Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

sábado, 31 de marzo de 2018

Isla de perros. Wes Anderson. Avance.




Del creador de personajes sutiles, emocionalmente transparentes, conmovedoramente románticos y a la vez divertidos (Curt Enderle)


Ficha técnica, sinopsis, fotografías, cartel y trailer. (Pinchad aquí)



SINOPSIS:


Dentro de veinte años el archipiélago japonés habrá alcanzado tal saturación canina que la población de canes tendrá las proporciones de auténtica epidemia, un hecho que se agrava con un brote de fiebre canina que se propaga por la ciudad de Megasaki y amenaza ahora con infectar a las personas. El alcalde Kobayashi de la Prefectura Uni dicta la expulsión y cuarentena de todos los canes, tanto callejeros como domésticos. Por decreto oficial, la Isla Basura se convierte en la isla del exilio.







Algunas notas de producción:

De nuevo llega a las pantallas un film de animación de Wes Anderson, distribuido por Fox Searchlight Pictures e Indian Paintbrush, una producción de American Empirical Picture, ISLA DE PERROS, escrita y dirigida por el realizador a partir de un argumento del propio Anderson desarrollado junto a Roman Coppola, Jason Schwartzman, y Kunichi Nomura. La película cuenta la historia de un niño de doce años, Atari Kobayashi, pupilo del corrupto alcalde Kobayashi. Cuando, por orden ejecutiva, todas las mascotas caninas de la ciudad de Megasaki son desterradas a la Isla Basura, Atari cruzará el río que los separa a bordo de su aeronave turbo hélice junior, emprendiendo la búsqueda en solitario de su perro guardián, Spots.  Una vez allí, con la ayuda de sus nuevos amigos caninos, comenzará una odisea épica que decidirá el futuro y el destino de la mismísima Prefectura. 





El equipo creativo incluye a los productores Anderson, Scott Rudin, Steven Rales y Jeremy Dawson, al director de fotografía Tristan Oliver, al director de animación Mark Waring, a los directores de producción Adam Stockhausen y Paul Harrod, al supervisor senior de efectos visuales Tim Ledbury, y al jefe de marionetas Andy Gent. La música original es de Alexandre Desplat, el supervisor musical es Randall Poster, el editor supervisor es Andrew Weisblum, A.C.E., los editores son Ralph Foster y Edward Bursch, el productor de animación es Simon Quinn, el supervisor de animación, Tobias Fouracre, los animadores jefes son Antony Elworthy, Kim Keukeleire y Jason Stalman, la coproductora es Octavia Peissel, los productores ejecutivos son Christopher Fisser, Henning Molfenter y Charlie Woebcken, y el casting corre a cargo de Douglas Aibel, CSA y Kunichi Nomura.






Isla de perros, el noveno largometraje y la segunda cinta de animación stop-motion del guionista y director Wes Anderson, es una gran aventura ambientada en Japón dentro de veinte años, cuyo telón de fondo es una crisis canina y la histeria colectiva contra los perros. En un lejano vertedero conocido como Isla Basura, una jauría de perros diferentes se une para sobrevivir y juntos hacen un descubrimiento insólito: un pequeño piloto que cambiará el rumbo de sus vidas. La travesía incluye mucho humor, acción y amistad. Pero, además, rendirá tributo a la magnitud y belleza del cine japonés, a la noble lealtad de los compañeros caninos, al heroísmo esperanzador de los seres pequeños y olvidados, abogará por el rechazo a la intolerancia, y, sobre todo, celebrará el inquebrantable vínculo entre un niño y su perro que ha dado lugar a tantas historias y aventuras.






La evolución centenaria de la animación stop-motion ha sido mucho más creativa que técnica, según Jason Stalman. Ha cambiado poco en esencia, especialmente gracia a la incorporación de cámaras digitales y ordenadores que hacen el proceso es más fluido, pero sigue siendo cuestión de rodar movimientos minúsculos de objetos tridimensionales fotograma a fotograma, en un proceso muy meticuloso. Por ello los grandes cambios se deben más al contenido, a la clase de historias que se cuentan, llevando la imaginación humana al límite. Durante décadas antes de la llegada de la animación por ordenador, la animación stop-motion se empleó principalmente como herramienta de efectos especiales. Desde La Bella y la Bestia de Jean Cocteau a King Kong en 1933 a la primera entrega de George Lucas de La Guerra de las Galaxias, era una forma de hacer factible lo imposible. Ha sido en la época reciente cuando se han producidos largometrajes plenamente de animación stop-motion, desde la pionera Pesadilla antes de Navidad de Tim Burton, Fantástico Sr.Fox de Anderson, a la reciente Kubo y Las dos cuerdas mágicas. Isla de perros es otra cosa, una historia constructora de mundos que por naturaleza propia rompe las reglas de la animación y en la que, según Dawson, confluyen todos los temas, planos, intimidad emocional y aventura de las cintas más prestigiosas de Anderson.






De la complejidad de los títeres y los micro decorados surge un reino viviente de heroicos cruzados cuyo periplo nos resulta conocido, con tono de leyenda caprichosa, que se sustenta en cuestiones reales, grandes y pequeñas, de la vida misma: la amistad, la familia, el futuro del género humano y el hecho de arrimar el hombro para enmendar nuestros desastres. Anderson y su equipo eligieron un elenco ecléctico para el doblaje, compuesto tanto por artistas, músicos de rock, diseñadores de moda y por supuesto, actores. Los actores japoneses ponen voz a personas de habla japonesa (mediante intérpretes de inglés y algún que otro subtítulo) y la mayoría de los actores anglófonos prestan su voz a los perros. Y como siempre ocurre, en el caso de las personas y los perros, aunque no entiendan las palabras del otro, pueden disfrutar de una amistad auténtica.





Alexandre Desplat acerca opina sobre sucuarta colaboracióncon Anderson: “Esta es una bestia, muy, muy grande, aún más ambiciosa que  Fantástico Sr. Fox y no se parece a nada que hayas visto antes. La animación es salvaje y el nivel de detalle de cada fotograma es asombroso. Es una hermosa fábula que te lleva de la mano a un mundo propio, un mundo que nadie más pudo haber imaginado”. Con una ambientación japonesa semi ficticia, la construcción basada en personajes que parecen salidos de las páginas de un comic, y temas relacionados como son la naturaleza, el heroísmo, la tecnología, el rescate y el honor, parecía inevitable que la cinta se hiciera eco de la cultura popular japonesa así como incluir guiños a algunos de los grandes realizadores del país nipón como son Yasujiro Ozu, Kurosawa o Seijun Suzuki, sin olvidar las cintas de monstruos de los años 50 y 60, con sus culminantes desastres. “A nuestro modo de ver las referencias abarcan todo un abanico de realizadores japoneses, a la vez que celebran la cultura japonesa, pero sin duda la mayor influencia cinematográfica se debe a Kurosawa”, explica Anderson. Una obra que comprende géneros diferentes desde el cine negro, al samurái, pasando por Shakespeare, y el melodrama.





Pero en el caso de Isla de perros, Anderson se centró en el cine contemporáneo y urbano de Kurosawa (en su época), a saber. El ángel borracho, El perro rabioso, El infierno del odio y Los canallas duermen en paz, películas cargadas de adrenalina que transcurren en las cloacas del crimen y la corrupción. Cada una trasciende el lado oscuro de la sociedad moderna gracias a la honestidad y humanidad de sus personajes. Y en todas y cada una de ellas figura el legendario Toshiro Mifune, cuyo expresivo rostro inspira la estética del alcalde Kobayashi. Otra fuente de inspiración fueron dos maestros del período Edo, del siglo  XIX, Hiroshige y Hokusai, en concreto,  cuyas obras grabadas en madera en las que resaltan el color y las líneas influyeron en los impresionistas europeos.



Stop Motion 


El referente de 'Isla de perros' es 'Fantástico Mr. Fox' . Dice Mark Waring, director de animación, que: "Esta historia es algo completamente nuevo debido a la cantidad de planos en los que se mueve, debido a los temas de liderazgo, autoridad, crueldad hacia los animales, el trato de individuos y grupos, entre otros. Todos esos niveles más profundos están ahí, pero también funciona a la perfección en su lectura más sencilla que no es más que un viaje maravilloso de un niño y su perro. Es fascinante cómo Wes ha construido tantas capas y, sin embargo, ha logrado que parezca tan coherente como una sola aventura".La producción de Isla de perros tuvo una duración de dos años e involucró a más de 670 personas, entre los que se incluían más de 70 miembros en el equipo de marionetas y otros 38 en el departamento de animación.





Lenguaje, ladridos y traducción. 


Uno de los problemas con que se encontraron en el área de sonido es cómo dar coherencia a un conjunto tan heterogéneo de personajes y su relación con el público; se decidió que los personajes de habla japonesa hablaran en japonés, a menos que hablaran mediante un intérprete humano o dispositivos de traducción. Por otro lado, los ladridos, gruñidos y aullidos innatos de los perros son traducidos automáticamente al inglés. Los subtítulos se usaron mínimamente solo para los carteles escritos en japonés o una palabra o frase ocasional. Wes Anderson afirma: " Cuando los lees, (los subtítulos), en realidad te centras en ellos durante toda la película y no escuchas el idioma. La parte del lenguaje de tu cerebro se centra en el texto. Al hacer que hablen japonés sin traducirlo, siento que realmente los escuchas hablando en japonés. No entiendes las palabras, pero puedes entender la emoción. Sin embargo, eso significaba tener que inventar diferentes dispositivos. Para algunas escenas, como en la Cúpula Municipal, tenía sentido tener un intérprete, algo parecido al estilo de las Naciones Unidas. También está Tracy Walker (Greta Gerwig), una estudiante de intercambio estadounidense, por lo que hay alguien allí que únicamente habla inglés".






Según Curt Enderle, Wes Anderson sabe capturar la belleza de mezclar lo antiguo y lo nuevo., incorporar la imaginación de los comics japoneses y a Kurosawa durante su apogeo en los años sesenta. Además, llevó a cabo una extensa documentación histórica para todo el trasfondo de la película. Sin embargo, matiza que " también piensa que no todo tiene que coincidir a la perfección con la historia japonesa o ser completamente riguroso para que sea adecuado para la película. Estoy agradecido de ver su creación, especialmente porque se basa en mi propio país".





Música:


Isla de perros  marca la cuarta colaboración cinematográfica entre el realizador nominado al Oscar Wes Anderson y el compositor ganador del Oscar Alexandre Desplat, que ya trabajaron juntos por primera vez en Fantástico Sr. Fox (El compositor ganó el Oscar por su trabajo en EL GRAN HOTEL BUDAPEST). Desplat amplió de nuevo sus horizontes con una banda sonora que, como la película, aporta elementos de la cultura japonesa, pero crea su propia presencia sonora original. Ahora penetra con un reverenciado instrumento japonés: el tambor taiko, que se toca desde el siglo VI a.C. (en la mitología japonesa, los tambores taiko nacieron cuando una diosa bailó sobre un barril de sake boca abajo, produciendo aquella vibración estruendosa), además de ser un componente esencial del teatro Kabuki. Sin embargo, en lugar de prestar atención a las composiciones de taiko tradicionales, Desplat comenzó a mezclar los tambores con acompañantes sorprendentes e inesperados, como saxofones y clarinetes, creando un sonido tan inusual y atractivo como la propia Isla Basura.Además de los paisajes sonoros de la película, hay canciones acústicas de ensueño del grupo de rock psicodélico de los sesenta West Coast Experimental Pop Art Band, además de una secuencia inicial con tambores taiko compuesta por Kaoru Watanabe. Con sede en Brooklyn, Watanabe es un especialista en taiko y flautas de shinobue. Se le conoce por desenvolverse con fluidez entre Oriente y Occidente, entre música tradicional y actual. Un día recibió una llamada diciéndole que Anderson quería conocerlo..







No hay comentarios:

Publicar un comentario