Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

sábado, 3 de febrero de 2018

Madre ! Darren Aronofsky.Blu-ray.








¿ELOGIO AL PAPEL EN BLANCO? ANTES VENDER EL ALMA AL DIABLO.


Ficha técnica, sinopsis, críticas, cartel, fotografías y trailer (Pinchad aquí).


Crítica:


De nuevo un film plantea la cuestión de la pérdida de la inspiración y de lo que el artista está dispuesto a hacer para recuperarla, una cuestión que ha preocupado desde la antigüedad al hombre,  que ha inspirado obras maestras como La semilla del diablo, de Roman Polanski; pero la obra puede ser interpretada con otros significados complementarias, una alegoría ecológica en la que la tierra, la madre engendradora sangra, regida por una masculinidad omni-impotente, en la que es la mujer la que dirige la mirada del espectador. Las sensaciones, emociones y sentimientos que evoca en el espectador el libro que lee o la película  de la que disfruta son personales, subjetivas, y las evocaciones, generalmente también, pero hay algo en lo que podemos ponernos de acuerdo en la película de Darren Aronofsky: el plot o la historia del film está inspirada en 'La semilla del diablo' de Polanski, adaptada a los intereses del que se expresa y receptora de las preocupaciones mas peculiares del cineasta que lo hace de la forma más extrema y radical, al tiempo que desvela sus reflexiones acerca del proceso creativo, la fagotización de las aspiraciones de quienes los rodean y la inseguridad que acompaña a la inspiración y que desempodera al sujeto. Una constante humana anclada en el tiempo desde que Adán ofreció su propia costilla para tener una esposa y no puedo evitar que sus hijos se enfrentaran hasta la muerte, lo cual puede ser interpretado como una justificación de comportamientos alejados de lo que es verosímil para el espectador, fiel reflejo de su cotidianidad.





En Madre! la  huida de la inspiración de la actividad literaria va asociada a la relación de la pareja y deriva hacia un pacto diabólico en el que la mujer y el fruto de su vientre son tratados como monedas de cambio, algo que entenderá fácilmente quien haya visto el film del polaco, una entrega simbolizada por un útero que sangra inútil en la habitación del matrimonio, y por una curiosa piedra de carácter sagrado, cuyo valor se desvela al final; un objeto incomprensible que se guarda en una estancia sagrada a  la que sólo puede acceder 'El', y que, ubicada en el lugar destinado a su conservación, ilumina los rincones más oscuros, incluidos los de su propia mente.






La estructura del film no es muy compleja, sin embargo la puesta en escena 'bruegheliana', con tumulturarios  y destructivos  crescendos en los que los que se complementan con quienes escriben libros o hacen películas, satisfacen su ego y los animan,  se muestran como una masa transversal, tanto en lo que afecta a la edad de quienes la integran, como al contexto social y la función que les reserva la colectividad,  todos ellos quieren dejar un  testimonio de que estuvieron allí y colaboraron con el creador, aunque solo fuera para destruir su intimidad. Mas los antiguos romanos tenían un lema :"Roma locuta, causa finita." El propio Aronofsky da la clave de su película: "El filme es una alegoría en la que Ella (Jennifer Lawrence, su actual pareja), ama de casa, representa a la Madre Naturaleza, Él (Javier Bardem), escritor bloqueado, al ser humano, y la mansión en la que viven en medio del campo, cálida y acogedora, es el mundo. A ese paraíso perdido empiezan a llegar extraños: primero, un matrimonio fisgón (Ed Harris y una excelente, tenebrosa Michelle Pfeiffer); luego, sus hijos; y, más tarde, después de un incidente que más vale no revelar, un montón de gente que profana este santuario que empieza a degradarse a medida que se siente invadido." (Sergi Sánchez, en 'Aronofsky en la casa de los horrores).






El carácter invasivo, avasallador y ególatra del artista priva de atractivo a quien se encuentra a su lado, en este caso la esposa, la madre, con independencia de la mujer o el hombre que se halle a su lado, que, al sentirse ninguneados se muestran como seres hostiles y poco comunicativos. No cabe la menor duda que la intensidad expresiva del autor hace pensar que su propia estructura mental no es nada sencilla y que conoce bien que, si muchos intelectuales han planteado la imposibilidad trascendida de la pareja a cualquier tiempo o lugar, en particular Ingmar Bergman, esta convivencia se hace más dura con el artista, que puede desempoderarse. Todo el protagonismo, sin embargo, lo tiene la víctima, la mujer, a la que sigue la cámara y escudriña el más mínimo de sus gestos.




Muy interesante. Tiene razón Jordi Costa cuando afirma que "a Aronofsky podrán acusarle de megalomanía por esta absorbente, provocadora y cismática película, pero nadie debería tildarle de tramposo, porque todo está ahí.. Para Salvador Llopart, sin embargo, 'Mother! resulta eso: una pesadilla tan cándida como ambiciosa, las dos cosas a la vez, donde los grandes temas -la intimidad, la religión, la confianza de la pareja, lo que queramos meter dentro- circulan por una película de historia endeble e irracional. Como las pesadillas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario