Lilja 4-Ever. Crítica





Estamos muertos por todala eternidad, pero vivimos sólo un momento...¿Por qué puede querer un niño prescindir de este momento?


Ficha técnica. intérpretes, sinopsis y premios, lo que se dice,cartel y trailer (Pinchad aquí)



Critica: 



Se habla mucho del cine de los márgenes, el único en el que pueden crecer las flores, pero cuando llega una película procedente de este lugar, se le premia con el silencio. Esto ocurre con Lukas Moodysson, un cineasta sueco que decide agarrar al toro por los cueros, prescindiendo de toda parafernalia burguesa, un poeta y novelista nórdico que se introdujo en el sórdido mundo de la trata de blancas, dejando de lado los prejuicios de la sociedad capitalista, de la que en alguna medida forma parte, proporcionando material para varios tag-lines y finales alternativos para poder soportar la historia que se nos cuenta.





No son pocos los niños indeseados, abandonados a su suerte, y no son pocos aquí y allá los que afirman que a los 18 años los jóvenes deben buscar su independencia, importando poco el hecho de que son demasiados los que a los 50 años deben elegir ente el hogar de sus ancianos padres o el desamparo de la calle. Esta semana, los sin techo que duermen en la vía pública inglesa habrán gozado de una dedicación especial por deseo de la nueva princesa, que consigue el mismo día un marido y un empleo,como embajadora de la Commonwealth, el nombre de cuyos países integrantes llevaba bordado en su velo de novia.









Pero esta nos es la situación de Lilja, que como la que tantas otras mujeres nacidas en repúblicas socialistas soviéticas (de este modo se contextualiza el film), engendradas por mujeres que ejercen la prostitución, se enredan con hombres de otros países y acaban delegando el cuidado de sus hijos, a los que repuidían, en instituciones benéficas que se desentienden del problema, tras trasladar a los menores su situación legal, que los conduce directamente a la calle.





El niño,expulsado de casa por su propio padre, Volodya, es el único amigo de Lilja; aquel que la protege pero le enseña a esnifar pegamento,el último consuelo de los que están en la calle o muy cerca de ella, cargados de prejuicios burgueses que no se corresponde con su situación real, más cercana a la de los perros callejeros,como se encarga de hacer explícito Lukas Moodyson. Lilja se resistirá, primero,a su destino, y pagará caras las consecuencias, pero pronto se topará con la peor cara de la trata de blancas, que le dejará abierta sólo una puerta, la que cruzó el pequeño Volodya, que,desde entonces dedica su vida a hacer lo que más le gusta:jugar al baloncesto, provisto de unas alas.




Finalmente el realizador ofrece un final alternativo, que no podemos discernir si tiene como objetivo debilitar la cruel historia en la sala o está destinado a quien escribió, en la ficción,  en un banco de su ciudad natal Lilja 4-Ever (For-Ever), una decisión que queda a la discreción del espectador más o menos sensible, que puede acabar creyendo que todo ha sido un sueño y las . Muchos espectadores preferirán  pensar que las cosas  no ocurrieron así, o que se abre la posibilidad de conocer  de qué modo  le hubiera gustado a la propia adolescente que se hubieran produciendo los acontecimiento 

Podéis encontrar el film en Youtube..




Comentarios