Nader y Simin, una separación




El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o a las compañías productoras y  distribuidoras


MUJER VERSUS MUJERES EN IRÁN ¿TRANSVERSALIDAD?




El film que dirige Asghar Farhadi recibió las mejores distinciones durante los años 2011 y 2012, referenciadas en Filmaffinity:



  1. 2011: Oscar: Mejor película de habla no inglesa. Nominada a Mejor guión original 
  2. 2011: Festival de Berlín: Oso de Oro a la Mejor película, Mejor actor, Mejor actriz 
  3. 2011: Globos de Oro: Mejor película de habla no inglesa 
  4. 2011: National Board of Review: Mejor película extranjera 
  5. 2011: Premios Cesar: Mejor película extranjera 2011: Critics Choice Awards: Mejor película extranjera 
  6. 2011: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor película extranjera 
  7. 2011: Premios Independent Spirit: Mejor película extranjera 
  8. 2011: Satellite Awards: Nominada a Mejor película de habla no inglesa 
  9. 2011: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor guión 
  10. 2011: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película de habla no inglesa 
  11. 2011: Premios Guldbagge (Suecia): Mejor película extranjera 
  12. 2011: British Independent Film Awards: Mejor película intern. independiente 
  13. 2011: Premios David di Donatello: Mejor película extranjera 
  14. 2011: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor película extranjera 
  15. 2012: Premios Sur: Nominada a mejor película extranjera

Cinelodeon.com escribió sobre este film cuando todavía no había recibido todos estos galardones. Ahora volvemos sobre su autor porque el próximo día 17 en un Cine Club que han organizado los Cinemas Lys se va a debatir sobre su nueva película, 'Todos lo saben' (2018), un drama interpretado por los actores más internacionales de Argentina y España (Ricardo Darín, Javier Bardem, Penélope Cruz...), en el que en una especie de viaje entre culturas Farhadi va a demostrar que las diferencias que existen entre las formas de comportarse de la población en Irán y España no son tan diferentes, un ejercicio que ya hizo en Francia con su película 'Le passé' (el pasado, 2013), en la que el divorcio y sus complicaciones vuelve a ser un tema recurrente, así como el trabajo de niños y adolescentes.




Su cámara ágil, con un objetivo bien diseñado y un montaje que no contradice sus intenciones, el cineasta iraní nos muestra una sociedad en la que las instituciones son muy deficitarias. Jueces y policías se mueven en pequeños cuartuchos carentes de toda solemnidad, si bien practican una justicia más cercana en la que el magistrado, -no sabemos si instruye y juzga o solo una de las dos cosas -, accede directamente y sin intermediarios a las peticiones de los encausados. Las mujeres llevan la cabeza cubierta como signo de sumisión, pero hay  una diferencia entre ellas, que rebate la manoseada transversalidad como modelo de acción: las féminas de la clase media usan pashminas que cubren su cabello, generalmente acorde con una vestimenta que no excluye los pantalones vaqueros; las de clase social más baja, las pertenecientes a grupos marginales en cuyo mundo abunda el paro, los hombres van con frecuencia a la cárcel por deudas y ellas tienen que ir a trabajar, a escondidas del marido para dar de comer a sus hijos, son víctimas de grandes palizas, de maltrato físico y psicológico,  y viven siempre con miedo al esposo y al imán.





Simin (Leila Hatami) decide abandonar a su esposo que cuida de su padre con Altheimer, y que recibe la solidaridad de su hija Temen, a la que la esposa quiere arrastrar a casa de sus padres donde el ambiente es alegre y relajado, y no claustrofóbico y triste como el que por obligación y devoción vive Nader. Obligado a contratar a una mujer que lo sustituya cuando está en el trabajo,emplea a Razieh (Sareh Bayat), una mujer muy religiosa que debe pedir permiso a su líder espiritual para limpiar al pobre viejo cuando no controla sus necesidades vitales cada vez que no se atreve a pedir ayuda a una persona a la que conoce todavía menos que a sus familiares. En tan solo dos días, se producen una serie de accidentes fatales  que conducirán a dos familias, la de Nader y Simin y la de Razieh y Hojad ante el juez con graves acusaciones.




El conflicto se produce entre Nader y Razieh, y de él quieren sacar provecho Simin, para arrebatar a su marido la custodia de Temen, y Nader y Hojad que no duda en usar todos los instrumentos de chantaje para obtener un rendimiento económico de lo que parece un error del primero. Nada que no se dé en nuestro mundo. A la vez Farhadi demuestra que el fundamentalismo religioso arraiga sobre todo en las clases más bajas, como ocurre en todo el mundo, en las que anida el miedo y la superstición sustentados en la ignorancia, acompañado en este cado de la sumisión de la mujer al hombre en una sociedad patriarcal, de la que apenas forman parte la pareja constituida por la profesora Simin y el funcionario Nader, que no dejan de usar signos externos religiosos, incluido el uniforme del colegio de la hija, mucho más discretos que los grandes mantos, hasta los pies, con los que se cubren el cuerpo entero, mujeres como Razieh. La mirada de Farhadi coincide, pues, con la de Teresa de Lauretiis que advertía de que hay muchas mujeres que someten cruelmente a muchos hombres, cuando su pertenencia a una clase social alta y su control de áreas importantes de la economía y la sociedad se lo permiten, una razón por la que le parecía inconveniente agrupar a todas las mujeres bajo el genérico 'mujer'.




A Simin y Razieh las separa un mundo. Razieh debe esconderse de su marido para trabajar, recibe palizas, incluso estando embarazada (un hecho que también esconce), y amenazas de muerte dirigidas a su propia hija, y ahora a la de NaderSimin abandona a Nader cuando el padre de éste enferma de Altheimer, incitándolo a ingresarlo en una institución porque ya no lo conoce ni a él, y poner miles de kilómetros entre ella y este desagradable tránsito de los padres hacia la muerte, en el que tanto hombres como mujeres están obligados a colaborar con los que se van. Él reacciona como un hombre tranquilo y moderado que conoce su obligación. Dos universos separados por la cultura y la posición económica. Hojad es un hombre violento, perseguido por sus acreedores que sabe que no tiene nada que perder y que la cárcel es su hogar más duradero. Un film en el que su realizador muestra una gran sensibilidad.



Páginas consultadas: Filmaffinity

Comentarios