Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

domingo, 25 de marzo de 2018

La enviada del mal. Crítica.





Ficha técnica, sinopsis, fotografías,cartel y trailer (Pinchad aquí)



Crítica:



El trabajo de Osgood Perkins fue muy bien recibido por una crítica subyugada por el canon estético indie, máximo exponente de una burguesía educada en colegios y universidades privadas, que deambula por los pasillos sin alterar el gesto ni expresar nada, comportándose como autómatas ubicados en un espacio temporal caótico que se enrosca sobre sí mismo como un tirabuzón sin solución de continuidad. Esta elección estética ha hecho exclamar a Jordan Hoffman que dejar a un grupo de personas que deambulen hasta que surja algo sobrenatural y luego llamar a esto una sinfonía sobre la pérdida no es la manera de mantener a la audiencia entretenida.





Tras esta forma anárquica e intranquilizadora de fragmentar la historia y el espacio y el  tiempo en que se integra el relato, se esconde una tragedia de origen nunca aclarado, en cuyo seguimiento se mezclan psiquiátricos, exorcismos, recursos narrativos nada extraños, propios del género, que se desactivan cuando el espectador se siente incapaz de hilar los retazos de historia,entremezclados con otras informaciones que hablan de muertes prematuras, embarazos, soledades, abandonos, al menos aparentes. En resumen, como afirma A.A.Dowd el resultado es una película que debe mucho a los predecesores del género, si bien es lo suficientemente original como para parecer innovadora. 2






Debut remarcable sin caer en el recurso fácil del susto barato, señala Leslie Felperin (The Hollywood Reporter), y no yerra cuando afirma ésto, el problema reside en que los sustos, tanto eficaces como trepidantes brillan por su ausencia, y las escasas ocasiones en que Osgood Perkins exhibe su vena lovekraftiana nos muestra una sombra del maligno que nos deja absolutamente indiferentes. El propio Eric Kohn reconoce que el film tiene poco más  que la creación de un terror atmosférico que apela a nuestras emociones más que a nuestra razón incapaz de reconstruir un monstruo.3





Muy interesante la visión de Gonzalo Curbelo en torno a lo que denomina 'ola de horror' "representada por directores como David Cameron Mitchell (It Follows, 2014), Na Hon–jing (The Wailing, 2016), Robert Eggers (La bruja, 2015), Jennifer Kent (The Babadook, 2015) y –sin ningún favoritismo nacionalista– el uruguayo Fede Álvarez (No respires, 2016), tiene algunos puntos en común con el resurgimiento actual de su equivalente musical, el heavy metal, o con la weird fiction, en el sentido de que los nuevos cultores de estos géneros son artistas que conocen perfectamente la historia y el lenguaje de lo que están haciendo, pero no se sienten obligados o limitados por las tradiciones, incorporan nuevos elementos, se despreocupan ante la posibilidad de que sus obras no sean fácilmente etiquetables o clasificables, y así contribuyen a que las fronteras entre los géneros se vuelvan muy borrosas. También tienen en común la conciencia de que los géneros en los que trabajan ya no están predominantemente orientados hacia los adolescentes, de modo que se pueden introducir en ellos temas muy adultos, y de hecho suelen ser los que mejor comentan (armonizando con ella) una realidad con toques opresivos y macabros."4





1. February review – pseudo-intellectual horror of the dullest kind.The Guardian, Toronto Film Festival 2015.
2. Toronto International Film Festival. Av.Club.com.
3. ‘The Blackcoat’s Daughter’ Review: ‘Rosemary’s Baby’ Meets ‘The Virgin Suicides in Osgood Perkins’ Icy Debut. IndieWire, 29de marzo de 2017.
4. Un horror de año. www.ladiaria.com, 29 de diciembre de 2017.




No hay comentarios:

Publicar un comentario