Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

domingo, 28 de enero de 2018

La novia de Frankenstein. James Whale.








Ficha técnica:



Título original:  "Bride of Frankenstein·
País: Estados Unidos.
Año:  1935.
Duración: 75 minutos.

James Whale.
Guión:  William Hurlbut.,  John L. Balderston, basado en la historia original de Mary Wollstonecraft Shelley.
Dirección de Fotografía: John J.Mescall. Blanco y negro; efectos: John P.Fulton.
Música: Franz Waxman.
Edición: Ted Kent.
Dirección artística: Charles D.Hall

Productor Carl Laemmle, Jr.,  James Wahle
Compañías productoras: Universal Pictures.


Intérpretes:


Boris Karloff.el monstruo,
Colin Clive:Henry Frankenstein,
Valerie Hobson: Elizabeth,
Ernest Thesiger: Doctor Pretorius,
Elsa Lanchester: Mary Wollstonecraft Shelley
Gavin Gordon: Lord Byron,
DouglasWalton: Percy Bysshe Shelley,
O.P.Heggie:Hermit,
Una O'Connor, Minnie,



Sinopsis:



La aclamada continuación de Frankenstein, uno de los clásicos más conocidos del cine de terror,se reedita restaurada ilustrada por el legendario Alex Ross,editor de Marvel. La secuela,aclamada por la crítica, presenta la historia del Dr. Pretorius (Ernest Thesiger), un científico avergonzado que decide crear una compañera (Elsa Lanchester) para el monstruo, protagonizado de nuevo por Boris Karloff. Una vez más dirigido por James Whale y adaptando la clásica novela de Mary Shelley.


Crítica:



La novia de Frankenstein es obra del 'cineasta' británico James Wahle, nacido en 1889 en Dudley Staffs, en los Middlands Occidentales (Inglaterra), un realizador conocido por las versiones cinematográficas del personaje de Mary Shelley, 'Frankenstein', 1931, 'La novia de Frankenstein', 1935,  que ahora comentamos, y 'El hombre invisible', todas ellas unidas por un tema que constituye el background del género de terror y ciencia-ficción que giran en torno a la competencia que algunos hombres mantuvieron con dios en su intento de emularlo y crear vida; "Por un mundo nuevo de dioses y de monstruos" brinda el Doctor Petrorius, cuando intenta convencer al doctor Frankenstein para crear una mujer . Todas ellas inciden en el combate atávico y ancestral entre Dios y la ciencia que intenta emularlo y crear vida o alterar significativamente la existente. No podemos olvidar los años en los que Wahle hizo estas películas, cuando Hitler estaba a punto de alcanzar el poder y surgía el mito del doctor maligno que experimentaba con el color de los cabellos, la piel o los ojos, para perfeccionar la raza aria. El Doctor Jack Griffin se torna invisible en el proceso de una investigación que intenta despigmentar, aclarar el color de la piel hasta el punto que uno de sus animales-cobayas se torna blanco.

El film comienza con una reunión entre Mary Wollstonecraft Godwin, la segunda hija de la filósofa y escritora feminista Mary Wollstonecraft y la primera hija del filósofo, novelista y periodista William Godwin, su marido, el poeta Percy Bysshe Shelley, y el amigo de ambos Lord Byron. que compitieron entre ellos y con Polidori sobre la capacidad de cada uno  de ellos de escribir un relato de terror,  dando origen esa  noche al nacimiento  del relato vampírico  del muerto viviente  y la posibilidad de crear vida en un laboratorio. En una reunión posterior,  Mary Shelley objetó a su  esposo y a  Byron, que su historia no terminaba de forma tan brusca como ellos creían, sino que el  Doctor Frankenstein con un colega crearon a una mujer en el mismo texto. En 2018 el film suena muy familiar por la cantidad de homenajes y cameos que se han hecho.de estas películas con posterioridad a su estreno en la primera mitad del siglo XX. Filmada cuidando al máximo el encuadre lo dotaba del mayor significado, y reconstruía con la máxima verosimilitud, la que permitía la tecnología del momento, un laboratorio en el que fuera posible crear vida, siempre en un castillo, como compete a doctores que formaban parte de la aristocracia, en los que ponía su foco la intelligentsia del momento en la que convivían la clase ascendente, la burguesía del dinero, con la nobleza en decadencia. Es curioso el  potencial para generar vida que se daba  en la  ficción a las cometas, y la presencia de arcos que envolvían los cuerpos inertes y que suponían un anticipo en la forma del actual tac.

Pero algo sale mal en los planes de los doctores, y no es precisamente en el terreno científico sino en otro más superficial. Un giro inesperado, una forma irónica de poner fin a un relato romántico, escrito por la hija de Mary Wolstonecraft y William Gdwin, una confluencia de socialismo utópico y romanticismo, dieron lugar a estas historias naïf, ingenuas y muy bien construidas, que se disfrutan por un público de amplio espectro. Muy aconsejable.






No hay comentarios:

Publicar un comentario