Los cuatro mosqueteros





El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras


LA VENGANZA DE MILADY



Ficha técnica:


Título original: The Fours Mosketeers
País: Reino Unido
Año: 1974
Duración: 108 minutos

Dirección: Richard Lester
Guión: George MacDonald Fraser (Novela: Alejandro Dumas) Dirección de Fotografía: David Watkin
Música: Lalo Schifrin
Editor: John Victor Smith
Director de lucha: William Hobbs
Directores artísticos: Leslie Dilley, Fernando González

Diseño de Vestuario: Yvonne Blake,
Manufactura de vestuario: Bermans &  Nathans (Londres) Cornejo (Madrid)
Maquillaje y pelucas: Jose Antonio Sánchez
Peluquería: Carmen Sánchez


Productores: Alexander Salkind.  Ilya Salkind, Michael Salkind
Productor ejecutivo: Ilya Salkind
Productor asociado: Wolfdieter von Stein
Diseño de producción: Brian Eatwell
Compañías productoras: Panamanian. Spanish Co-Production, For Film Trust S.A.- Este Films
Estudios cinematográficos ROMA, S.A. -Madrid

Intérpretes;


Sybil Danning : Eugenie
Gittt Djamal: Beatrice
Oliver Reed : Athos,
Raquel Welch : Constance de Bonancieux,
Richard Chamberlain : Aramis ,M
Michael York : D'Artagnan,
Frank Finlay : Porthos,
Christopher Lee : Rochefort,
Geraldine Chaplin : Reina Anne de Austria,
Jean-Pierre Cassel : Luis XIII,
Roy Kinnear : Planchet,
Michael Gothard : Felton,
Nicole Calfan : Maid Kitty
Simon Ward  : Duque de Buckingham,
Faye Dunaway : Milady de Winter





Sinopsis:



El joven gascón D'Artagnan ha ingresado en el cuerpo de Mosqueteros. Los hugonotes ocupan  La Rochele y la reina está enamorada de Buckingham, quien pronto enviará una flota para ayudar a los rebeldes. Richelieu recluta a sus agentes Rochefort y Milady de Winter para que secuestre a Constance, mensajera de la reina y amor de D'Artagnan. Pero pronto Milady, que además comparte con Athos una desgraciada historia, se convierte en la enemiga jurada de D'Artagnan. Milady parte hacia Inglaterra para asesinar a Buckingham y, con la ayuda de Rochefort, se dedica además a sus venganzas personales.





Crítica:


El director norteamericano Richard Lester, nacido en Filadelfia en 1932, pasará a la historia por haber dirigido dos películas  musicales de Los Beatles, ¡Qué noche la de aquel día! (1964) y Help (1965), tres adaptaciones de las novelas de Alejandro Dumas sobre Los 3 Mosqueteros, (1973), Los cuatro Mosqueteros (1974) y El regreso de los Mosqueteros (1989), y dos de Supermán, Superman II (1980), Superman III (1983), pero también un peplum divertidísimo, Golfus de Roma (1966). Unas películas con músculo, inolvidables, que, en el caso que nos ocupa respira el desparpajo, la frescura y la desinhibición  que caracterizó a la generación que vivió el Mayo francés y la revolución hippie.





Con las adaptaciones de Alejandro Dumas consigue prácticamente un milagro,: que, con el talento de un realizador privilegiado y un grupo de buenos actores se puede conseguir algo tan difícil como convertir una historia de espadachines  cargados con sus mosquetones, en una historia coral muy actual, en la que cada personaje esta dotado de enjundia y protagoniza su parte de la historia como si fuera la nuclear. Todas las mujeres son de una belleza suprema (Raquel Welch, Faye Dunaway, Geraldine Chaplin), una característica del cine que se hizo en la década de los 60 y los 70, mientras los actores poseen gran fuerza icónica, al tiempo que despliegan en su trabajo grandes y sobresalientes notas de humor. Los cuatro mosqueteros han sido desacralizados por Lester y sólo en la última secuencia adoptan una actitud grave.







Una película que vale la pena ver, que supone un impasse entre la dinámica del equilibrado cine clásico y la ruptura de la serenidad clásica del cine actual, y la tensión de los géneros más importantes, como el drama, el thriller, el terror o la ciencia-ficción, y volvemos la mirada a los grandes novelones del siglo XIX, las pelucas, los miriñaques, las medias o los tacones, y las aventuras de unos protagonistas que se enrolan, con independencia de su sexo, en intrigas palaciegas y traiciones, amparadas por el manto del gran poderío de los 'validos'de reyes débiles, como el Cardenal Richelieu o Mazarino. Un film que, de acuerdo con el espíritu de la época en que se hizo, nos muestra lo poco que valía la vida de un plebeyo, cuando el más afortunado era aquel al que le daban una peluca, unos culottes, y una librea de segunda para pasear por las calles a señoras que descargaban todo su peso sobre los sufridos hombros de los porteadores.

Visitadas las páginas Imdb y Filmaffinity

Comentarios