Noche de juegos. Crítica.







FICHA TÉCNICA,  SINOPSIS,  LO QUE SE DICE, FOTOGRAFÍAS, CARTEL  Y TRAILER (PINCHAD AQUÍ).


CRÍTICA: 


La asociación  'en comandita de John Francis Daley y Jonathan M. Goldstein  ha conseguido, en esta ocasión quitarse de espinas el fracaso que cosechó la pareja en el film realizado en  2015, 'Vacation', cuyos protagonistas formaban parte de la familia Grisworld, que recibió una valoración de franco suspenso, 2,7, de la  prensa escrita, que se elevó a un,7 en el caso  del público, segçun el Tomatometer de la página Rotten Tomatoes. Con 'Game Night' han roto todos los techos y han conseguido 8,2 de  los primeros y 8,3 de los segundos.




Con  una película que opta por una estructura circular, un bucle sin solución de continuidad y unos protagonistas, interpretados por unos magníficos actores, pertenecientes a ese porcentaje de la sociedad que antes de los 30 disponen de una vivienda unifamiliar enuna zona familiar de clase media, una urbanización vista por  la dirección bicéfala como una maqueta tomada en un plano cenital,  por la que sorpresivamente vemos aparecer un vehículo mientras la fotografía v descendiendo a ras de suelo para contemplar de cerca los prototipos de cuatro ruedas y el lugar donde se reúnen periódicamente para jugar en  competiciones a la  altura de aquellos a quien la vida no ha tratado mal. Cuando llegue el hermano mayor de Max, David Brooks, interpretado  por Kyle Chandler, al que la vida lo ha llevado por otros derroteros, cambiará la categoría de los retos que tienen que resolver.






Ambos directores demuestran que todo se puede superar con éxito, tanto la screwball de la  primera mitad del siglo XX. como el cine absurdo y aberrante que hizo ZAZ  (Zucker & Zucker: Top Secret, Aterriza  como puedas...) de forma brillante, con gags elegantes e inteligentes e igual de divertidos, en los que la risa emana de lo descabellado, insensato y disparatado de las situaciones, que coronan el perfil que  se va elaborando de unos personajes  que han desarrollado escasamente su capaidad intelectual  porque la necesidad no ha dado paso a una función determinada y como consecuencia no ha  evolucionado el órgano donde se toman nuestras decisiones.

El resultado es muy, muy divertido y muy aconsejable. Sin acritud logra que seamos felices un par de horas.




Comentarios