Nuestros maravillosos aliados. Matthew Robbins.








CUANDO TODO UN MUNDO SE VIENE ABAJO



Ficha técnica:


Título original: Batteries not Included.
País: Estados Unidos.
Año: 1987.
Duración: 106 minutos.

Dirección: Matthew Robbins.
Guión: Brad Bird & Matthew Robbins y Brent Maddock & S.SWilson, basado en una historia de Mick Garris
Casting: Penny Perry.
Dirección de Fotografía: John McPherson, A.S.C.
Música: James Horner.
Edición: Cynthia Scheider.
Dirección artística: Angelo Graham.
Decorador del set:   George R.Nelson.
Coordinador de especialistas: Thomas Rosales, Jr.

Diseño de Vestuario: Aggle Guerard Rodgers.
Responsable de maquillaje: Rick Sharp.
Responsable de peluquería: Susan Germaine.

Productores: Steven Spielberg, Ronald L.Schwary.
Productor asociado: Gerald R,Molen.
Productores ejecutivos: Steven Spielberg, Kathleen Kennedy, Frank Marshall.
Diseño de producción: Ted Haworth.
Compañías_ Amblin Entertainment.; distribución: Universal


Intérpretes:


Hume Cronyn:  Frank,
Jessica  Tandy : Faye,
Frank McRae: Harry,
Elizabeth Peña: Marisa,
Michael Carmina: Carlos,
Dennis Boutsikaris: Mason,
Tom Aldredge: Sid,
Jane Hoffman: Muriel,
John Disanti: Gus,
John Pankow: Kovacs,
MacIntyre Dixon: DeWitt,
Michael Greene: Lacey,
Doris Belack: Mrs. Thompson,
...


Sinopsis:



Presentada por Steven Spielberg, Nuestros maravillosos aliados' es una entrañable fantasía para toda la familia. Cuando un promotor inmobiliario sin escrúpulos envía a unos matones para deshacerse de los últimos cinco inquilinos de un bloque de apartamentos medio en ruinas, necesitaráun milagro para salvar su edificio de la demolición.

Una noche, cuando toda esperanza parece perdida, unos pequeños visitantes del espacio exterior se deslizan sigilosamente a través de una ventana y comienzan a cambiar el rumbo de sus vidas con unos extraordinarios poderes. LLena de efectos especiales, esta increíble historia de amistad intergaláctica está protagonizada por el aclamado matrimonio de actores Hume Cronyn y Jessica Tandy como la pareja de inquilinos cuya tenacidad y fe es recompensada de una forma que nunca hubieran imaginado.



Lo que se dijo.


La prensa no dijo nada acerca del trabajo que hizo un grupo de directores honestos y vanguardistas, no sólo en la forma, sino en el fondo de las cuestiones que trataban, y del mismo modo que el socialista utópico Robert Owen se adelantó en cincuenta años a la conquista social que suponía la introducción de la jornada de 8 horas, ante la que muchos se arrepienten hoy de haber cedido, estos cineastas se erigieron en defensores de nuestros mayores, que ocuparon un lugar privilegiado en el 'Senado' de la Roma clásica.  Matthew Robbins tenía sólidos predecesores en que asentar su edificio, todos ellos miembros de la misma generación, empeñados en introducir la magia allí donde al hombre le flaquean las fuerzas, y ya apenas puede luchar con los especuladores inmobiliarios que derriban al mismo tiempo las cuatro paredes en que descansan los huesos doloridos de los ancianos. El film termina donde empieza la bellísima historia que narra Up, una aventura de altura. (2009). Pete Docter y Bob Paterson.






El 16 de julio de 1969 los norteamericanos impulsaron la primera misión tripulada a la Luna, que tuvo consecuencias a un lado y otro del telón de acero, una realidad de la que se hicieron eco cineastas como Stanley Kubrick en 'El resplandor', (1980), cuyo protagonista lleva bordado el Apolo 11 en su jersey, así como la fecha de lanzamientos. La misma fascinación la siente el personaje principal de Goodbay Lenin (2003), dirigida por Wolfgang Becker. En 1961, el episodio  15, de la segunda temporada de 'The Twilight Zone', Los invasores (The Invaders), dirigida por Douglas Heyes, con un guión de Richard Matheson, narraba la historia de una mujer que vivía sola en una cabaña alejada de la civilización y era sorprendida por unos estrépitos y zumbidos extraños mientras preparaba la cena; descubre que un platillo volante de diminutas dimensiones ha aterrizado en su desván. Entre las muchas disimilitudes que los separan de los de Brad Bird, Matthew Robbins, Brent Maddock & S.Wilson, basados en una historia de Mick Garris, la más notoria es que los de Matheson llegan con intenciones claramente hostiles.





En lo que se refiere a los personajes, tanto Steven Spielberg en 'Cuentos asombrosos (Amazing Stories), o Ron Howard en 'Cocoon'  (1985), ya habían prestado atención a las personas cuando llegan a una edad en la que lesduelen los huesos y les fallan las piernas. De hecho Hume Cronyn y Jessica Tandy protagonizaron el film del director de 'El Código Da Vinci'. La historia, como hemos dicho antes, es una ficción de Mick Garris, creador de 'Masters of horror', después de ser apadrinado por Spielberg. En resumen, Matthew Robbins tenía ya múltiples referentes cuando abordó este fantástico tema, mucho antes de que se hubiera creado un movimiento edadista en favor de los que lo han dado todo por su familia y la sociedad en la que están inmersos, y todos estos realizadores lo hacen introduciendo la magia en sus vidas.






Director y guionista denuncian la voracidad de los especuladores inmobiliarios que atentan sin rodeos ni reparos morales contra los derechos de unos inquilinos desempoderados: una pareja de ancianos, en la que la mujer empieza a tener los síntomas de la enfermedad de Altheimer, un boxeador fracasado y retirado, una joven embarazada y un pintor al que abandona su novia posmoderna porque quiere vivir su realidad, en el contexto en el que sus medios económicos y su estatus le permite, sin arruinar su futuro en experiencias vicarias. Son víctimas fáciles que van a contar con unos aliados imprevisibles que rompen muchas convenciones. En medio de las ruínas, permanece enhiesta una casa aislada cuyo perfil ya habíamos visto en 'Cazafantasmas' de Ivan Reitman (1984) y que evocarán Pete Docter y Bob Paterson en su bella Up, una aventura de altura.





Un film optimista, honesto, respetuoso, que algunos confunden con la ñoñería y la alienación, aunque hay una referencia explícita, una denuncia de lo que ya está generalizado: la  proliferación de posmodernos que predican la posverdad, y que ponen nombres nuevos a realidades viejas, por no llamar a las cosas por su verdadero nombre. Una actitud que denuncia Yorgos Lanthimos en su incisiva e hiriente 'Canino', la exaltación del eufemismo. Un film agradable que muchos recomiendan a los niños que todavía no han perdido la inocencia. La música de James Horner , (sin su parabará), crea el clima mágico a que aspira el equipo en bloque.




Comentarios