El juego del amor. Robert Benton.



LA DIFERENCIA ENTRE EL SER Y EL DEBER SER



Ficha técnica:


Título original: Feast of love.
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Duración: 97 minutos.

Dirección: Robert Benton.
Guión: Allison Burnett, basado en la novela de Charles Baxter.
Casting: Deborah Aquila, CSA, Trivia Wod, CSA, Jennifer Smith, CSA.
Dirección de Fotografía:
Música: Stephen Trask.
Edición; Andrew Mondshein, ACE.
Dirección  artística: John Chichester.
Decorador del set: Kathy Lucas.
Coordinador de especialistas: Tim Trella.

Diseño de Vestuario: Renée Ehrlich Kalfus.
Jefe de Departamento de maquillaje: Whitney James.
Jefe de Departamento de peluquería: Trish Almeida.

Productores: Tom Rosenberg, Gary Lucchesi, Richard S. Wright.
Productores ejecutivos: David Scott Rubin, Eric Reid, Harley Tannebaum, Lori McCreary, Fisher Stevens, Jon Penotti.
Diseño de producción: Missy Stewart.
Compañías: Lakeshore Entertainment y Metro Goldwyn Mayer Pictures  presentan  un film de Lakeshore Entertainment y Revelations Entertainment; distribución MGM (Metro Golfwyn Mayer.


Intérrpretes.


Morgan Freemn: Harry Stevenson,
Greg Kinnear: Bradley Smith,
Radha Mitchell: Diana,
Billy Burke: David Watson,
Selma Blair: Kathry,
Alexa Davalos:  Chloo,
Toby Hemingway: Oscar,
Stana Katic:  Jenny,
Erika Marozsán: Margaret Vekashi,
Jane Alexander:  Esther Alexander,
Fred Ward: Bat,
Margo Martindale: Mrs. Maggarolian,
Missi Pyle: Agatha,
Shannon Lucio: Janey.


Sinopsis:



En una comunidad estrechamente unida de Oregón, el profesor y escritor Harry Stevenson percibe como el amor causa problemas entre los residentes del pueblo. Entre jóvenes, entre viejos, entre parientes, entre amantes, entre los humanos e incluso entre los animales. Harry contempla sobrecogido como el amor mistifica, ata, devasta, inspira, pide sin razón y modela la vida de todos los que le rodean, incluso él mismo.


Crítica:



El film que dirige Robert Benson, Feast of love. ( El juego del amor ), aborda de forma virginal la posibilidad de compatibilizar lo que es y lo que debe ser por medio del amor, algo que no se da en la vida real, en la que las rupturas, los engaños, las traiciones, no sólo no se olvidan con facilidad, sino que tienen funestas consecuencias. En esta comunión de los hombres con Dios, de la que no están excluidos ciertos gestos de tolerancia, como contactos lésbicos, desnudos, infidelidades y adulterios, sólo hay un hombre marginado, el padre de Oscar, un resentido social incapaz de convivir con sus limpios y aseados vecinos, preñados de buenas intenciones. Al final, sean cuales sean los delitos y las faltas cometidos todos serán perdonados en nombre del amor.

Con un lenguaje convencional y sencillo , sin grandes riesgos, una reproducción del modo de representación institucional de que habla Noël Burch en su 'Tragaluz del infinito', el cineasta octogenario de Texas, que consiguió un puesto entre las estrellas con 'Kramer contra Kramer' (1979), y el guión de Bonny & Clide, dirigida por 1967 Arthur Penn en 1967, construye una feel good movie  (un film concebido para pasarlo bien un tanto sperficial) con una final trágico, compensado por un bello gesto que neutraliza el trágico destino que Dios nos tiene reservado.

Hombres o mujeres pacientes, a los que abandonan sus parejas alegando desinterés e incomprensión dan lugar a situaciones en las que individuos pacíficos jamás pierden el oremus ( una vez se escapan dos bofetaditas mutuas entre él y ella), compensan sus pérdidas con amables y cariñosos perros, aunque no pueden evitar que sus pacíficos y verdes barrios sufran el arañazo de las drogas y la presencia de infiltrados, señalados con motes como 'el murciélago'. 


Lo que se dice.


A pesar de todo ha recibido muy buenas críticas la opinión publicada no ha sido condescendiente con el film. Además de dar la espalda a la película. Tan solo 116 reseñas de los tops crítics le otorgan un índice de aceptación del 40%, (claro suspenso) un porcentaje que eleva el público al 55% , pulsada la opinión de 117.441 usuarios. Frente a estos datos la opinión de los críticos españoles llama la atención, en especial la de Fausto Fernández para Fotogramas en la que afirma que la película es "un salto al vació con los ojos abiertos y húmedos de un cine que ya no se hace.

En Estados Unidos se habló de culebrón emocional, y exploración envolvente y conmovedora del amor y la pérdida ( Claudia Puis, USA Today) ; película enervante con toque erórticos (Stephen Holde, The New York Times); a pesar de los desnudos Benton ha hecho mejores películas (Roger Ebert, Chicago Sun-Times) ; sexy, divertida, triste y rebeldemente romántica (Richard Corliss. Time)

Comentarios