Atracción diabólica




Ficha técnica, sinopsis, breve comentario, cartel (Pinchad aquí)


CRÍTICA:


George A.Romero vuelve en 1988 sobre el tema de la atracción fatal, en este caso protagonizada por una mona capuchina, adiestrada para atender a un tetrapléjico, del que acaba enamorándose, abandonado por su prometida cuando perdió la capacidad de realizar un trabajo ni siquiera intelectual, ni amar a una compañera. La madre, una mujer protectora como casi todas las madres (y si no lo es peor, pues genera otros traumas en sus descendientes), no es la persona que el hijo precisa para recuperar su autoestima, por lo que busca una enfermera no demasiado complaciente, que deja a Allan solo frente a los ataques de un simple lorito, mientras la mona entrenada para cuidar de él permanece enjaulada.De esta forma, el animal de compañía asumirá entre otros roles el de vengador justiciero.








George A.Romero nos cuenta esta historia de una forma sencilla con la habilidad del maestro del terror. Unos pocos personajes, un accidente grave, localizaciones en su mayoría interiores, como corresponde a las condiciones del protagonista, incapacitado a causa de un terrible accidente y una mona que siente una atracción fatal por el hombre al que debe cuidar, una función para la que ha sido adiestrada, son elementos suficientes para generar una gran tensión, gracias a la imaginación y la habilidad portentosa del director de 'La noche de los muertos vivientes'; de forma irónica la madre empieza a ser vista como una suegra por la' cuidadora' del joven, que cree que le puede robar el cariño de Allan, y que en el intercambio de hostilidades acaba generando un clima perverso que le perjudica . Un film con músculo, inteligente que ha cubierto ya su tercera etapa, y se puede ver con frecuencia en diferentes cadenas televisivas.




Esta imposible y monstruosa pareja aprovecha las debilidades, la tetraplejia que padece Allan, que lo convierte en un ser muy vulnerable,  para reforzar sus resentimientos, agudizar las tensiones de que es víctima todo ser humano en las relaciones familiares o de cualquier tipo y las fricciones que se producen en la vida cotidiana, para, con la excusa de complacer a quien demuestra querer tanto, acabar aislándolo de todos, produciendo un vacío a su alrededor que la convierte en imprescindible. Una forma de maltrato psicológico de quien no puede defenderse y acaba adoptando una posición sumisa con quien 'más lo protege y lo quiere'. La muerte de su ex-pareja y el cirujano que lo operó, por quienes se sintió traicionado, le anima a pedir que saquen al simio de casa, con el que cree que ha establecido una conexión mental. George A.Romero nos prepara un happy end, pero antes nos hace pasar un buen/mal rato, bastante dilatado en el tiempo, que provoca que el espectador se medio incorpore en su butaca empujado por  la tensión insoportable del momento álgido de un relato sobre las relaciones tóxicas, llamadas también fatales, en las que la 'pareja' de Allan es una mona adiestrada para cuidar de enfermos sin movilidad. Una broma pesada que participa de diferentes géneros y múltiples referentes.


Comentarios