Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

sábado, 24 de marzo de 2018

The Crucifixión. Crítica.






Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice, fotografías, cartel y trailer . (Pinchad aquí).

Crítica:


Con frecuencia la crítica entroniza o hunde definitivamente determinados proyectos, realizadores o actores, o cualquier otro especialista que intervenga en determinadas producciones y el tiempo se encarga de poner a cada uno en su lugar. Da la impresión de que en este caso la prensa convencional se ha centrado más en la forma que en el fondo, en los recursos que se utilizan para confeccionar un relato de terror, si los sustos son efectivos o si se trata el tema desde una perspectiva más o menos innovadora, sin atender, como aconsejaban los cineastas que se agrupaban en torno a Bazin en las décadas de los 60 y 70, al subtexto, a la ventana que cada creador quería abrir al mundo. El francés Xavier Gens, nacido en Dunkerque en 1975, se mete con su cámara en Rumanía y crea una diégesis de la decadencia, una arquitectura de la realidad ficcionada, en la que de los campos verdes y los caminos jalonados de flores de vivos colores emergen grandes caserones decrépitos, faltos de pintura, de un mantenimiento adecuado, una degradación acorde con la ruina de los servicios públicos que constituían los pilares del welfare, el estado del bienestar del primer mundo que descansaba en una educación y una sanidad que garantizaba la educación y la salud de sus habitantes.




Xavier Gens hace una película que busca respuestas a una serie de cuestiones que se plantean los rumanos de hoy, no los que se rebelaron en 1989 y acabaron con la vida de Nicolae Ceausescu  su esposa Elena Ceausescu, acusados de dañar la economía del país y de abuso de poder mediante la policía y el ejército  contra el pueblo rumano. El obispo Gornik (Matthew Zajac) le confiesa a la protagonista, la periodista Nicole Rawlins (Sophie Cookson), que la quiebra de los servicios básicos, el desmantelamiento de la sanidad ha tenido como consecuencia el que muchos enfermos, no sólo mentales, sino afectados por graves enfermedades, como la madre de la periodista, han abandonado los tratamientos, en los que han perdido la fe, y se han refugiado en la iglesia, que ha comenzado a tratar síndromes psíquicos como posesiones infernales, que, con frecuencia acaban con la muerte de la víctima. Este es el contexto en el que se ubica un thriller en el que el periodismo de investigación intenta aclarar las circunstancias de la muerte de una joven monja. Las habitaciones de los hospitales psiquiátricos no se diferencian mucho de los espacios en que se realizan los exorcismos, ni por la asepsia de los afectados ni la los enseres necesarios para la vida, o en el tratamiento violento de sus afecciones.




La joven periodista que ha recibido una formación laica y comunista impuesta por el régimen sobre una formación que descansa en un sustrato supersticioso y religioso, lucha contra la forma en la que sufrió la enfermedad y la muerte de su madre, un padecimiento que la ha ido debilitando y haciéndola vulnerable a  la posibilidad de ser poseída o padecer una enfermedad mental, según la creencia de cada cual. El relato se va convirtiendo en una metáfora de un pueblo que padeció la decadencia de un régimen, se echó en manos de la religión y acabó viendo cómo su juventud se dispersaba para servir como criados y criadas de la burguesía europea, cuando no acabó en manos de organizaciones mafiosas en cuyas manos descansa una parte importante del comercio sexual del primer mundo, una situación que todavía no se ha resuelto satisfactoriamente, en un momento en el que el viejo continente comienza a andar un camino muy similar al de los rumanos, en países cuyos gobiernos están dando muestras de cansancio e incapacidad de enfrentarse a los nuevos retos que trae consigo la nueva era tecnológica. Nicole tiene fantasías sexuales con el joven cura que le ayudará a resolver sus problemas, cuya solución se decantará o a favor de la ciencia y la protección social o en pro de aquello que el hombre no puede controlar y que pertenece al inframundo gobernado por los demonios. Hay que ver el film para conocer la respuesta.





El diario  'El Mundo', en un artículo sin firma sostiene que 'The Crucifixión "como drama de conciencias, intriga y terror es un fiasco"; en la fase de enfrentamiento con el nudo de la historia nos introduce en un clima muy confuso, en el que "un monje, que desobedeciendo a su obispo formó una comunidad de monjas, practicó un exorcismo que implicó someter a una joven poseída a una crucifixión (con ligaduras y en horizontal) que acabó provocándole la muerte, siendo entonces acusado de homicidio." 1




Para Jordi Costa 'The Crucifixion' es "una mediocre película de exorcismos que el precedente de Cristian Mungiu convierte en impertinencia." El crítico no ataca sólo a la forma, sino al fondo cuando cuestiona el tema elegido por el cineasta: "La monja Maricica Irina Cornici, de veintitrés años de edad, falleció en el monasterio de Tanacu, situado en el distrito rumano de Vaslui, en el mes de junio de 2005 después de que el sacerdote ortodoxo Daniel Petre Corogeanu, con la ayuda de otras compañeras de claustro de la víctima, le practicara un exorcismo que culminó en tres días de ayuno completo con el cuerpo atado a una cruz. Al año siguiente, la escritora Tatiana Nicolescu Bran tomó el caso como punto de partida para un díptico de libros de no ficción que el cineasta Cristian Mungiu canalizó en su película Más allá de las colinas (2012), que se integró con naturalidad, aunque no sin polémica, en ese discurso en torno al sustrato oscuro de su nación que hermana también a títulos como 4 meses, 3 semanas, 2 días (2007) y Los exámenes (2016). Que Xavier Gens utilice el mismo caso real para una convencional película de posesiones demoníacas que, como exige el género, desarticula el racionalismo para suministrar al público su ración de (baratos) golpes de efecto ilustra cómo el cine de terror puede, en ocasiones, resultar mucho más reprobable por sus elecciones temáticas que por sus códigos de representación." 2








1. The Crucifixión': el filón del exorcismo (se refiere, desde luego, a los intereses de los inversores en cine) . El Mundo', 2 de Noviembre de 2017.
2. La monja poseída. Diario 'El País', 3 de Noviembre de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario