Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

miércoles, 24 de enero de 2018

Poder mental. Joe Begos.





Ficha técnica:


Título oiginal:Mind's Eye.
País:Estados Unidos.
Año: 2015.
Duración: 87 minutos.

Dirección:Joe Begos.
Guión:Joe Begos.
Dirección de Fotografía: Joe Begos.
Música: Steve Moore.
Coordinador de especialistas: Paul Marini.
Edición: Josh Ethier.
Diseño de audio especial telequinesis: Graham Reznick.

Diseño de Vestuario: Amanda Simonelli.
Maquillaje efectos especiales: Gerner& Spears Effects.

Productores: Joe Begos, Josh Ethier, Graham Skipper, Xak Zeman.
Productores asociados: Barry Begos, Brian Dutton, Cory Lockman.
Diseño de producción: Alison Melillo.
Compañías: Channel 83 Films, Site B.



Intérpretes:

Graham Skipper: Zack Connors,
Lauren Ashley Carter: Rachel Meadows,
John Speredakos:Dr.Michael Slovak,
Larry Fessenden:Mike Connors,
NoahSegan:Travis Levine,
...



Sinopsis:


En el año 1990 la telequinesis es cada vez más frecuente. El Doctor Slovac dirige una institución que pretende ayudar a las personas que, como Zack no tardaráen descubrir que el doctor tiene intenciones ocultas.



Lo que se dice:


Las críticas se han dividido radicalmente entre quienes quieren conceder una oportunidad a sus autores y los que creen incluso que perjudica al género. Todas ellas son norteamericanas y tachan al film de portador de poca sustancia cerebral (Scott Tobias, Variety), o de pertenecer al tipo de películas que dan mala reputación al género (Simon Abrams.rogerebert.com)...; el resto de los creadores del film, - John DeFore, (The Hollywood Reporter), Noel Murray (Los Angeles Times), Luke Y Thompson (Village Voice) y algún otro más -,  no son dignos de ser reproducidos, ya que dan vergüenza ajena, si tenemos en cuenta el medio desde el que escriben.


Crítica:



Es posible que el film sorprenda a muchos que están de vuelta de todo, aunque haya otros que, como el juez de 'Mentiroso compulsivo', se mantengan expectantes hasta el final por morbosa curiosidad, pero lo que no deja de extrañar es que Joe Begos se pasee por festivales, algunos de la categoría del de Sitges, reclame la atención de los rotativos más importantes de Estados Unidos, cuyos críticos probablemente tirarán a la papelera proyectos mucho mejor paridos y realizados que éste, y que puedas comprarlo en establecimientos de cierto prestigio, -nada de underground -, en versión blu-ray.

Todo huele a casero, a esas películas que muchos aficionados han hecho tirando de padres, amigos y demás familiares, convirtiendo el salón de su casa, con muebles pasados de moda,en laboratorios de investigación de poderes telequinéticos, utilizando una iluminación de discoteca, una canción a la que se extrae todo el jugo, y lo que casi resulta insoportable, un esfuerzo tal de los actores que da la impresión (de hecho se cita en los diálogos) de que están a punto de padecer un aneurisma. Situaciones que, repetidas hasta la saciedad, provocan que el espectador pierda el interés. Y lo que es peor, ni siquiera es creíble la secuencia de sexo, algo en lo que buena parte del público está muy entrenado. James Franco acaba de estrena 'The disaster artist', una película en la que hace una performance del director de la peor películas jamás realizada; es evidente que esto es solo un slogan, ya que hay muchas obras infinitamente peores que 'The Room'.






No hay comentarios:

Publicar un comentario