Insidious 4: La última llave. Crítica.








Ficha técnica, Intérpretes, Sinopsis, Fotografías, Cartel y Trailer (Pinchad aquí).



Crítica:

Lo que destaca en la valoración de la cuarta entrega de la franquicia dirigida o producida por James JasonWan, acompañado de Oren Peli y Jason Blum, dirigida por Adam Robitel, es la frialdad. En esta ocasión se ha optado por una precuela, en parte efectiva, con profusión de sustos concentrados en determinados momentos y muy impactantes, combinados con otros cutres e incluso baratos, que descansan en un deficiente control de los tiempos, ágiles unos, agobiantes y aburridos otros. Por otra parte, ni el film tiene la tensión que caracteriza a sus predecesoras, ni la historia, más allá de su truculencia despierta el interés,al menos durante todo el tiempo del relato.

Insidious 4 : la última llave (lo de las llaves es un gran misterio o una mala metáfora) está construida como una especie de flashback, de vuelta atrás de Elise Rainier (Lin Shaye) que funciona como precuela de la primera entrega,en la que de nuevo se produce un binomio: experiencias previas de una de las protagonistas de la primera saga, y relato posterior de los acontecimientos que se produjeron y la abducción de Dalton en el comienzo de la franquicia que tan buenos rendimientos ha dado a su creador, el asiático James Wan. El film termina con la primera secuencia de la primera película, y narra, en especial, los orígenes de los terribles acontecimientos que determinaron su prestigio.

En absoluto queremos decir que no genere expectación y que entretenga a su público propiciando los esperados sustos,sino que, con un tratamiento desigual, deja hay enormes espacios de tiempo en que no ocurre nada y lo que vemos ya no nos conmociona. Estamos, pues,de acuerdo con Andrew Baker (Variety) cuando afirma que la película es extremadamente irregular y confusa y está mal desarrollada y el que escritor y el  realizador están más interesados en desarrollar el personaje, que tampoco aporta demasiado, que en desarrollar el mito (Alonso Duralde, The Wrap).Si bien algunos han destacado la elegancia del film, es un mérito atribuible tan solo a una parte de una película en la que realmente buscas una forma de distraerte para rebajar la tensión, un hecho que demuestra que no deja indiferente al espectador. El problema reside en que el subtexto es facilón, -madre amantísima -, y desemboca en un thriller psicológico de difícil asimilación.









Comentarios