Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

viernes, 8 de mayo de 2015

La vida privada de Elizabeth y Essex.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: The private lives of Elizabeth and Essex.
País: Estados Unidos.
Año: 1939.
Duración: 105 minutos.

Dirección: Michael Curtiz.
Guión: Norman Reilly Raine & Aeneas MacKenzie, basado en una obra de Maxwll Anderson.
Dirección de Fotografía: Sol Polito & W.Howard Green.
Música: Erich Wolfgang Korngold.

Productor: Hal B.Willis.
Compañía. Warner Bros. Picture.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Intérpretes:

Bette Davis: Reina  Elizabeth,
Errol Flynn: Conde de Essex,
Olivia de Havilland: Lady Penelope Gray,
Donald Crisp: Francis Bacon,
Alan Hale: Conde de Tyrone,
Vincent Price: Sir Walter Raleigh,
Henry Stephebson: Lord Burghley,
Henry Daniel: Sir Robert Cecil,
James Stephenson: Sir Thomas Egerton,
Nanette Fabray: Amante Margaret Radcliffe.
Ralph Forbes: Lord Knollys,
Robert Warwick: Lord Mountjoy,
Leo G.Carroll: Sir Edward Coke,


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Drama histórico del siglo XVII que marra la tormentosa relación entre la anciana reina Isabel y el Duque de Essex.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Durante el mes de abril parece que varios medios se hayan puesto de acuerdo para resucitar la obra del cineasta húngaro Michael Curtiz, el director de Casablanca, (1942), una película que lo  convirtió en inmortal. La revista especializada Dirigido por... le dedica un interesante dossier dividido en tres partes a cuyo frente se ha colocado al mejor crítico de cine de nuestro país, Antonio José Navarro, en cuya primera entrega colaboran el propio Navarro, Antonio Belmonte, Diego Salgado, Ricardo Aldarondo y Juan Carlos Vizcaíno. Cadenas como TCM están integrando en sus programaciones títulos como éste  cuyo análisis abordamos hoy, filmado, en principio, en blanco y negro y terminado en color cuando se consiguió una partida extraordinaria con este fin.

En su entradilla, Antonio José Navarro señala la que, según su criterio, ha sido la causa del menosprecio que siempre se ha manifestado a este autor, por su fidelidad  casi absoluta a la Warner Bros., un hecho que lo convierte en un artesano al servicio de una industria muy poderosa., "un director impersonal, un mero ilustrador de guiones, un sicario del sistema (de los estudios). Atendiendo a estas circunstancias, los autores del dossier manifiestan su intención de analizar su obra como "autor en la sombra", pero también su trayectoria en el mundo y sus incursiones en el cine de género (terror, western, bélico, piliciaco, noir, aventuras y musical.

Antonio José Navarro se plantea como punto de partida reivindicar a un autor demasiado original y personal para ser considerado un simple artesano: "Heteróclito, vivaz, obsesivo, sus mejores películas desmontan mitos y clichés sobre qué es ser un artista fílmico." Muchos de estos clichés se forjaron al calor de 'Cahiers du Cinema' y de sus teorías acerca de la 'polítique des auters', que se resume en la célebre boutade de Jean Giraudoux (1882-1944), quien decía "no hay obras, sino autores";  el crítico neoyorquino,Andrew Sarris ("American Cinema) bajo la influencia de Giradoux,señalaba a Curtiz como una realizador que "más que ningún otro (...) refleja los vigores y debilidades del sistema de estudios", "Si no vale la pena recordar muchos de los primeros films (americanos) de Curtiz, ninguno de los últimos merece ser visto", concluye Sarris (Michael Curtiz. El autor olvidado. Antonio José Navarro. Dirigido por..., abril 2015).

"Creador pesimista por antonomasia insistía en su cine en la idea del recuerdo o de un pasado distante o mejor, -según testimonios de sus colaboradores más próximos-, (...) un solitario que no frecuentaba los ambientes mundanos de Hollywood ." Los temas que marcaron su obra fueron el interés y fascinación por el amor y su imposibilidad, elemento dramático y recurrente en su cine hasta el final de su carrera, una mirada pesimista en torno al éxito social y financiero, artístico o deportivo y un interés por los entresijos de la política en cualquier tiempo histórico y nación, así como los estragos de la tiranía en el destino de los hombres, junto con la camaradería y los amores traicionados que abocan a los héroes antiguos a la violencia y la muerte, (opus cit.), elementos todos ellos que coinciden en 'The Private Lives of Elizabeth and Essex.

De fuertes ideas izquierdista. avaladas por los Hermanos Warner, le importaba más el contexto que la definición de los personajes, en contra de sus críticos que lo han descrito como un director visual: "¿A quién le importan los personajes- decía-Todo va tan rápido (la narración) que nadie se da cuenta de ellos. Sólo me preocupa lo que tienen a su alrededor." No cabe la menor duda de lo que quiere decir.

A diferencia de otras producciones suyas en 'La vida privada de Elizabeth t Essex',  la narración visual abandona el horror vacui que caracteriza su cine, optando por una puesta en escena minimalista y teatral, en un escenario en el que se va a representar la terrible lucha del hombre por el poder, superior a la atracción sexual y amorosa, una lucha que gana el rey, en este caso la monarca Elizabeth I de Inglaterra, que se erige en  la  representante del bienestar de sus súbditos, que no ciudadanos, a los que podía mandar a la horca o librarlosde ella a su voluntad. Mas los tiempos en que se sitúa la historia y en los que se estaban forjando los estados de la Europa moderna y la emigración masiva a las tierras recién descubiertas, los reyes encarnaban los valores más progresistas que pusieron fin a las luchas de los nobles, que disponían de sus propios ejércitos, como el mismo Conde de Essex, que encarna el romanticismo de esta historia, y se enfrentaban en pro de sus intereses abusando de un campesinado siervo, sometido a su jurisdicción, a los que reclutaban forzosamente y mandaban al sacrificio huero y anónimo.

Cree Isabel que ella ama sobre todo a Inglaterra, y que "ser reina es menos que ser humano, es anteponer el orgullo al deseo, es buscar ternura en el corazón de los hombres y encontrar sólo ambición, es no tener una hora para el amor." La última imagen nos muestra a una trágica Bette Davis, desfigurada por un radical maquillaje, una actriz de método interpretando la soledad de la ambiciosa Elizabeth, hija bastarda (según la firme creencia del muy católico Carlos I de España y V de Alemania, que defendía los intereses de su hermana María) de Enrique VIII y su concubina Ana Bolena, con la que se casó a costa de provocar el cisma de la iglesia anglicana,; se nos muestra en un escenario privado de  todo ornamento, en el que destaca el inmenso trono desde el que contempla, ya anciana, la desaparición de su amante que desciende con dignidad por unas escaleras abatibles, colocadas en el centro del proscenio, caminando hacia el patíbulo, donde lo espera el hacha del verdugo. Una mujer que gobernó Inglaterra durante casi cincuenta años en solitario, sin compartir el trono con ningún hombre, por lo que fue llamada 'Reina Virgen' , conocía perfectamente donde residía gran parte de su atracción erótica y sensual y no cedió ante la tentación. Esta es la historia que nos cuenta Michael Curtiz, interpretada por dos estrellas del Hollywood del momento.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario