Ellos y ellas. Crítica





El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras



ÉL Y ELLA VERSUS ELLOS Y ELLAS. LAS RELACIONES ENTRE HOMBRES Y MUJERES EN LA POSMODERNIDAD DE LA ERA TECNOLÓGICA



Ficha técnica. sinopsis, lo que se dijo, cartel y trailer ( Pinchad aquí)


Crítica:



No es este el lugar para formular una tesis sobre un concepto muy de moda en la actualidad, posmodernidad, que, si bien en los años 70 fue asimilado a posmaterialismo, ha ido adaptándose al paso del tiempo, mientras abarcaba procesos culturales, artísticos, literarios y filosóficos que se entiende que han superado la modernidad. Cuando comienza la película se nos muestra la programación de un cine que incorpora películas como Funny Ha Ha, (2002) cuya protagonista es una joven graduada que tiene dificultades para encontrar trabajo, una pareja satisfactoria, y, como consecuencia, va cayendo en la adicción al alcohol; 'La mejor juventud' (2003', una miniserie televisiva multipremiada que aborda los conflictos de una generación con sus contradicciones, con sus arrebatos de cólera, a veces ingenua, a veces violenta; una generación que quiere mejorar el mundo, que no se resigna a dejarlo tal y como es.

En 1958, en la era de un intelligentsia 'moderna' y materialista', Joseph L.Mankiewicz hizo una película, basada en un cuento de Damon Runyon, un maestro de la literatura picaresca americana, a la que llamó 'Guys and dolls', que se podría traducir como 'Chicos y muñecas', que en castellano se llamó también 'Ellos y ellas', en la que el protagonista, interpretado por Frank Sinatra, organizador de las partidas de dados más selectas de Nueva York, apuesta con uno de sus jugadores, encarnado por Marlon Brando, a que no es capaz de enamorar a una joven puritana que pertenece al Ejército de Salvación (Jean Simmons). Fue aplaudido por la misma prensa que hoy lo destrozaría.

Elaine (Magie Gyllenhaal)  pronuncia un pequeño discurso, dirigido a Rebecca y Tom,  en el que los alecciona sobre lo que distingue la generación inmediatamente anterior a la de ella, el estilo de vida de quienes la precedieron (hablamos de 2005) , un momento en el que muchas mujeres que quedaron atrapadas por una idea del amor y de la familia totalmente desfasada . Cree que una vida tan simple no puede ser gratificante frente a la riqueza que supone vivir en la indefinición, a pesar de que reconoce que no está de más un poco de romanticismo, aun a sabiendas de que toda relación evoluciona, fluye. Dos obstáculos se interponen en el decurso de su vida: Cumplida ya hace algunos años la treintena quiere casarse con su novio y tener hijos, y se encuentra con un tío, no solo reacio al matrimonio, sino al que considera inmaduro, (casi vive en el coche, al que apenas mueve por la dificultad de encontrar un nuevo aparcamiento; un problema de las ciudades saturadas que todos conocemos); el otro revés, más sólido, es el hecho de que, aunque defiende el feminismo prosexo, como una forma de liberación de la mujer, reacciona con sorpresa cuando la editora de su libro, prendada de una fotografía sexy que había acompañado a las galeradas del texto, buscando la cercanía con los jóvenes-posibles-lectores, aconsejada por su novio, se siente atraída por ella, creándole una situación embarazosa. Desde 2005 hasta ahora han pasado 13 años, aunque muchas chicas son fans de la saga de las sombras de Grey, un chico joven, guapo y rico, que practica el bondage con su novia, que adopta la posición sumisa.

El film acaba de la única forma que puede terminar una historia en una época de confusión como la que atravesamos, en que, desde posiciones tan diferentes como la de Tobey y Tom, se termina intentando recuperar a sus parejas respectivas con el romanticismo literario que permite este gran teatro del mundo del que, queramos o no, formamos parte. Las infidelidades, los malos rollos quedan aparcados en beneficio de un mal menor: el alejamiento del fantasma de la soledad, la convivencia con una familia a la que quieres, superada la época de la pasión, fortalecida en cierta medida tras la reconciliación, y otros beneficios económicos. Pero conscientes de que en 2005 no se aceptaba que un hombre ocupara en el hogar el papel de la mujer, que históricamente se consideraba de mantenida, en el último momento nos muestran que por fin Tom ha publicado un libro de éxito. No parece que en 2018 esta situación haya cambiado en exceso, sino más bien que las masas siguen exigiendo un hombre productor, mientras no se ve mal, e incluso se reivindica, una mujer cuidadora, en la que se está conformando como la cuarta ola del feminismo.


Podéis ver el film en la plataforma TIVO de Ono.

Comentarios