Snowden. Oliver Stone. Crítica




Ficha técnica,  sinopsis, distinciones, críticas y breve comentario, cartel y trailer (Pinchad aquí)



Ya está en el mercado el documental dramático, producido como una obra de ficción, que incorpora el lado humano del personaje de Edward J.Snowden, uno de los más emblemáticos de la transición de la era industrial a la tecnológica, junto a Julian Assange el Mayordomo del Papa, acusado de "robar documentos confidenciales del escritorio de Benedicto XVI, de los cuales varios se filtraron después a los medios". (1) Hechos de vital trascendencia que no solo han permitido dar un duro golpe al blanqueo de dinero y poner al descubierto los entresijos del poder al servicio de intereses espurios, sino favorecer la coexistencia de dos papas, uno emérito y otro en funciones, que provoca serias dudas teológicas en el mundo católico. Todos estos hombres van a ser juzgados y se preven duras penas para ellos por demostrar que las nuevas máquinas están desmontando el sistema de inteligencia tradicional. Personajes ficticios como el Agente 007 quedan un tanto ridículos, meros testimonios del pasado en el que los espías se embozaban tras las solapas de su abrigo, usaban gafas oscuras y un montón de gadgets, coches especialmente diseñados para ellos y otros vehículos futuristas.  Frente a ellos los nuevos espías que manejan millones de documentos, y, sin moverse de su mesa,  están provocando la caída de grandes defraudadores. y poniendo en peligro la seguridad de los estados.


Oliver Stone se ha convertido en el cronista internacional de los graves acontecimientos que acabaron con la ilusión de occidente de representar la democracia liberal y el estado del bienestar, y se llevó por delante lo que se había dado en llamar el sueño americano. Tras la intervención de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam, en la que participó el cineasta, dirigió una trilogía sobre la contienda en la que resultó herido: Platoon, (1986), Nacido el 4 de julio (1989), El cielo y la tierra (1993). que hizo compatible con su preocupación por la guerra civil de El Salvador , en Salvador (1986), la crisis financiera de la década de los 80 y la que se inició en 2008 y todavía colea, en Wall Street I (1987)  y su secuela 'Wall Street: El dinero nunca duerme (2010), o la trilogía sobre los presidentes norteamericano JFK (1991), Nixon (1995) y W (2008). En 2016 decidió abordar la biografía de Snowden y mostrar al mundo a estos nuevos héroes que ganaron batallas legales en favor de las libertades de los ciudadanos y su derecho a la privacidad, que recibieron como pago el exilio, la reclusión en un limbo en determinados países (Assange en la  embajada de Ecuador en Londres, Snowden en Rusia). La elección de Joseph Gordon Levitt, magnífico en Looper de Rian Johnson , (2012) hizo concebir la esperanza de  que su trabajo estaría  a la altura que mostró en este inquietante film de ciencia-ficción.


Stone se enfrenta al caso de Snowden con vocación documentalista, pero cuidando en todo momento la imagen y entrando con un lenguaje ficticio donde no lo puede hacer la cámara de un reportero, ya se trate de la alcoba del antiguo empleado de la CIA y la NSA (Agencia de Seguridad Nacional)  o los despachos de sus jefes más inmediatos, y recorriendo con indiscreción el curriculum de un joven que no había tenido ni la oportunidad de estudiar el bachillerato pero que estaba mejor dotado intelectualmente que sus compañeros, tanto que se labró su propia ruina. Joseph Gordon-Levitt es acompañado por Shailene Woodley, interpretando a la compañera en la vida real del personaje auténtico,Lindsay Mills , que se ha trasladado a Rusia para vivir con su compañero. El propio Snowden cierra el relato interpretándose a sí mismo, lo que sugiere que ha dado el visto bueno a la versión de Oliver Stone. El film ha sido bien recibido por la prensa, por la precisión en la construcción de un personaje de gran importancia en un momento de grandes cambios y globalización de la economía que está contribuyendo a la creación de una mentalidad también  global que está creando sus propios popes. Dice Luís Martínez que la película de Stone es mucho más aburrida que el trabajo de Laura Poitras, Citizenfour, pero el acercamiento al lado humano del protagonista de esta historia y la profundización en el desarrollo del personaje, mostrando sus debilidades, ya sean de salud o de índole sentimental, buscan despertar la empatía del público hacia quien, todavía hoy, sufre un castigo muy severo. Puede que la reflexión final en torno a la sensación de haber cumplido con su deber no sea una recompensa suficiente para quien ha perdido su libertad y no ha tenido la satisfacción de sentir el reconocimiento de aquellos a los que pretendía proteger. Los hechos ya los conocíamos, pero el relato preciso de los mismos puede que no sea suficiente para el director de 'Wall Street'.



 (1) wwww.dv.com, El mayordomo del Papa será juzgado por los Vateleaks.

Comentarios