The disaster artist. Crítica.





FICHA TÉCNICA SINOPSIS, PREMIOS,LO QUE SE DICE, CARTEL Y TRAILER.(PINCHAD AQUÍ)



CRÍTICA:



El célebre actor James Franco, que debe su fama a Sam Raimi que le dio el  papel de Harry Osborn en la primera trilogía de Spiderman y tiene una larga trayectoria como  guionista y director de películas que no han traspasado las fronteras de Estados Unidos (Fool's Gold/Como locos...a por el oro, 2008; Time Max, 2007; The Broken Towen, 2011; Interior: Leather Bar, 2013 y As I Lay Dying, 2013), presenta su nuevo proyecto en el que se erige en un firme candidato al Óscar al Mejor Actor, que viene avalado por los directores más destacados de la nueva comedia americana para cine y TV y del género de acción y fantástico: Kevin Smith, J.J.Abrams, Judd Apatow, Zach Braff y Bryan Cranston, Seth Rogen (que trabajó con  James Franco en The Interview ), unos como presentadores de la película y otros representando un pequeño papel. También recibe el apoyo de su propia familia, con Dave Franco como co-protagonista y James Franco entre bambalinas, y actores de todos los tiempos, que se mueven en los diferentes medios de representación (Sharon Stone, Melanie Griffith, Jacki Weaver, Peter Gilroy, Danny McBride ).




Tommy Wiseau y James Franco


Es inevitable la comparación del film que dirige Franco con el que hizo Tim Burton, cuando rindió su homenaje particular al que consideró el peor director de todos los tiempos, Ed Wood. Sin embargo James Franco se arriesga más que el ácido director de 'Eduardo Manostijeras' quien, sirviéndose de su actor fetiche, Johnny Deep (citado en el film de Franco), cuenta una historia como un narrador objetivo, desde fuera, mostrando cierta sensibilidad hacia el actor Bela Lugosi. James Franco se enfrenta al público que acude a las grandes salas comerciales del centro de las ciudades, al que aproxima al cine underground de culto, de la serie B a la Z, de bajo presupuesto; estos espectadores incluyen a quienes están anclados en un cine de época, del que no han conseguido escapar, y los coloca ante este cine maldito, igualmente burgués, pero más restringido, que avalan actores que, como Hosh Hutcherson o Zac Efron (quien protagonizó un remake de una película de Joe Watters, Hairspray, dirigida por Adam Shankman en 2007), que protagonizan sagas de éxito y sonados blockbuster. Poniéndose la venda antes de la herida termina explicando con unos breves mensajes sobre una pantalla en negro este propósito, y comparando su trabajo con el de "Tommy Wiseau, realizador, productor, guionista, actor y distribuidor de 'The room' (2013), (quien) no goza de esta consideración, porque al fin y al cabo es mejor que hablen mal de ti que no hablen. Pero 'The room' sí está considerada la mejor mala película jamás realizada. Es así desde el momento de su estreno, convertida en objeto de culto que se proyecta regularmente en salas estadounidenses con los espectadores repitiendo los diálogos en directo."1

Cuando decimos que se arriesga nos referimos a que espera críticas como la de Carlos Boyero, que ignoramos si se dirige a este film concreto o a todo el género en su conjunto, algo impropio de quien tiene la función de crear opinión desde un periódico y no debe obviar una realidad tan extendida como el cine porno, de explotación o de terror y ciencia ficción de bajo presupuesto, un vicio muy burgués, de  quienes se mueven en la contradicción entre la demonización del cine hecho con grandes recursos y a la vez el que se lleva a cabo con escasos medios: "Es inevitable que piense en la genial Ed Wood mientras padezco The Disaster Artist, dirigida y protagonizada por James Franco, al que no soporto en ninguna de las dos facetas (...) No he visto el cine que hizo Ed Wood ni falta que me hace, pero el tragicómico homenaje en blanco y negro y en estado de gracia que le hizo Tim Burton a ese fulano disparatado, soñador y posibilista, es una película que me enamora siempre.(...) " James Franco hace un homenaje a 'The Room', que la hizo "un señor llamado Tommy Wiseau y al parecer es tan espantosa que los espectadores —cuentan que desde hace más de diez años, hay inacabables colas para verla en las sesiones golfas— se parten de risa con ella. No la conozco. Tampoco siento el menor interés por esos lúdicos juegos que tanto divierten a los modernos..." 2





James Franco, consciente del nihilismo imperante en una sociedad pasota, que jamás se pregunta por qué se dicen o escriben ciertas cosas, se pone la venda antes de la herida, como hemos dicho antes,temiendo que se le vaya a cuestionar por su trabajo en el film, y empareja imágenes de secuencias paralelas en las que se le ve reproduciendo otras que protagonizó Tommy Wiseau, al que logra parecerse incluso físicamente. El joven cineasta de 39 años se convierte así en el catalizador de todas las fobias de unos críticos muchas veces difíciles de entender y en la adaptación de un producto underground  (por el que hay que pagar más que por los últimos blockbusters  si nos queremos acercar a él) y marginal que tiene un público generalmente elitista en relación a otro más amplio que encarna las esencias del conservadurismo occidental, muy reducido en sus gustos y apetencias. Y es posible que lo consiga, ya que los mejores cineastas, desde George Lucas  (Invasores de Marte) hasta el propio James Cameron se sintieron fascinados por alguna de estas películas, o las  realizaron, como Peter Jackson y 'Bad Teste, 'Brainded' o 'El delirante mundo de los Feebles') y son poco los actores de éxito que se niegan a participar en ellas o en sus homenajes, como lo prueba el film que dirige James Franco, le pese a quien le pese.




1. Quim Casas. Crítica de 'The Disaster Artis': gran sarcasmo, mejor homenaje. El periódico, 28 de diciembre de 2017.
2. Festival de San Sebastián. Diario 'El País, 29 de  septiembre de 2017.







Comentarios