Soy o no soy. Ficha técnica- cinelodeon



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o a las compañías productoras y distribuidoras


DOS PELÍCULAS, DOS CONTEXTOS HISTÓRICOS Y POLÍTICOS MUY DIFERENTES



Ficha técnica:


Título original: To Be or not To Be
País: Estados Unidos
Año: 1983
Duración: 108 minutos
Género: Comedia

Dirección:  Alan Johnson
Guión: Thomas Meehan & Ronny Graham. Edwin Justus Mayer, basado en una historia de Melchoir Lengyel, basada a su vez en el film homónimo de  Ernst Lubitsch.
Casting: Terry Liebling.
Dirección de Fotografía:  Gerald Hirschfeld, ASC
Música: John Morris
Edición: Alan Balsam
Director artístico: J.Dennis Washington
Decorador del set: John Franco, Jr.

Diseño de Vestuario: Albert Wolsky
Maquillaje: John M.Elliot Jr.
Estilista de peluquería: Cheri  Ruff

Productor: Mel Brooks
Productor ejecutivo: Howard Jeffrey
Productor asociado: Irene Walzer
Diseño de producción: Terence Marsh
Compañías productoras: Brooksfilms Production; distribución: Twentieth Century-Fox Film Associates




Intérpretes:


Mel Brooks: Frederik Bronski,
Anne Bancroft: Mrs. Bronski,
Tim Matheson: Aviador que galantea a Mrs.Bronski,
Charles Durning: Coronel Erhardt,
José Ferrer: Profesor Siletski,
George Gaynes: Ravitch,
Christopher Lloyd
George Wyner: Ratkowsky,
Lewis J. Stadlen: Lupinsky,
Jack Riley: Dobish,
James Haake: Sasha,
Earl Boen: Dr. Boyarski,
Ivor Barry: General Hobbs,
William Glover: Major Cunningham,
John Francis: British Intelligence Aide,
Raymond Skip: Sargento piloto, R.A.F.,
Marley Sims: Rifka,
Larry Rosenberg: Su mujer,
Max Brooks: suhijo,
Henry Kaiser: Oficial de la Gestapo,
Milt Jamin: soldado de la Gestapo,
George Caldwell: guardia Gestepo,
Wolf Muser: Sargento mayor,
Roy Goldman: Hitler.






Sinopsis:



Mel Brooks demuestra su talento en esta ingeniosa e hilarante versión de la película clásica de Ernst Lubitsch de 1942. La estrella de teatro Frederik Bronski (Mel Brooks) interpreta el monólogo de 'Hamlet' mientras su sensual esposa y también actriz (Anne Brakfort) tontea entre bastidores con un joven y gallardo aviador (Tim Matheson). Pero estas distracciones son interrumpidas cuando las fuerzas de ocupación llegan a Polonia. Bronski y su compañera se sirven de sus dotes histriónicas y de su vestuario y decorados para engañar a las fuerzas invasoras y burlar al espía que les quiere delatar.


Lo  que se dijo:


No se dijo nada.


Crítica:


La salida al mercado en formato DVD ofrece al espectador la posibilidad de ver este remake de la película de Ernst Lubitsch que vio la luz en 1942. Hay una diferencia sustancial entre una y otra película, y es el contexto histórico-cultural en el que ambas se producen. La del  realizador judio-alemán, naturalizado estadounidense en 1933, fue realizada en 1942, dos años después de que Chaplin abordara la figura de Hitler en 1940, y, aunque contempla el III Reich con temor, no tiene plena conciencia de las deportaciones de masas de judíos y otros colectivos objeto de persecución, la existencia campos de exterminio y la llamada "solución final de la cuestión judía" (Endlösung der Judenfrage). Cuando en 1945 George Stevens ('Un lugar en el sol', 'Gigante' o 'El Diario de Ana Frank') entró en Dahau y filmó con su cámara a las víctimas del holocausto, nunca más volvió a hacer una comedia romántica y superficial, tras su vuelta a Estados Unidos.




Alan Johnson hace su versión cuando todo esto no sólo se conocía, sino que el bando aliado había derrotado al fascismo y el nazismo, por lo que profundiza en la cuestión judía y da una visión más acorde con la historia de estos cruentos acontecimientos, aunque también en clave de humor, e incidiendo en los coqueteos con jóvenes y puestos oficiales de la esposa de un actor narcisista, mientras este recita los célebres versos de Hamlet, pisoteando la mano del apuntador, cada vez que el pretendientes de su mujer abandonan el patio de butacas aprovechando su monólogo.Un film ligero y casquivano, animado por buena música, en el que apenas se advierte la presión censora que se ejerce en el cine norteamericano desde la puesta en marcha del Código Hays. Aunque es inferior a la película de Lubitsch no deja de tener interés compararlas a la luz del contexto histórico en el que una y otra fueron realizadas.

Consultadas las páginas Filmaffinity e Imdb


Comentarios