Reservoir Dogs. Quentin Tarantino.


Ficha técnica:


Título original: Reservoir dogs
País: Estados Unidos.
Año: 1992.
Duración: 90 minutos.

Dirección: Quentin Tarantino.
Guión: Quentin Tarantino.
Casting:Mary Santiago.
Dirección de Fotografía: Andrzej Sekula.
Música: Varios.
Montaje: Sally Menke,

Diseño de Vestuario: Betsi Heimann.
Maquillaje: Lain Jones.

Productor: Lawrence Bender.
Productores ejecutivos: Monte Hellman, Richard N.Gladstein, Ronna B.Wallace.
Diseño de producción: David Wasco.
Compañías: Productora: Live Entertainment, Dog Eat Dog Productions Inc.; distribuidora:Cine Company, S.A.


Intérpretes:



Harvey Keitel: Señor Blanco/ Larry Dimmick,
Tim Roth : Señor Naraja/Freddy Newandyke,
Michael Madsen: Señor Rubio/ Vic Vega,
Chris Penn : Nice Guy / Eddie Cabot,
Steve Buscemi : Señor Rosa,
Lawrence Tierney :Joe Cabot,
Edward Bunker : Mr. Blue,
Quentin Tarantino : Señor Marrón,
Randy Brooks : Holdaway,
Kirk Baltz : Ofcr. Marvin Nash,
Steven Wright Steven : K-Billy DJ (voz).


Sinopsis:


Una banda organizada es contratada para realizar un robo de diamantes: Entre sus miembros hay un policía infiltrado. Una mala coordinación provoca que la policía se concentre en el lugar antes de que suene la alarma, lo que levanta las sospechas de los casos, reunidos en el lugar de encuentro concertado con anterioridad.


Crítica:

Reservoir Dogs es la opera prima de un director, Quentin Tarantino, de la que se ha dado en llamar la Generación del 92, que inicia el cine independiente en el Festival de Sundance de este año, en el que compitieron autores como Alex Rockwell, Chris Münh ( The hours and times), Greg Araki, Katt Sahe ( Hiedra venenosa), Tom Kalin o Alex Rockwell. Inmediatamente después surgieron compañías de producción y distribución que acabaron convirtiendo el primer festival de cine independiente en un circo comercial, en el que pujan sobre todo los representantes.

Como siempre ocurre, en un primer momento la crítica no acertó a ver el nuevo valor que emergía, al que hoy se le conceden todos los honores. Entre las fuentes de inspiración de un hombre sin formación académica, pero con un tesón, una capacidad de estudio y reflexión, y un amor al cine que tiene difícil parangón, se encuentran Jean-Luc Godard y Jean Pierre Melville. De Godard aprendió la diversión, la libertad y el regocijo de romper las reglas y subvertir las normas; de Jean Pierre Melville, el Godard, que según él no ha superado, a hacer frente al aburrido cine burgués del momento.

Es precisamente la descripción del cine de Godard que hace Pauline Katel la que hizo que se le encendiera la luz roja de su inspiración: Es como si dos jóvenes estuvieran en una cafetería y de una novela policiaca americana banal hicieran una película, no basada en la novela, sino en la poesía que han leído entre líneas (éste es precisamente el consejo que el policía negro da al infiltrado cuando está estudiando su guión).

Otros escritores, productores y directores que dejaron su huella en Quentin Tarantino fueron: Lionel White, Roger Corman o Jack Hill. Pam Grier (citada en el film) y Harry Knowles sienten que Tarantino ha redefinido el término cool, mediante el uso de BSOs alucinantes (extradiegéticas, apelando a las sensaciones del espectador ) y grandes planos-secuencia.

Algo que dolió especialmente al director durante su presencia en Sundance fue la soberbia y la pedantería de colegas que le negaban cualquier reconocimiento. Nunca se referían a él como individuo; cuando el film sonaba con fuerza, el comentario siempre era el mismo : "tu y yo estamos entre los favoritos". Nunca empleaban el pronombre tú. Lo más grave de este evento cinematográfico es que dejó que se le escapara el único director que iba a tener un lugar en la historia del cine: no le dieron ningún premio, y en su lugar, para más humillación, lanzaron el rumor de que iban a dar un galardón a su montadora, Sally. ¿Quién se acuerda hoy de Tom Kalin, Rockwell o Münch? La respuesta es sencilla: aquel cuyos estrenos se esperan con expectación: Quentin Tarantino, al que hicieron sentir como una 'mierda'. El tiempo pone a cada uno en su sitio, por muy discutible que éste sea.

El título del film se refiere a los perros que viven en un desgüace y se despedazan por la supervivencia (Pam Grier). Como siempre ( y es aquí donde es más evidente la influencia de Godard, según él ya superada) el film está estructurado de manera no lineal: tras el desayuno en una cafetería y la presentación de los personajes desfilando ante las cámaras, ralentizados, con gafas, trajes oscuros y estrechas corbatas,y tras los títulos de crédito, un plano negro y una voz en off nos indican que el atraco a un almacén de diamantes ha fracasado y se ha cobrado unas cuantas víctimas entre gansters, policías y civiles. La historia se reconstruye, parcialmente, a través de la percepción de cada uno de los personajes, y permite al espectador ir descubriendo poco a poco al policía infiltrado. La música no es una BSO (banda sonora) al uso, sino la emisión de una radio popular, K-Billy y sus supersonidos de los 70, supuestamente conocida por el público norteamericano, que emite temas de Joe Egan y Gerry Rafferty (Dúo Stealer's Whell), De Franco Family ( Heartbeat is a Lovebeat), Partridge Family (Doesn't somebody want to be wanted)...

Los lugares elegidos para el desarrollo de la historia fueron un almacén que funcionaba como depósito de cadáveres, que se dejó tal cual era ( muy apropiado para las secuencias que se iban a desarrollar allí) , el piso de arriba, como casa del Señor Naranja (el policía), y un bar que frecuentaban los gays.

Los personajes, muy elaborados, son cuatro hombres, cuatro psicópatas:

Mr. Brown (Quentin Tarantino). Un don nadie, despreciado por todos, maltratado por su padre, al que su madre, también objeto de maltratos, no podía proteger, y mantenía una posición pasiva. Por esta razón detestaba a las mujeres y se codeaba con jóvenes mayores que él, fetiche del padre ausente, que le introdujeron en el mundo de la delincuencia. Mal estudiante ( no acabó sus estudios de secundaria) y fanfarrón, se convirtió en un mentiroso patológico y oportunista. Muere al comienzo de la acción.
Mr. Pink (Steve Buscemi) es una combinación curiosa de complejo de inferioridad/superioridad. De familia pobre, conoce muy bien la cultura étnica, pues se ha criado en un barrio multirracial. Aunque es inteligente, también abandona los estudios de secundaria, y no puede ir a la Universidad por falta de recursos. En la delincuencia busca dinero e independencia. Nunca tuvo empleos legales, no tiene remordimientos ni se siente en deuda con la sociedad, que considera injusta; en su mente de psicópata cree que le está permitido hacer cualquier cosa y, aunque es un buen delincuente, tiene accesos de ira cuando surgen problemas. Cree tener una ética sólida y un código de conducta, pero sus carencias le impedirán ser un líder.

Mr. White (Harvey Keitel). Comete el error de revelar su identidad al policía infiltrado. No es tan amable como parece, sino que es un psicópata de sangre fría y su empatía hacia el otro es sólo la expresión de sus necesidades. También se ha criado en un barrio duro y tras el divorcio de sus padres acabó en un centro de acogida, probablemente religioso, donde aprendió a sobrevivir con la mentira y el robo, controlando a los demás con una sonrisa. Su educación disciplinada le hace sentirse moralmente superior a los demás, con los que se muestra paternal y actúa como un sargento con sus hombres. Está pagado de sí mismo y gusta a las mujeres.

Mr. Blond, llamado Victor Vega y amigo de Joe y su familia (Michael Madsen). Es el psicópata por excelencia, sin remordimientos ni responsabilidad por sus actos; va a su rollo,vive en su mundo y cumple sus reglas, sin tener en cuenta las necesidades de los demás. Es el niño mimado de clase media, de madre blanda que le consintió todo y lo creyó incapaz de cualquier mal, y de un padre estricto y difícil de complacer. Narcisista, egocéntrico e insoportable para todos, excepto para su madre, se volvió mentiroso compulsivo y violento, psicópata sádico y sexual, insensible y toturador.Otros personajes secundarios son: el Señor Naranja (Tim Roth); el Señor Azul (Eddie Bunker), Joe(Lawrence Tierney) y Eddie ' el Amable' (Chris Penn). Muchos se preguntan quién mató a Eddie el Amable, incluído el cineasta Alex Rockwell.

Sólo de esta manera fragmentada, estas piezas de un mosaico, introducidas por grandes y coloristas títulos, se puede entender el cine de Tarantino, como el de Godard, gran maestro del que ahora ya no se siente deudor. Se ha discutido mucho sobre la violencia en su cine, pero Harry Knowles afirma que él solo llenó un vacio que había que rellenar; Tarantino no ha inventado lo que ya tenía una presencia sobresaliente en el mundo del cine.




Comentarios