Venganza. Pierre Morel.




VENGANZA, O LA ILICITUD DE LA LEY DEL TALIÓN


Ficha técnica:


Título original: Taken.
País: Francia. Co-producción Francia-Reino Unido.
Año: 2008.
Duración: 93 minutos.

Dirección: Pierre Morel .
Guión: Luc Besson, Robert Mark Kamen.
Casting: Ferne Cassel, Nathalie Cheron.
Dirección de Fotografía: Michel Abramowicz.
Música: Nathaniel Mechaly.
Edición: Frédéric Thoraval.
Dirección artística: Gilles Boillot.
Decoración del set: Alain Pitrel.

Diseño de Vestuario: Corinne Bruad.
Jefe de Departamento de maquillaje: Cindy Bright.
Estilista de peluquería: Pierre Chavialle.

Productor: Luc Camps,
Productores ejecutivos: Didier Hoarau.
Diseño de producción: Hughes Tissandier,
Compañías productoras: 20th Century Fox, Europa Corp, M6 Films, Grive Productions, Canal  +, TPS Star.


Intérpretes:


Lyam Neeson: Bryan Mills,
Maggie Grace : Kim,
Leland Orser : Sam,
Jon Gries : Casey,
David Warshofsky : Bernie,
Holly Valance : Sheerah,
Katie Cassidy : Amanda,
Xander Berkeley : Stuart,
Olivier Rabourdin :  Jean-Claude,
Gérard Watkins : St-Clair,
Famke Janssen : Lenore,
Marc Amyot : Farmacéutico.
Arben Bajraktaraj :Marko.

Sinopsis:


Bryan Mills (Liam Neeson) es un agente especial jubilado. Pero cuando su hija Kim (Maggie Grace) es secuestrada en París por una organización criminal albanokosovar, tendrá que volver a la acción para intentar salvarla. La banda se dedica a una red de trata de blancas, por lo que Mills sabe que sólo dispone de unas horas para conseguir rescatarla antes de que se pierda el rastro de su hija.


Lo que se dijo:


No hay unanimidad en la crítica. En Norteamérica, un país en el que se considera el género de acción como propio, el Tomatometer de la página Rotten Tomatoes, da un índice de aceptación de la prensa del 58 %, consultadas 169 reseñas, un porcentaje que se eleva al  85% en el caso del público, pulsada la posición, ni más ni menos, de 738,414 usuarios. En España, Javier Ocaña, (Diario 'El País'), define el film como el resultado de "una dirección aguerrida y un buen equilibrio entre la espectacularidad de las escenas de acción y la credibilidad de la trama. (... que ) sólo pretende entretener durante hora y media, a un ritmo de vértigo. Lo consigue.  Frente a él Alberto Bermejo (diario 'El Mundo') cree, sin embargo, que su excelente factura técnica y formal  juega a emular a sus equivalentes yankis, aunque la violencia casi sádica con la que el autosuficiente personaje de Liam Neeson resuelve las situaciones, pone el contrapunto.

Crítica:



Leam Neeson se mete en el papel del ciudadano medio americano al que las condiciones económicas y sociales del país empuja  a confiar más en sí mismo que en las instituciones públicas, en su pistola que en las de los cuerpos de seguridad, en su ahorros que en la seguridad social, y se apropia de la acción hasta convertirla en algo genuinamente americano, hasta tal punto que desde que se rompe el equilibrio de que habla Propp en su 'Morfología del cuento' se convierte en protagonista del film y todos los recursos y elementos del género se convierten en subsidiarios. El clasicismo hace aguas por todos partes, los escorzos  proliferan y la sangre inunda  los espacios. Imposible contar el número de víctimas de la ira de un padre ex-agente especial, cuyas habilidades, adquiridas en el servicio a su nación se ponen al servicio de la resolución de un problema familiar.Nadie puede negar que el género, en el que lo autoral  se pone al servicio de lo institucional, es genuinamente norteamericano, un pueblo joven, formado por segundones dispuestos a comerse el mundo. Aún les dura.













No le falta razón a quien afirma, entre ellos Alberto Bermejo, que la violencia con la que responde Liam Neeson puede hacer zozobrar el modelo, pero no que la trama pueda ser increíble. Quien tuvo la oportunidad de ver el programa de Jordi Évole sobre la trata de blancas y la prostitución pudo entender que hace falta mucha fuerza de voluntad, acompañada de la utilización de todos los recursos legales disponibles, para impedir que una mujer transite por cuarenta locales donde se realiza el negocio del sexo sin entender que su futuro y el de sus compañeras capturadas, cuando no secuestradas, como ocurre en esta historia, es permanecer en un estado de semi-esclavitud, sin futuro ni recompensa por su humillación constante, hasta que sus carnes se descuelgan y se ven en la calle sin futuro. Un problema que la sociedad parece no tomarse en serio. El protagonista del relato es un padre, el familiar más directo de la víctima, y la 'licencia para matar'en un film de entretenimiento es ya un clásico del cine en especial masculino, aunque ya están entrando mujeres en el género, de las que son un buen ejemplo Scarlette Johansson (Lucy o Los Vengadores), Charlize Theron, (Atómica),  o Cate Blanche (Thor Ragnarok), que adquieren un notable grado de empoderamiento sin por ello dejar de ser mujeres atractivas.





Comentarios