Páginas vistas en total

miércoles, 2 de mayo de 2012

El secreto de la Pirámide. Barry Levinson.








Ficha técnica:

Título original:: Pyramid of fear.
País:  Estados Unidos.
Año: 1985.
Duración: 104 minutos.
Dirección: Barry Levinson.
Guión: Chris Columbus.
Casting: Irene Lamb, Joselyn Morton, Mike Fenton/ Jane Feinberg y Judy Taylor.
Supervisor efectos especiales: Kit West.
Vestuario: Raymond Hughes.
Supervisor maquillaje: Peter Robb-King.
Director de peluquería: Joan Carpenter.
Supervisor Animatronics: Steven Norrington.
Director de Fotografía: Stephen Goldblatt, B.S.C.
Música: Bruce Broughton.
Edición: Stu Linder.
Producción: Mark Johnson.
Productores asociados: Harry Benn.
Diseño de Producción: Norman Reynolds.
Productores ejecutivos: Steven Spielberg, Frank Marshall, Kathleen Kennedy.
Paramount Pictures, Amblin Entertainment Production, asociado con  Henry Winkler/ Roger Birnbaum.
Efector visuales: Industrial Light & Magic.


Intérpretes:

Nicholas Rowe:  Sherlock Holmes,
Alan Cox: John Watson,
Sophie Ward: Elizabeth,
Anthony Higgins: Rathe,
Susa Fleetwood: Mrs. Dribb,
Freddiye Jones: Crawitch,
Nigel Stock, Waxflatter,
Roger Ashton-Griffiths: Lestrade,
Patrick Newell: Bobster.


Sinopsis

¿Qué hubiera ocurrido si Sherlock Holmes y el Dr. Watson se hubieran conocido cuando eran colegiales? Bien, la respuesta es elemental:  ¡Aventuras a lo grande! Y eso es precisamente lo que el director de Diner, Rain Man  y Bandits, Sleepers, Barry Levinson, nos ofrece en esta película espectacular y llena de efectos especiales, en la que descubrimos el  super-detective en su primer caso.

Cuando una plaga de extraños y horribles asesinatos mantienen en suspense a Londres, el joven Holmes y su nuevo amigo Watson se ven involucrados casi sin advertirlo en un oscuro misterio...

Comentario:

El secreto de la pirámide es un film diabólico, que lleva la impronta de su productor ejecutivo Steven Spielberg, especialmente en los momentos emotivos, como aquel en el que la máquina alada  del extinto profesor Waxflatter emprende definitivamente su vuelo. Y digo diabólico porque trata del resentimiento y la envidia, la búsqueda de la verdad como contrapartida y la supremacía de la curiosidad aun a costa de poner en riesgo la integridad física. El background de esta historia es la avaricia: cinco amigos deciden instalar un hotel en Egipto,  país en el que la mano de obra y las materias primas son más baratos. Dejando de lado el sufrimiento que este dato económico conlleva, durante la excavación de los cimientos se encuentra un yacimiento arqueológico con las tumbas de cinco princesas egipcias, que es violado y trasladados sus ajuares a la metrópolis de Londres; las quejas  de la población por el saqueo de un lugar sacrosanto  para ellos, son  aplastadas  por el ejército británico y masacrados sus habitantes. Un joven y su hermana, Ratme, Eh Tar, se traslada a la ciudad británica y crea una congregación de adoradores de Osiris, dios de la Muerte, Rama Tep.

La arrogancia y la soberbia  se enfrentan a la indolencia, y la avaricia a salario bajos y sufrimiento, que sólo se resuelve por la vía del odio y la venganza, ambos  encarnados por el profesor de esgrima, Rathe (Anthony Higgins), el más cercano a sus alumnos Holmes y Watson, joven y admirado, máscara tras la que esconde sus verdaderos propósitos: la ley del Talión, el  ojo por ojo,  lo único que devolverá la paz a los muertos. El destino de Sherlock Holmes es vivir solo, muerta la única mujer en que había puesto su amor y sus esperanzas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario