Contra la pared. Fatih Akin







Ficha técnica:


Título original: Gigen die  wand
País: Alemania
Año: 2004
Duración: 121 minutos

Dirección: Fatih Akin
Guión: Fatih Akin
Redacción:  Jeanett Würl, NDR
Casting: Mai Seck
Director de Fotografía: Rainer Klausmann, bvk
Música: Klaus Maeck; Selim Serler y su orquesta, Idil Üner, Maceo Parker, Aytun Ede, Fanfare Giocarla
Montaje: Andrew Bird
Arte: Andreas Schreitmüller
Decorador del set: Tamo Kunz
Tono: Kai Lüde; mezcla: Richard Borowski

Diseño de Vestuario: Katrin Aschendorf
Maquillaje: Daniel Schröeder y Nursen Balci

Productores: Ralph Schwingel y Stefan Schubert
Co-productores: Fatih Akin, Andreas Thiel, Mehmet Kurtulus
Dirección de producción: Ingrid Holzapfel
Wüste Filmproduktion, Corazón Internacional, NDR In zusammenarbeit mit arte, Filförderung Hamburg, Filmförderungsanstalt FFA, Normedia Fonds in Niedersachsen und Bremen BKM


Intérpretes:


Birol Ünel: Cahit
Sibel Kekilli : Sibel
Catrin Striebeck: Maren
Güven Kiraç: Seret
Meltem Cumbul: Selma
Herman Lause: Dr.Schiller


Sinopsis:


Una historia que se cimenta en el encuentro de un hombre y una mujer de origen turco, que no consiguen adaptarse a las cárceles a las que les ha llevado su tránsito por la vida, preñado de contratiempos: Cahit es toxicómano y alcohólico y no resiste el hospital en el que lo han ingresado para desintoxicarlo y liberarlo de sus adicciones; Sibel es una joven de veinte años, de origen turco, hija de emigrantes que forma parte de la primera generación nacida en suelo alemán, y que no soporta las restricciones de las costumbres de sus padres. Uno y otro acabarán buscando su regeneración en sus orígenes, y volverán a Turquía.


Premios:


- 2004: Oso de Oro de Berlín a la mejor película; Premio de la Crítica
- 2004: Premio del Cine Europeo a la Mejor Película; Premio del Público
- 2004 Premio Goya a la Mejor Película Europea


Crítica:


En su momento Filmaffinity recogía la crítica de dos analistas diferentes, que actualmente trabajan para el diario 'El País'. Carlos Boyero, (a la sazón en la nómina del diario 'El Mundo'),  escasamente proclive al cine étnico e indie que se puede ver en los festivales,  y Javier Ocaña. El primero afirmaba que: "Akin es tan prosaico como lineal, incapaz de hipnotizar con lo sombrío, y sólo consigue transmitir sordidez y realismo sin matices. Una película exclusivamente desagradable."  El segundo advertía de que : "Sus imágenes, drásticas, pesimistas, desgarradoras, hiperrealistas, buscan un choque visual y, al mismo tiempo, auditivo. (...) se presenta como una inmejorable credencial cinematográfica y, al tiempo, como la peor de las acreditaciones sociales posibles." (ambos extractos en Filmaffinity).


Comentario:


Cahit y Sibel emergen como el icono de la inadaptación cultural y social, -el primero un turco que ha conseguido la nacionalidad alemana, la segunda una emigrante nacida ya en territorio germano, pero sujeta a las normas y tradiciones de sus antepasados, a pesar de haber venido al mundo en el seno de una familia que se intuye mixta, aunque no se hace explícita la nacionalidad de la madre y sólo sus rasgos físicos invitan a la duda-. La diferencia de edad entre ambos marca algunas diferencias de estatus que tienen su reflejo en el acceso a bienes materiales, formación educativa y posición económica; mientras el hombre realiza un trabajo para el que no se precisa la más mínima cualificación, (recoge botes  y botellas del suelo en un local de copas, cuando ha sido abandonado por sus clientes...), ella lucha por desprenderse de una tutela familiar que le impone unas reglas incompatibles con la educación recibida en el país en que ha nacido y ha acogido a su familia. Los caminos de ambos personajes sin embargo convergen hacia un mismo punto: el suicidio, como única forma de liberarse de sus ataduras, o un matrimonio de conveniencia con el mismo objetivo.

Tiene razón quien aplica los calificativos de cine sórdido, sombrío , pesimista o desgarrador. Cahit, como  otros personajes de Fatih Akin (el protagonista de Soul Kitchen, 2009), inspirados en los de Werner Herzog, caminan de forma inestable, uno a consecuencia de una hernia discal que lo incapacita,  otro a causa de los palos que recibe a cambio de sus provocaciones, e incluso como resultado de sus propias auto-lesiones, y esta forma de andar tambaleante transmite la misma sensación de inseguridad que su espíritu debilitado,  zaherido y golpeado por fracasos y pérdidas de toda índole, que sólo le mantienen erguido con las muletas que le proporcionan las drogas y el alcohol. Sibel es, en apariencia, más fuerte. Joven, hermosa, pletórica de vida, busca un marido turco al que unirse en un matrimonio de conveniencia y que le permita llevar una vida en libertad, alejada de sus padres. La factura que pagarán ambos por esta elección será elevada  y los dos huirán del país que los acogió en busca de sus orígenes. Fatih Akin es un cineasta alemán de ascendencia turca, nacido en Hamburgo en 1973, que más que de la discriminación racial nos habla en su cine de las diferencias culturales y de las tensiones a que se ven sometidos quienes, habiendo nacido, como él mismo, en uno de los países más adelantados de Europa, padecen las restricciones de comunidades más viejas que recortan de facto sus libertades. Pero, a diferencia del protagonista de 'Al otro lado', un profesor de Universidad que ejerce en su ciudad natal, en la que generalmente ubica sus historias, sus personajes se desenvuelven en los ambientes más sombríos y lumpen de la ciudad, viven en casas de okupas, o con las fachadas decoradas por enormes graffitis y sus habitaciones son modestas y sin apenas mobiliario; Cahit añade motones de basura, de latas, de restos de comida,etc. que no se molesta en recoger, hastiado de limpiar la mierda de los demás en su puesto de trabajo. El resultado de su accidentado paso por la vida es un hombre nihilista, que se deja guiar únicamente por sus instintos, y que, finalmente y por desgracia, se enamora.

De nuevo  el Estrecho del Bósforo se convierte en el 'limes' entre la Turquía ya no tan tradicional y la
continental, vecina de los países europeos en cuyo club pretenden entrar los turcos. Sibel volverá al templo de sus antepasados en busca de la regeneración y tras un cruel y duro vía crucis, saldrá transformada en una nueva mujer, de apariencia andrógina, liberada de prejuicios y de la tutela de padres o maridos. Cahit, tras saldar las cuentas consigo mismo y con la sociedad, emprenderá un camino muy similar y buscará su catarsis en su pueblo natal, siguiendo el consejo de su psiquiatra: "Si no puedes cambiar el mundo cambia tu mundo; acaba tu vida aquí y ves a otro sitio, en el que puedas ayudar a los demás.". Akin estaba sentando las bases de un film que estremeció a sus seguidores, 'Al otro lado', 2007, en el que tras plantear el choque cultural de la forma más dura, acaba proponiendo su particular alianza de civilizaciones entre el profesor de literatura turco en Hamburgo, Neyat Aksu, y la madre de Lotte, Susanne Staub, interpretada por Hann Schygulla, la musa de Rainer Werner Fassbinder.

Un jovencísimo director que se ha ganado el respeto del público y de la crítica universal,  un magnífico narrador de historias que conoce muy bien su oficio y que nos ha trasladado el clima que se respira en ciertos ambientes underground germanos con un toque de la sesnibilidad heredada de sus ancestros. No estoy de acuerdo con Boyero cuando afirma que es un film sin matices y exclusivamente desagradable; Cahit es un hombre muy degradado, pero capaz de transmitir, en determinados momentos, una gran ternura.


Comentarios