Barton Fink. Crítica.





Ficha técnica,  intérpretes, sinopsis, cartel y trailer (Pinchad aquí)



Crítica:



Barton Fink es en realidad una metaficción cinematográfica que contempla el proceso de construcción de un guión cinematográfico a cargo de un escritor de obras dramáticas que atraviesa un periodo de crisis creativa, precisamente cuando es contratado por un gran estudio cinematográfico, cuyo jefe muestra una incómoda obsesión por los escritores, lo que conllevaba un seguidimo y una atención asfixiante para Fink, hundido en un bache de inspiración.








Una fotografía de una joven sentada junto a la orilla del mar preside su habitación, un cuadro colgado sobre la mesa en la que descansa su máquina de escribir, esperando que su propietario no deje el papel blanco y lo llene de ideas, pero éstas no fluyen y busca la ayuda de un escritor alcohólico y un vecino de habitación del hotel  en el que pernocta, interpretado por John Goodman,  que ejercerán una influencia sobre Fink en una dirección contraria a la que exige el cine comercial, que espera un relato de entretenimiento y no la exhibición de los monstruos que se debaten en la cabeza del guionista y  pujan por salir triunfantes.





'Barton Fink fuerza los recursos convencionales, los estira y los retuerce de tal forma que la película de Joel & Ethan Coen no resulta un thriller al uso, sino un film posmoderno e intrincado en el que los grandes angulares, los escorzos que se imponen en el plano/contraplano, deforman el discurso que corre paralelo a la angustia del protagonista. El resultado es el film más oscuro de los Coen, que muestra a un escritor que necesita sentir angustia y dolor para crear, lo que no siempre exigía un productor de Hollywood en la década de los 40.




Comentarios