Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

miércoles, 21 de marzo de 2018

Con derecho a roce. Crítica.



EL LENGUAJE NO VERBAL

Ficha técnica, sinopsis, cartel y trailer (Pinchad aquí)



Crítica:




Crítica.


Hay dos cosas que pueden disuadir al espectador europeo maduro de asistir a una sala comercial para ver este film: el título de la película, que ya lleva en sí mismo toda la carga semántica de lo que se quiere transmitir, y que suena a demasiado antiguo y desfasado, y  la propia imagen del cartel , que focaliza la expresión de las manos de los protagonistas,y que no deja lugar a dudas. Curiosamente la 'censura' norteamericana coloca un 'R' en su calificación. con el fin de apartar a los jóvenes, precisamente a los que va dirigida esta comedia teen, si no van acompañados de un adulto. Pero la página web oficial señala otra vía  de lectura del film.





Dice Costa-Gavras, cuando se le acusa de intencionalidad política, que aquellos realizadores que se presentan como apolíticos suelen ser más políticos que ninguno. Y esto es así también en el mundo de la crítica, que esconde tras un lenguaje, en ocasiones oscuro para el gran público, su verdadera orientación, intentando a la vez impresionarle. Vivimos en  una sociedad hipócrita, que prohibe publicar imágenes de menores en la prensa escrita, pone trabas a la asistencia de  éstos a  la proyección  en salas públicas de  ciertas películas, de lo más convencionales y fijadoras de estándares establecidos, mientras permite que estos mismos adolescentes desarrollen en paralelo todo un mundo de imágenes y expresiones que superan con mucho la causticidad de las que ofrece el cine, en plataformas como facebook, twiter o twenty, nuevos pelotazos y burbujas virtuales, donde se refugia el capital de riesgo y de donde surgen los nuevos millonarios, como denuncia David Fincher en La red social. Muchos padres colocan en estas plataformas las imágenes de sus propios hijos, desde la más tierna infancia. La excusa es que no se puede poner puertas al campo, pero esa es una falsedad más.





Es precisamente en este terreno en el que la propaganda oficial del film intenta captar a sus espectadores. No todos los internautas tienen el mismo grado de adicción, pero la red ha recluido en casa  a muchos jóvenes  que han creado unas relaciones virtuales y ahora reclaman  un contacto físico directo, un  'derecho a roce'  con personas reales, de carne y hueso. Muchos cineastas están abordando esta cuestión, bastante seria, sin historias edulcoradas, adobadas de buenas intenciones como la visita a un mayor con Altheimer, (en el fondo estos jóvenes son buenos), como Bienvenidos a Zombieland de Ruben Fleischer, con un lenguaje más cínico, directo e irónico.




Toda película cumple su función social de fijar o suprimir roles que las grandes industrias imponen y nadie es tan inocente, especialmente cuando invierte grandes sumas de dinero en la producción de un film. Si escucháramos a los jóvenes podríamos oir cosas más agresivas de las que transmite la película; la realidad siempre supera a la ficción, y los padres que se disfrazan de 'amigos' para controlar a sus hijos, conocen esta situación, que está llenando las arcas de muchos desaprensivos, que luego se satisfacen poniendo 'R' a las mayores inocentadas. El mundo es peligroso, pero la virtualidad, que puede generar grandes monstruos,  (y grandes fortunas) no lo es menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario