Todo el dinero del mundo. Blu.ray









EL FETICHISMO DE PAUL GETTY, QUE PREFIERE LOS OBJETOS A LAS PERSONAS, PORQUE ESTOS NO CAMBIAN NUNCA.


Ficha técnica, sinopsis, premios, lo que se dice, cartel y trailer (Pinchad aquí)


Crítica:






Se ha maltratado por parte de algunos críticos el nuevo film de Ridley Scott, acusándolo de ser un buen director de grúas y un mal director de actores ( no sabemos si se refieren al trabajo realizado con  Brad Pitt, Susan Sarandon, Harrison Ford, Sigourney Weber o recientemente Christopher Plummer,  Michelle Williams y  Marck Wahlberg ), y el que, ante el escándalo del empoderamiento de actores y productores que abusaban de los que aspiran a realizar su carrera en el cine lo haya saldado con la sustitución de Kevin Space por Christopher Plummer, que ha logrado acaparar nominaciones por su trabajo como actor secundario, con gran  presencia profesional y  emocional en esta historia. Es obvio que algo ha sentado mal en el relato de este film, que cuestiona el funcionamiento de las grandes familias económicas, la existencia de fideicomisos en paraísos fiscales, con finalidad benéfica falsa, su acaparamiento de obras de arte y la tacañería con los trabajadores, hasta tal punto que  sus proyecciones han sido relegadas a las últimas horas de la tarde y a las sesiones golfas, lo que le ha enajenado la concurrencia de un público numeroso.







Sergí Sanchez revela de forma muy clara qué es exactamente lo que ha sentado mal del film, si nos fijamos en los calificactivos que utiliza y los argumentos hostiles dirigidos al director de Gladiator, película por la que Scott también fue machacado por la prensa, y posteriormente reivindicado por los enseñantes de cultura clásica y latín: "Resulta curioso que una película que critica la banalidad del mal millonario, la avaricia sin límites de un capitalismo que prefiere lavar sus calzoncillos en la bañera de un hotel que pagar porque se los laven, se haya gastado un dineral para sustituir a Kevin Spacey por Christopher Plummer a un mes de su estreno. Es también paradójico que lo mejor de 'Todo el dinero del mundo' sea, precisamente, Plummer, que contagia cada una de sus sustanciosas intervenciones de un amenazante aire mefistofélico, como si fuera un Mister Scrooge cruzado genéticamente con un villano shakespeariano .(Fotogramas) . El crítico no coincide con su público, ya que parece escribir movido por razones extracinematográficas.





Ridley Scott construye un film clásico, contenido, que respeta en todo momento las convenciones del modo de representación institucional de que habla Noël Burch, en el que juega con los diferentes planos y sus contraplanos, sin grandes estridencias ni tomas aberrantes, y en especial con un buen trabajo de los actores, incluido MarK Wahlberg o el joven Charlie Plummer. Hay a quien no le ha gustado  la representación de Wahlberg, aunque, en esta ocasión, parecen más acertadas las impresiones de Carlos Boyero, en un artículo para el diario 'El País' que títula 'Qué miedo da Plummer'.en el que afirma que el film de Scott es "una película bien contada, tensa, perversa a ratos, más cerebral que sentimental." Los 133 minutos que dura la película Scott consigue que en ningún momento el espectador se deje abrumar por el peso de la extensión del relato, no hay momentos-valle y llegamos al final sin grandes contratiempos. Algo habrá hecho bien el realizador, aunque el daño ya se ha producido y es posible que, de momento, tenga el mismo resultado que Amenábar en 'Regression'. Un film aconsejable, como tantos otros que, pasado algún tiempo, es reivindicado por los mismos que en su estreno lo denostaron.

Comentarios