Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

sábado, 2 de diciembre de 2017

La vida y nada más. Pedro Hernández Santos.






Ficha técnica:


Título original: Life and Nothing More.
País: España.
Año: 2017.
Duración: 14 minutos.

Dirección: Antonio Méndez Esparza.
Guión: Antonio Méndez Esparza.
Casting: Jeremiah Bodner, Ivo Huahua, Pete MacClellan, Santiago Oviedo.
Dirección de Fotograía: Barbu Balasoiu.
Dirección artística: Claudia González Carbonell.
Diseño del set: Claudia González Carbonell.

Productor: Pedro Hernández Santos,
Productor ejecutivo: Paul E.Cohen.
Compañía productora: Aquí y allí Film.

Intérpretes:


Regina Williams : Regina,
Robert Williams :
Andrew Bleechington : Andrew,
Diane Merritt Diane : Anchor Woman (voice) Ry'nesia Chambers Ry'nesia Chambers

 Sinopsis:



Regina es una madre soltera que vive al norte del estado de Florida con sus dos hijos, tratando de llegar a fin de mes al tiempo que lucha contra la rutina y las dificultades del día a día. Su hijo mayor, Andrew, de 14 años, está lleno de desprecio hacia su madre, y únicamente la amenaza de la justicia les unirá y cambiará sus vidas para siempre.

Premios:


2017: Festival de San Sebastián: Sección oficial
2017: Premios Independent Spirit: Nom. actriz (Williams) y Premio John Cassavetes


Lo que se dice:


La prensa ha reconocido la excelencia de este film y 105 espectadores le han puesto una nota que ha dado una media de 6,2 puntos, basándose en los siguientes argumentos:

Carlos Boyero muestra su admiración por el hecho de que las terribles expectativas de un adolescente negro, cuya mayor expectativa es lograr un estatus en la delincuencia callejera, sea la obra fiel y respetuosa de un español que, con un bajo presupuesto el director se las haya ingeniado " para crear veracidad, para que nada suene a impostado, para implicarte emocionalmente en la dura historia de una mujer negra que trabaja de camarera y que trata de sacar adelante a sus hijos (el padre de los críos está en la cárcel), una niña pequeña y un desconcertado y muy perdido adolescente que ya ha cometido varios delitos, que no encuentra su lugar en el mundo y está a un paso de la marginación y de la exclusión social. Son creíbles los comportamientos, los diálogos, los enfrentamientos entre madre e hijo y entre los amantes, la soterrada violencia, la imposible comunicación entre el chaval airado y un novio de la madre que podría otorgar ayuda sentimental y cierto orden a esa familia a punto de descomposición. Es una película curiosa, bien contada, con sabor local y con una interpretación notable de Regina Williams en el papel de esa angustiada madre." 1





Jordi Costa parte de un tagline que nos parece inaceptable:"Un paso adelante de Antonio Méndez Esparza, un director consciente de las virtudes de hacerse invisible." Nadie que desee vivir de su trabajo puede querer hacerse invisible, salvo que le sobre recursos personales para poder adoptar esta actitud y se den circunstancias que los demás desconocemos. Ya en el núcleo de su artículo le reconoce, además que "Hace falta un conjunto de virtudes no demasiado frecuentes para obtener una obra tan rica, orgánica y transparente: alta capacidad de observación, una disposición a la permeabilidad del discurso, a dejar que la vida interfiera y enriquezca el plan previsto y, entre otras cosas, un elevado porcentaje de paciencia para dejar que actores no profesionales y escenarios reales armonicen para convocar la ilusión de un universo que la cámara no ha construido, sino que ha registrado en su devenir, sin alterar su (supuesta) respiración natural."2

Luís Martínez afirma que "Antonio Méndez Esparza se consagra como un orfebre de lo queda al otro lado de la vida y la pantalla", limitándose a colocar la cámara, frente a los ojos de los personajes."3





Oti Rodriguez Marchante insiste en la entradilla de su crítica en el mismo argumento de la representación verosímil de la realidad: "Historia reconocible que el español Antonio Méndez Esparza consigue hacer especial, grande y cercana, con su sorprendente estilo narrativo, en forma de estampas." 4

Beatriz Martínez insiste en el mismo aspecto y en su resultado de cinéma verité: "Casi a medio camino entre la mirada documental y la ficción, Antonio Méndez Esparza nos sumerge en el día a día de una mujer afroamericana, soltera y trabajadora que lucha por sacar adelante a sus hijos en medio de un entorno hostil. Rodada en Estados Unidos con mínimo presupuesto, 'La vida y nada más' es un ejemplo de cine comprometido que respira verdad a la hora de hablar de temas como la exclusión social, el racismo o la intolerancia." 5




Los norteamericanos Jonathan Holland (The Hollywood Reporter) y Peter Debruge (Variety),expertos en esta clase de dramas, aunque consideran la película discreta, alaban, el primero,el trabajo de los actores no profesionales, asombrado el segundo del entendimiento asombroso que muestra el director español de cómo funcionan estas dinámicas en los Estados Unidos, un aprobado no insignificante en la carrera del autor.


1. Meritorio camaleonismo de Méndez Sánchez. Diario 'El País', 29 de septiembre de 2017.
2. Vigencia del neorrealismo. Diario 'El País', 1 dediciembre de 2017.
3. La vida y nada más: la piel de la realidad. Diario 'El Mundo', 1 de diciembre de 2017.
4. Crítica de La vida y nada más: El destyino a tus espaldas. Diario ABC, 30 de Noviembre de 2017.
5. 'La vida y nada más': la mirada pudorosa, la cámara invisible.






No hay comentarios:

Publicar un comentario