Conducta. Ficha técnica.





El copyright de las imágenes pertenece a su autor

y/o las compañías productoras y distribuidoras


ANTES SABÍA PARA QUÉ QUERÍA FORMAR A UN NIÑO. AHORA SE PARA QUÉ NO QUIERO FORMARLO: SI QUIERES CREAR UN DELINCUENTE, TRÁTALO COMO A UN DELINCUENTE. (Carmela)


Ficha técnica:


Título original: Conducta
País: Cuba
Año: 2014
Duración: 108 minutos

Guión y dirección: Ernesto Daranas
Casting: Mariela López
Dirección de Fotografía: Alejandro Pérez
Música: Magda Rosa Galbán, Juan Antonio Leyva
Montaje: Pedro Suárez
Dirección artística: Erich Grass
Dirección de sonido: Juan Carlos Herrera

Diseño de Vestuario: Vladimir Cuenca

Productores  ejecutivos: Isabel Prendes, Joel Ortega y Danilo León
Dirección de  producción: Esther Masero
Compañías productoras: Eurepean Dreams Factory, RTV Comercial, Ministerio de Cultura, ICAIC, con la colaboración de la Asociación Cubana del Audiovisual, Facultad de los Medios de Comunicación Audiovisual del ISA





Intérpretes:

Miriel Cejas: Marta,
Armando Frances Freyre: Chala,
Alina Rodriguez: Carmela,
Silvia Águila: Raquel, 
Yuliet Cruz: Sonia
Amaly Junco: Yeni,
Armando Miguel Gómez: Ignacio,
Idalmis García: Mercedes,
Tomas Cao: Carlos,
Roque Moreno: Policía,
Héctor Noas: Pablo,
Aramis Delgado: asesor.


Sinopsis:



Cuenta la historia de Chala (Armando Valdés Freyre), un niño de once años cuya vida transcurre en un ambiente de violencia, con una madre adicta a las drogas y al alcohol, y perros de pelea que entrena para sostener su hogar. Este niño, que acude a la escuela sin despojarse de su marginalidad y conflictividad, tiene una relación especial con su maestra Carmela (Alina Rodríguez).


Premios:


2014: Premios Goya: Nominada a Mejor película hispanoamericana
2014: Premios Ariel: Nominada a Mejor película iberoamericana
2014: Festival de La Habana: Mejor película, Mejor Actor (Valdés Freire), SIGNIS
2014 Premios Platino: 8 nominaciones, incluyendo Mejor Película y Mejor Dirección





Lo que se dice:


Entre descriptiva de esos degradados ambientes marginales y sutilmente crítica con el régimen que permite el desamparo de los más débiles, la película se sustenta, con plena autoconsciencia, sobre las convenciones moralistas del folletín y el deslumbrante trabajo de un reparto intergeneracional que aporta credibilidad y emoción a unos personajes más bien esquemáticos, al servicio de unas ideas, más que de una narración propiamente dicha. ( Alberto Bermejo. Rigor y cariño.Diario El Mundo).




Conducta es todo un hallazgo en los tiempos que corren. Convierte en una preciosa pieza , un tema tan manido como el escolar, a partir de la relación entre un adolescente rebelde y su profesora.(Lluis Bonet. 'Conducta': La profesora y el rebelde. Diario La Vanguardia).





En su segunda película. Ernesto Daranás,  busca repetir el éxito de la anterior (Los dioses rotos, 2008) pero planteando una historia más amable y accesible, pero de discurso parecido. "Conducta' nos pondrá en la piel de Chala, un niño cuya madre, además de alcohólica, es prostituta y dogradicta, y de su profesora, Carmela, mujer de la vieja escuela que además de lidiar con adolescentes de una barriada pobre, debe luchar por preservar unos valores que sus compañeros y superiores ni valoran ni aceptan. (...) el film de Daranás esconde un discurso reaccionario disfrazado de progresismo al separar por completo al hombre de la política (...) a conducta no le faltarán aplausos (más de los ya obtenidos) ni satisfacciones en las charlas al salir de las salas, porque resulta tan accesible como incontestables y universales las motivaciones y decisiones de ambos protagonistas..." (Conducta. Los otros. Dirigido por..., junio 2015).



Crítica del blog:

Entre musicales, filmes de terror, ciencia ficción, metaficción o cinema-verité, de vez en cuando no sienta mal  echar una ojeada a ese mundo que nadie quiere ver y que se encuentra a la vuelta de la esquina, y no sólo en el llamado tercer mundo o en economías marginales de países que se debaten por sentir el aire fresco de la libertad en medio de tanta podredumbre, aunque esto no mejore sus condiciones reales de vida, porque la pobreza es la tirana más grande que existe. Todo el mundo parece preocuparse por los niños; hay ONGs de nombres rimbombantes que idean padrinazgos, pero parecen insensibles a los indicios más ostensibles de violación de los derechos de los más pequeños (grandes almacenes que venden ropa imposiblemente barata, pornografía infantil, más grave si se ejerce sobre niños discapacitados, mendicidad usando a los menores, y un largo etcétera de signos que se cruzan con nosotros todos los días, en nuestro propio pueblo o ciudad, y, con demasiada frecuencia, sólo merecen el desprecio de amplios grupos de población ). Una estampita de una virgen desata los temores y las furias de los funcionarios, cuando tan solo es un gesto de compasión de quien no tiene a qué acogerse.






El gran fracaso de un régimen comunista como el cubano, que denuncia este film,  no es haber abierto grandes brechas entre diferentes sectores sociales (toda la ciudad, casas, en otro tiempo más o menos aparentes, necesitadas de mantenimiento y de pintura, presentan grandes desconchados, aunque algunas son algo más dignas que otras), el gran fallo del sistema es haber dejado en la cuneta a niños como Chala, al que cada vez que se intenta ayudar se le hunde más y más en la miseria. Hijo de una prostituta joven y de un padre incierto, pasea perros que van a intervenir en peleas a muerte, consentidas por el gobierno, una práctica extendida también en países latinoamericanos como México y denunciada por Alejandro González Iñarritu en 'Amores perros' (1999). Chala es perseguido por las instituciones educativas y por alguno de sus compañeros de clase por esta razón, llegando al extremo de hacerle leer un capítulo de 'Colmillo Blanco', una novela escrita por Jack London que trata de un perro doméstico  secuestrado. El problema de Chala reside en que si no hace este trabajo no puede sobrevivir, cargando sobre sus espaldas a una madre drogadicta que vende su cuerpo. Hay que darle una oportunidad, dice su maestra Carmela, y la respuesta que recibe de su supuesto padre es que eso es precisamente lo que hacen, en la medida de sus posibilidades Un joven que vive de las peleas de perros, solo puede darle una ocupación relacionada con ellos. Lo mismo ocurre con una niña de su clase, Yeni, de la que se enamora Chala: no se percibe con precisión de qué vive su padre, que se desplaza en una bicicleta con una especie de enorme cesta delante para trasladar algo (generalmente lo vemos llevando a la niña). Pero sea lo que sea para lo que se utilice este vehículo, la policía corrupta lo atrapa de vez en cuando para quedarse con las ganancias de un hombre sin domicilio fijo, que vive junto a unas vías de tren, cuya hija es matriculada en la escuela falseando este dato, y más tarde despedida y llevada a otro lugar cuando se descubre la trampa. No hay compasión para ella.





Esta historia tan terrible que no discurre por los márgenes, como algunos prefieren pensar, sino que se halla en el corazón de nuestra sociedad, sea cual sea el sistema imperante, está contada con un lenguaje convencional que admite pocas metáforas, ya que la realidad que representa es tan distópica que ni los peores augurios de la sociedad futurista  que nos espera pueden superar. Lo único que dota de cierta dignidad a los niños es el uniforme oficial que les proporciona el gobierno y que les permite presentar una imagen sin fisuras, con la excepción de las creencias que cada cual alberga en su fuero interno y que le dan una razón para levantarse de la cama cada día. Las boyas existentes en el brazo de mar que baña su trocito de ciudad suponen un reto que puede costarles la vida en su lucha a brazo partido con las olas. Un film por el que vale la pena pararse un poco y ver de frente lo que, generalmente, no queremos mirar; se ha críticado la película por la tibieza en la denuncia del régimen, pero es bien cierto que no existe un país en el mundo que no tenga su cuota de pobreza infantil, y que quienes se enfrentan de verdad a esta realidad tienen las mismas dificultades que la maestra Carmela, aunque no todos tengan la misma valentía y decidan enfrentarse a las instituciones. El relato contiene una bonita historia de amor pre-adolescente, su 'Del rosa al amarillo' particular, narrada en un castellano tan distanciado del que se habla en España que ni tan siquiera los subtítulos permiten entender con precisión.




Consultada la página Filmaffinity

Comentarios