Subway .En busca de Freddy. Ficha técnica




El copyright de las imágenes pertenece a su autor
y/o las compañías productoras y distribuidoras

SER ES HACER (SÓCRATES)
HACER ES SER (SARTRE)
DO BE DO BE DO (SINATRA)

Ficha técnica:


Título original: Subway
País: Francia
Año: 1985
Duración: 110 minutos

Dirección: Luc Besson
Guión. Adaptación: Luc Besson, Pierre Jolivet, Alain Le Henry, Marc Perrier, Sophie Schmit; diálogos: Luc Besson, Marc Perrier
Casting: Anne Singer
Dirección de Fotografía: Carlo Varini
Música: Eric Serra
Montaje: Sophie Smith
Puesta en escena: Luc Besson
Decorador del set: Alexandre Trauner

Jefe de Vestuario: Martíne Rapin
Maquillaje: Maud Baron
Peluquería: Isabelle Gamshon

Compañías productoras: Co-producción: Les Films du Loup, TSF Production, Gaumont, TF1 Films Production, con la participación del Centre National de la Cinématographie y del Ministerio de Cultua.



Intérpretes:


Isabelle Adjani: Helena,
Christopher Lambert: Alfred,
Richard Bohringer: el florista,
Michael Galabru :Comisario Gesberg
Jean-Hugues Anglade: el rodillo,
Jean-Pierre Bacri: Batman,
Jean Bouise:: el jefe de la estación,
Jean Reno: el batería,



Sinopsis:



Fred (Christopher Lambert) vive en el metro de París y sobrevive a base de pequeños robos. Héléna (Isabelle Adjani) es la bella esposa de un millonario al que Fred acaba de robar. Ella necesita recuperar los documentos robados; él quiere casarse con ella y montar un grupo de rock con un batería (Jean Reno) y un bajo (Éric Serra). Con la mafia y la policía pisándoles los talones, buscan refugio en el laberinto del metro. Así empieza una aventura por un mundo subterráneo, poblado por los seres más extraños.


Crítica:


Luc Besson, el más americano de los cineastas franceses, (fue llamado por algunos el Spielberg galo), hace su película más francesa con un actor emblemático norteamericano (un francés nacido en Estados Unidos, intérprete de 'Los Inmortales, Greystoke o la Leyenda de Tarzán), Christopher Lambert, un representación 'goddariana' del arriba y abajo británico: arriba los potentados, que apenas se distinguen de los gángsters, si bien protegidos por las fuerzas del orden, abajo, en el metro, los marginados, encabezados por un personaje chaplinesco, digno en su pobreza, integrante de la 'Corte de los Milagros' que malvive en el laberinto del  suburbano gracias a sus pequeños robos a los usuarios del metro, aunque a veces 'pican más alto' y pagan una elevada factura al enamorarse de mujeres 'exquisitas' (Isabelle Adjani es la única que penetra en los infiernos de Dante), engalanada con joyas de diseño que nadie intenta arrebatarle.






El film se alinea estilísticamente en el movimiento al que el crítico francés Raphaël Bassan denominó Cinéma du look, en 'Le Revue du Cinéma' nº 448, de mayo de 1989*, un movimiento en el que integró a Luc Besson, Jean-Jacques Beineix y Leos Carax, como directores de 'le look', unos cineastas que anteponían su ejercicio de estilo visual elegante y vistoso, a un subtexto potente; tramas protagonizadas por jóvenes marginales de la Francia de Mitterrand, mas afines a los iguales de su tribu que a sus familias, sin presencia en el relato, - a no ser en la denuncia de quienes 'vendían a sus guapas hijas adolescentes a millonarios'- ; una visión cínica y por momentos patética de la policía, un elemento ya presente en el cine polar francés, y el uso del metro de París como símbolo de una sociedad alternativa y subterránea , que tras la crisis  del 2008 será sustiuido por Leo Carax en 'Holly Motors'  por la limusina como símbolo del poder, que discurre con dificultad entre atascos por encima de la ciudad horadada. Es muy significativa la ridiculización de algunos de los policías del suburbano francés mediante la atribución del alias de 'Batman'.


Besson no se conformará con un happy end, ni con un desenlace a la vieja usanza, y se quedará a mitad de camino entre lo real y lo sobrenatural, en medio de un concierto de rock progresivo, -entre la población que habita la oscuridad abundan los músicos -, que desplaza a una banda de músicos clásicos, que no sólo deberán renunciar a la actuación concertada, sino salir por piernas, eso sí tras haber cobrado por primera vez una suma 'respetable' y ceder ante quienes tienen la fuerza en el mundo subterráneo. El cineasta francés cuidará también a su público masculino ofreciéndole una imagen carismática de la época: un joven enfundado en una emblemática gabardina que lo identifica con iconos del cine de los 80: Alain Delon, Robert Redford, Mickey Rourke, Matt Dillon y tantos otros que se convirtieron en símbolos de una juventud consciente de serlo.


Trailer en Youtube

Comentarios