Most Beautiful Island. Crítica.




No hay mucho dinero, pero hay mucho talento



FICHA TÉCNICA, SINOPSIS, LO QUE SE DICE, FOTOGRAFÍAS, CARTEL Y TRAILER (PINCHAD AQUÍ).



Crítica:



En Occidente, cuando algo se nos escapa hablamos de 'rara avis' o producto inclasificable, y le aplicamos la etiqueta de indie a aquello que es independiente sencillamente porque nadie se ha decidido a financiarlo, algo que nada tiene que ver con esa mirada crítica  y la denuncia que lanza sobre el género que muchos califican de pijo Cronenberg en 'Maps to the Star'.Se ha dicho que la película es autobiográfica y que su protagonista es el reflejo en la pantalla de la directora Ana Asensio,una joven actriz que probó el jarabe de palo en España y se lanzó a la aventura en busca de una oportunidad en la 'Gran Manzana', que algunos llaman podrida, ignorando si la arrastraba la desesperación o el credo del sueño americano.




Su película es cruda y la hostilidad hace presencia incluso en los niños pequeños a los que la joven cuida, conscientes de la relación de subordinación de Luciana con respecto a sus padres, que le pagan un ralo salario por cuidar de ellos, una conciencia que los legitima para hacer la vida todo lo difícil que pueden a una emigrante (incluídos los españoles, aunque una vez fueran imperio).No hay mucho dinero para la producción del film  y como consecuencia se reducen las posibilidades de ir graduando las experiencias negativas de la joven hasta llegar a soportar la máxima crueldad de que es capaz el ser humano. De este modo e involuntariamente, Ana Asensio cumple con una de las reglas del lenguaje cinematográfico: que el fondo y la forma coincidan: inteligentes, eficaces, ambas, y ejecutadas con poco dinero las dos.






Se engaña quien se aferra a hablar del sueño americano como si fuera un talismán que lo protege de algo que se produce en un continente lejano separado del nuestro por un gran océano.El sueño europeo de un desarrollo sostenible e ininterrumpido también se ha hecho añicos y, aunque todavía queda una rendija de esperanza para quienes no se han visto afectados harían bien en estar atentos. Si hasta ahora ya se ha creado la ilusión de cierto bienestar disminuido, en base a la existencia de pensiones y al troceamiento del trabajo de los más jóvenes, ya hay quien amaga con extender la precariedad a todo el mundo. Muchos empezamos a entender por qué los jóvenes norteamericanos pasean perros, cuidan niños, friegan casas y hacen otros trabajos a la vez para sobrevivir, y no son considerados pacientes en los ambulatorios si no pasan por ventanilla antes y pagan la consulta. Algo huele a podrido también en Dinamarca.





Ello explica por qué la protagonista, como los niños de Huxley, se come feliz un helado después de superar la  peor experiencia de su vida. Ha vuelto a nacer.Algo que no podía imaginar cuando estaba con otras jóvenes, ligeras de ropa, de pie, expuestas para ser elegidas, como ocurre generalmente con las prostitutas, según muchas de ellas confiesan. No es este el caso. Las chicas contratadas llevan un bolso que no pueden abrir y se desplazan a una dirección que deben memorizar; ya en el lugar conocerán la libertad y el peso de los que hacen determinadas cosas sencillamente porque pueden. Cada vez los morlocks son menos y más poderosos. De ellos habla Andy Robinson en 'Un reportero en la montaña mágica', y algunos ya han empezado a comprobar personalmente que no anda muy desencaminado; los norteamericanos no necesitan que nadie les recuerde que el sueño americano es una milonga, (su conciencia se ha visto vapuleada por muchísimos autores, entre ellos Carpenter (Están vivos) o Debra Granik, con aquella película que lanzó al estrellato a Jennifer Lawrence, Winther's Bone, por elegir dos al azar) aunque algunos logren el deseado desclasamiento.Mejor habría que preguntarse por qué tanta europea cruza el charco para sufrir alejada de sus familias y amigos, atravesar un calvario y conocer la marginación y el desprecio de quien está tan necesitado como él, aunque,al final, les llegue la oportunidad de hacer una película como ésta. Enhorabuena.




Comentarios