Heartstone, corazones de piedra. Ficha técnica






Ficha técnica:


Título original: Hjartasteinn
País: Islandia
Año: 2016
Duración: 129 minutos

Dirección: Guðmundur Arnar Guðmundsson
Guión: Guðmundur Arnar Guðmundsson
Casting: Kristín Lea Sigríðardóttir,  María Sigurðardóttir
Dirección de fotografía: Sturla Brandth Grøvlen
Música: Kristian Eidnes Andersen
Edición: Janus Billeskov Jansen
Decoración del set: Elín Elisabet Eínarsdóttir, Árni Jonsson, Halldor Sturluson

Diseño de Vestuario: Helga Ros Hannam
Maquillaje: Kristin Krjstiánsdóttir

Productores: Guðmundur Arnar Guðmundsson, Jesper Morthorst, Lise Orheim Stender, Anton Mani Svánson
Productores ejecutivos: Lars Bjørn Hansen, Lars Bredo Rahbek
Diseño de producción: Hulda Helgadóttir
Compañías productoras: Join Motion Pictures, SF Studios


Intérpretes: 



Baldur Einarsson : Þór,
Blær Hinriksson : Kristján,
Diljá Valsdóttir : Beta,
Katla Njálsdóttir : Hanna,
Jónína Þórdís Karlsdóttir : Rakel,
Rán Ragnarsdóttir : Hafdís,
Nína Dögg Filippusdóttir : Hulda, Madre de Þór,
Sveinn Ólafur Gunnarsson : Sigurður, Padre de  Kristján,
Nanna Kristín Magnúsdóttir : Þórdís,Madre de  Kristján,


Sinopsis:


En un remoto pueblo de pescadores islandés, los adolescentes Thor y Christian experimentan un verano turbulento. A medida que uno intenta ganarse el interés, el otro descubre nuevos sentimientos hacia su mejor amigo. Cuando termina el verano y la naturaleza islandesa se hace más presente, se acaba la hora del juego y toca enfrentarse a la dura realidad adulta.


Lo que se dice:


Situada en la cumbre de la nueva ola, al frente de la vanguardia de lo transversal, el pro-sex, la política transgénero frente al dominio de las relaciones cisexuales* (zisexuell/cisexual) dominantes en el sistema patriarcal, cierta crítica, muy dura generalmente, apoya este tipo de iniciativas que demuestran que el hombre ha estado siglos negando la evidencia por motivos ideológicos o espirituales y religiosos. En este momento, en el que se habla de la formación de la cuarta ola feminista se prepara un gran debate entre diferentes tendencias del feminismo académico sobre ciertos modelos que, no solo niegan la lucha de clases, sino que se sirven todavía de paradigmas etnocéntricos propios del hombre blanco, que llamamos, para disimular, caucásico.



Jordi Costa, valora la valentía con la que  Guðmundur Arnar Guðmundsson  "con una cámara nerviosa al servicio de la brusca fisicidad de sus personajes, el cineasta detalla la conflictiva gestión del deseo homosexual por parte de Christian, el íntimo amigo del protagonista, mientras éste parece ir abandonando esa zona de premeditado equívoco donde el juego viril camufla, a duras penas, la curiosidad por un cuerpo ajeno. Con un metraje generoso, pero rico en detalles reveladores, la película prefiere decir la verdad, aunque sea incómoda, que seducir a toda cosa, como la mencionada obra de Guadagnino. Quizá por eso tenga peor fortuna, sin merecerla. Saber transmitir el valor de una caricia en pleno infierno vital es un logro mayúsculo."**





Alberto Bermejo incide en que el cineasta islandés pone el acento en el hecho de que "crecer en un mundo así amplifica la desazón de las pulsiones inconfesas, clandestinas, reprimidas, contrariadas, consustanciales al ímpetu de la sensualidad de Thor, el más joven, que se enamora de una chica de su edad, y de Kristian, que sufre en silencio su atracción física y romántica por su inseparable compañero de juegos, correrías y descubrimientos, asfixiados ambos por un entorno intolerante y puritano. El cineasta debutante destila talento y pulso para sacar lo mejor de sus intérpretes al confrontarles con el paisaje y emparentar su evolución a la climatología estacional." ***





Nando Salvá prefiere centrarse en las pequeñas cosas concretas, como aconseja Kira Cochrane: "Heartstone, corazones de piedra no llega a profundizar más allá de las convenciones genéricas del drama juvenil; pero en todo caso se muestra particularmente sensible y perceptiva retratando las incertidumbres, los dolores, las euforias y el deseo ardiente asociados a la pubertad. Y pese a que en ningún momento justifica su exceso de metraje, al menos lo llena de vistas francamente imponentes del paisaje costero islandés." ****

La crítica norteamericana insiste en la excesiva duración y lentitud del film, cargado de emotividad.

* neologismo introducido por el sexólogo Volkmar Sigusch. Wolkmar 2005, pág. 120
**Una caricia en el infierno. Diario 'El País', 12 de abril de 2018
***'Hearthstone, corazones de piedra': despertar doloroso. Diario 'El Mundo', 12 de abril de 2018
****'Heartsone, corazones de piedra': ritos de paso

Comentarios