Páginas vistas en total

Adsense




jueves, 5 de noviembre de 2015

Gigi. Vincente Minnelli




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Gigi.
País: Estados Unidos.
Año: 1958.
Duración: 126 minutos.


Guión del músical y letras de las canciones: Alan Jay Lerner.
Basado en la novela de Colette.
Casting: Bobby Webb.
Música: Frederick Loewe. Supervisada y dirigida por André Previn; orquestación de Conrad Salinger.
Dirección de Fotografía: Joseph  Ruttenberg, a.s.c. Cinemascope y metrocolor.
Directores artísticos: William A. Horning y Preston Ames.
Decoración del set: Henry Grace y Keogh Gleason.
Editor: Adrienne Fazan.

Diseño de Vestuario: Cecil Beaton.
Maquillaje: William Tuttle y Charles Parker.
Estilista de peluquería: Guillaume y Sydney Guilaroff.

Vestuario,puesta en escena y producción: Cecil Beaton.
Compañías. Productoras: Metro Goldwin Mayer presenta a Arthur Freed Production

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Leslie Caron: Gigi
Maurice Chevalier: Honore Lachaille
Louis Jourdan: Gaston Lachaille,
Hermione Gingold: Madame Álvarez,
Jacques Bergerac: Sandomir,
Isabel Jeans: Tía Alicia,
John Abbott: Manuel.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

El joven rico, despreocupado y seductor Gastón se enamora de Gigi, una joven colegiala, que se ha convertido en una atractiva dama desde que la visitaba por cortesía en su casa.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Premios: 

1958: 9 Oscars, incluyendo película, director, guión adapt., fotografía (color), canción, bso
1958: 3 Globos de Oro, incluyendo Mejor película - Musical. 6 nominaciones
1958: Premios David di Donatello: Mejor producción extranjera
1958: National Board of Review: Top 10 mejores películas 1959: BAFTA: Nominada a mejor película.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Es divertido volver la vista atrás y comprobar cómo se hacían en otros tiempos las cosas. Por poner un ejemplo, Filmaffinity liquida el tema, es decir finiquita su análisis, con una cita de Augusto M.Torres en la Espasa Calpe (una enciclopedia que, a diferencia de la francesa que fue elaborada por los revolucionarios franceses e impulsada por Diderot y D'Alembert, en España fue objeto de las interpretaciones de quienes durante el franquismo estaban en posición de hacerse visibles opinando). Este enciclopedista se limita a definir la película como 'obra maestra'.

Sin negarle los méritos a la película que dirige Vincente Minnelli, un film tranquilo con un score musical de la época y unos dibujos también del momento, es uno de los musicales que peor ha envejecido, huele al Hollywood más rancio en su puesta en escena, en la que el lujo se asocia a los palacios más barrocos, afectados por una especie de horror vacui, el miedo a que haya medio metro cuadrado sin un objeto decorativo. Minnelli cuida los encuadres, cuando no usa simples telones pintados, ya que en esta época se concebía el cine como teatro filmado, hasta el extremo de emular cuadros de pintores franceses como Renoir. Entre cuadro y cuadro una canción, eso sí, interpretada por Leslie Caron o Maurice Chevalier. Si las casas de los 'ricos', dicho esto sin pudor ni pedir perdón a nadie, eran ostentosas, la de los burgueses, como aquella en la que vive Gigi es absolutamente desquiciante (paredes con tapicería roja, manteles rojos, sillones realizados en este color...), en los que se suelen incrustar las mujeres con indumentarias de azul eléctrico, un sentido de la armonía cromática que no se entiende bien hoy. Los comentarios del narrador (Chevalier) son sexistas y casposos y han quedado fijados en el celuloide para la historia. La clasificación de las mujeres que realiza al comienzo del film es espantosa y la mirada de la cámara a cualquier mujer que haya superado la veintena y no sea una adorable colegiala es de juzgado de guardia.

La estructura lineal, sin riesgos de ningún tipo, contiene una narración convencional, basada en constantes entradas y salidas de campo y el juego dialógico de plano contra-plano, con el objetivo final de contarnos una historia en la que todos ríen y son felices. A mitad de película se empieza a intuir un final maniqueo y muy forzado, a través de indicios que se deslizan entre canción y canción. Una película para ver en Navidad cuando todos los corazones rebosan de felicidad y buenas intenciones, y en el que millones de personas comienzan a vivir su propia experiencia vicaria e imaginarse que viven en palacios, llevan lujosos vestidos y se pasean por las alamedas en coches adornados hasta el agobio por multitud de horribles flores, que provocan alergia a una de las amantes de Gaston Lachaille, interpretado por un galán de mediados del siglo XX: Louis Jordan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario