce en que su ropa esté repleta de encajes y pedrería de plástico, la propia de los productos que venden los establecimientos de low cost, habitan en pisos depauperados de los suburbios (no los norteamericanos, sino los de Europa), y viajan en puentes y periodos vacacionales a los pueblos de sus padres o a hostales de menos que de medio pelo, una realidad que nos ofrece la explicación del desencanto y depresión que a muchos les embarga y tiene su reflejo en la prensa, que no acierta a distinguir que los ciudadanos no forman una masa amorfa, sino que muchos son aspirantes a un modelo de falsos ricos, basado en apariencias que ya no son tales, que se desmadran en las discotecas de Benidorm, y, que en demasiadas ocasiones, constituyen una pesadilla para los vecinos, muchos de los cuales viven de sus desparrames. De este modo, estas películas no se diferencian mucho de las de la Nouvelle Vague, en cuanto a la representación de la realidad, si bien a muchos les disguste la imagen del Narciso que ve reflejada en estos espejos, y prefieran volver su mirada a unos tiempos en los que obreros y estudiantes luchaban por mejorar la vida de todos, ataviados con  vaqueros y camisas de mercadito.

La página Filmaffinity le otorga una media de 4,1 puntos, obtenida de 56 votos y recoge únicamente la crítica de los top critics de la prensa norteamericana y ni una sola española, que está perdiendo el norte y es capaz de considerar una película de buen gusto y para gente culta 'La libreria' de Isabel Coixet (Donde no hay pan, buenas eran las tortas, decían los viejos de antaño). El Tomatometer de la página Rotten Tomatoes, le otorga un índice de aceptación  de la prensa del 27 %, consultadas 99 reseñas, y del 51 % del público, tras pulsar la opinión de 12,152 usuarios. Estas valoraciones cuantitativas dicen muy poco o nada de lo que el espectador necesita saber cuando está decidiendo su elección de las ofertas de la cartelera, pero si da un tono general  que exige una fe ciega en quien emite su opinión.

La prensa norteamericana ha calificado el film de espectáculo agotador, ruidoso, enredado y más indulgente que el original (Jon Frosch, The Hollywood Reporter); lamentable continuación de 'Bad Moms' (Jeannette Casoulis, The New York Times); convencional (Owen Gleiberman, Variety); entretenida como su predecesora (Brian Truitt, USA Today y Michael Phillips, Chicago Tribune); guión descuidado (Stephanie Merry, The Wasingthon Post) ; predecible, ridícula y floja ( Peter Hartlaub, San Francisco Chronicle);  mal hecha (Katie Walsh, Los Angeles Times); película poco inspirada, hecha con prisas, Moira MacDonald, Seatle Times). Convencional, casposa, ruidosa y ostentosa son los calificativos que sugieren todas estas críticas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario