Páginas vistas en total

miércoles, 22 de julio de 2015

Victim. Matt Eskandari y Michael A. Pierce



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Victim.
País: Estados Unidos.
Año: 2010.
Duración: 85 minutos.
Género: Thriller.

Dirección: Matt Eskandari y Michael A. Pierce.
Guión: Michael Hulquist y Robert Martínez.
Casting: Freddy Luis, Anne McCarthy, Jay Sculli; Kelly Gesell y Wayne Morse.
Dirección de Fotografía: Nelson Cragg.
Música: Rob Simon.
Edición: Tom Gould, Bryan Roberts.


Responsable de vestuario: Diana Dominguez.
Responsable de maquillaje: Jennifer Gerber,
Responsable de peluquería: Nikki Greene.

Coordinador de especialistas: Gary Wayton.
Decorador del set: Philip Salik.
Regidor: Cory Speer.

Productores: Michael A.Pierce, Mark Williams.
Productor asociado: Georgia Vestakis,
Productores ejecutivos: Karen Warren, Paul Warren.
Productor en línea: Betsy Mackey.
Diseño de producción: Torn Lisowski.
Compañías. Productoras: Pierce/William Entertainment, Kingdom of  Light Entertainment, Zero Gravity Management.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Stephen Wigand: Hombre joven,
Bob  Bancroft: Dr. Wolk,
Brendan Kelly: Mr. George,
Jellie Howie: Rachel,
Stacey Haiduk: Janet,
Bru Miller: Brian,
Wayne Morse: agente uniformado.
Dianne Kwon: chica en bikini.
Tara Holt: chica del bar.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Un hombre joven (Stephen Weigand) es misteriosamente secuestrado por un doctor (Bob Bancroft) y su  ayudante, violento pero sensible; estos dos hombres lo mantienen en cautividad en el sótano de una vieja mansión donde es humillado, torturado y sometido a tratamientos aberrantes . Por razones desconocidas, le practican atroces torturas físicas y psicológicas, pero poco a poco se dará cuenta de que lo peor está aún por venir, cuando el brutal plan del médico es finalmente revelado.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Volvemos de nuevo a la recomendación de Dennis Hopper sobre aquellas películas cuyo único texto y subtexto es la violencia: pierden actualidad y sólo queda el horror sin fundamento. Este film se vendió, como se hace con muchos otros, como  una cinta con una sensibilidad y un tratamiento monstruoso parejo al de 'El ciempiés humano/Centipede humano', por su ataque a la humanidad con la intención de desfigurarla hasta tal punto, tanto física como psíquicamente, que el resultado de las acciones aberrantes que se desarrollan en la pantallas es el nacimiento de algo nuevo y muy perverso. Kevin Smith se enfrenta a este reto y sale airoso en Tusk, porque es un cineasta con genio, imaginación y talento, lo que no es tan usual.

Lo que hace más horroroso el film de Tom Six, (Centipede Humano), frente a Kevin Smith o Matt Eskandari y Michael A. Pierce, es que estos últimos ponen sus aberraciones visuales al servicio de una causa: el análisis del lenguaje cinematográfico y la incorporación al cine de las nuevas tecnologías, que debilitan el poder del realizador y reparten las responsabilidades, las ideas, el éxito o el fracaso, con el público, en  cuanto al primero y algo muy dudoso moral y éticamente en los segundos,  aunque la calidad de las imágenes y la dureza de las historias son bien diferentes.

Eskandari y Pierce se enfrentan a un tema escabroso, tanto en lo que se refiere a la historia que nos cuenta la película que se gesta y se desarrolla ante la mirada atónica del espectador, como al género elegido para dar forma a un relato de terror: la snuff movie. Mas la elección del género no es causal, ni se debe al gusto de sus realizadores por el género, sino que obedece al instinto de venganza de un padre que necesita desagraviar a su única hija, y organiza un horrible plan como catarsis.

Como en una muñeca rusa, cada película contiene en su interior otra y poco a poco se va desvelando la razón por la que este hombre, un médico de prestigio se transforma en un carnicero. El resultado es, de alguna manera, dudoso en su objetivo, una forma de disuasión para aquellos jóvenes transexuales que, no sintiéndose a gusto dentro del cuerpo que la naturaleza les ha otorgado por casualidad, deciden someterse a una serie de operaciones traumáticas cuyo resultado es tomar la apariencia del sexo contrario, que supone la implantación de pechos, la castración, los tratamientos psíquicos y hormonales. No extraña, pues, que quien esperaba una película del estilo de 'Tusk' o 'Centipede humano' se haya sentido muy defraudado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario