Passengers. (2008) Crítica.








Ficha técnica:


Título original: Passengers.
País: Canadá-
Año: 2008.
Duración: 89 minutos.

Dirección: Rodrigo García.(Cosas que diría con solo nombrarla, 2000; Nueve vidas, 2005; Madres & Hijas, 2009; Revolución, 2010; Albert Nobbs, 2011; Últimos días en el desierto (2015).
Guión: Ronnie Christensen.
Casting:  Libby Goldstein. Junie Lowry-Johnson.
Dirección de fotografía: Igor Jadue-Lillo.
Música: Edward Shearmur.
Edición: Thom Noble.
Dirección artística: Kandelle Elliott.
Decoración del set: Carol Lavallee.

Diseño de Vestuario: Katia Stano.
Diseño de peluquería: Debra Wiebe
Responsable de maquillaje: Rosalina Da Silva.

Productores: Julie Lynn, Judd Payne, Mathew Rhodes, Keri Selig.
Co-productores: Aubrey Henderson, Kelli Konop, Mary Lee.
Productores ejecutivos: Joseph Drake, Kevin Loughery, Nathan Kahane.
Productor en línea: Shawn Williamson.
Diseño de producción: David Brisbin.
Compañías productoras:  Tristar para Sony Pictures Entertainment & Mandate Pictures, Senator Pictures;  distribución:  Persisten Entertainment/Intuition Production ; de vídeo: DeAPlaneta.






Intérpretes:


Anne Hathaway: Claire,
Patrick Wilson: Eric,
Andre Braugher: Perry,
Dianne Wiest: Toni,
Dianne West: Arkin,
Clea Duvall: Shannon,
William B.Davis: Jack,
Ryan Robbins: Dean,
Don Thompson: Norman,
Andrew Wheeler: hombre rubio,
Chelah Horsdal: Janice,
...






Sinopsis:



Después de un accidente de aviación, una terapeuta, Claire, debe tratar a cinco supervivientes. Cuando empiezan a compartir sus recuerdos, queda claro que la versión de los pasajeros y la de la aerolínea no coincide en absoluto. A medida que avanza el tiempo, Claire empieza a darse cuenta de que, inexplicablemente, sus pacientes o bien desaparecen o comienzan a faltar a sus sesiones. Entre los pacientes se encuentra Eric (Patrick Wilson), un hombre atractivo que no parece necesitar terapia.






Lo que se dijo: 


La película no fue bien valorada por la prensa escrita, que se movió entre la frialdad más absoluta y un franco rechazo. José Manuel Cuéllar (diario ABC) la definió como un producto de correcta factura, pero hueco y vacío en el interior; Fausto Fernández (Fotogramas), lo considera un film errático por culpa de un guión que parece mentira que haya recibido el visto bueno de los productores. En Estados Unidos se ven las cosas de otra manera. Michael Ordona (Los Ángeles Times') cree que con este reparto y la sensible dirección de Rodrigo García, 'Passengers' podría haber dado bien para un corto. Pero como largometraje es un largo viaje a lugares comunes." Stephen Holden (The New  York Times) se adentra en la vía del spoiler y sostiene que "un thriller sobrenatural tan mecánicamente inepto y tan carente de suspense no tiene ni un pase para una tarde de entretenimiento de Halloween."






Crítica: 



Los seguidores de estos actores y amantes de relatos extraños, para los que sirve de excusa un accidente de avión, pueden disponer de este film en el videoclub de Ono (TIVO) durante esta semana. Lo que van a ver es una película sin pasión, fría, una sensación que potencia una gama cromática fría, filtrada en azul, una técnica que neutraliza los colores y  asfixia la posible tensión de una película con vocación de thriller bien realizado, pero privado de emoción, romanticismo y cualquier tipo de sentimiento que pueda connotar un título que pretende ser un drama romántico,  en todas las posibles acepciones del término, interpretado por una actriz dotada de gran sensibilidad como Annte Hathaway, y un actor  de gran atractivo, un complemento eficaz, como Patrick Wilson. Una puesta en escena que supone un atentado a cualquier forma de sentimentalismo, indicado para espectadores que huyen de cualquier especie de autor visible y prefieren un producto que les entretenga sin provocarles ninguna alteración emocional que los empuje a cualquier tipo de reflexión.






Pero intentar hacer un film fantástico con mimbres tan prosaicos  no es fácil y el relato va derivando poco a poco hacia el ridículo, sin molestarse en agitar a su público ni provocarle la más mínima tensión, prefiriendo una narración plana, reiterativa que no da ningún indicio que tenga como objetivo intrigar al espectador en espera de una respuesta. Es difícil ser más plano y malgastar un buen equipo técnico y buenos actores en una historia con tan poca consistencia. Parece que el film tiene miedo de hacerse spoiler a sí mismo hasta los últimos cinco minutos; cualquier crítica que introduzca alguna señal (las hay) nos puede hacer cambiar de actitud y mantenernos atentos a lo que ocurre en pantalla. Poca cosa.






Comentarios