120 pulsaciones por minuto. Robin Campillo.





Ficha técnica:


Título original: 120 Battements par minute.
País: Francia.
Año: 2017.
Duración: 143 minutos.

Dirección:  Robin Campillo.
Guión: Robin Campillo, Philippe Mangeot.
Casting : Leila Fournier, Sarah Teper.
Dirección de Fotografía: Jeanne Lapoirie.
Música: Arnaud Rebotini.
Edición: Robin Campillo,  Stephanie Leger, Anita Roth.
Decoración del set  Hélène Rey.

Diseño de Vestuario : Isabelle Pannetier.

Productores: Hughes Charbonneau, Marie Ange Luciani.
Compañías productoras: Les Films de Pierre.


Intérpretes:


Nahuel Pérez Biscayart : Sean Dalmazo,
Arnaud Valois : Nathan,
Adèle Haenel : Sophie,
Antoine Reinartz  : Thibault,
Ariel Borenstein: Jérémie,
Félix Maritaud: Max,
Roles y actores en Imdb.

Sinopsis:


París, principios de los años 90. Un grupo de jóvenes activistas intenta generar conciencia sobre el SIDA. Un nuevo miembro del grupo, Nathan, se quedará sorprendido ante la radicalidad y energía de Sean, que gasta su último aliento en la lucha.


Premios:



2017: Festival de Cannes: Gran Premio del Jurado
2017: Premios del Cine Europeo: Mejor montaje
2017: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película extranjera
2017: Críticos de Los Angeles: Mejor película extranjera
2017: Premios Independent Spirit: Nominada a mejor película extranjera
2017: Critics Choice Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa
2017: Satellite Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa.


Lo que se dice.




La prensa ha recibido con satisfacción el film de Robin Campillo con algunas excepciones como la de Carlos Boyero que comienza su artículo de esta guisa: "Alguien fiable residente en Francia me había comentado que en los pases previos de 120 pulsaciones por minuto el público había salido conmovido. Y al terminar su proyección en Cannes se han escuchado muchos aplausos. Quiero pensar que celebraban más sus buenas intenciones que su arte. Estos 150 minutos me han resultado muy largos, previsibles las situaciones y tampoco me despiertan especial emoción sus personajes. Sin estas virtudes o capacidad de conexión me da igual que el tema sea escalofriante, que merezca ser retratado por el cine, que sea una crónica vocacionalmente realista de la maldita enfermedad que comenzó en los años ochenta y masacró a infinidad de gente." 1

Luís Martínez, sin embargo, cree que el gran mérito del film reside en que: "lejos de cualquier ánimo metafórico, paródico o alegórico, la idea es acercarse a la realidad pero desde su más elemental fisicidad. La cámara choca con los cuerpos buscando la certeza de su dureza, de su claridad, de su dolor. Y así, el espectador es invitado a compartir con los personajes la ira, la fiebre y hasta el sudor. Todo en el límite exacto de la piel." 2 Este ha sido el criterio más extendido en la crítica, no sólo europea, sino americana, incidiendo, más o menos, en la temática gay del film.


1. Una tragedia sin llanto, una comedia sin risa. Diario 'El País', 20 de mayo de 2017.
2. Cine. Festival de Cannes. Diario 'El Mundo', 20 de mayo de 2017.



Comentarios