Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

Carlitos y Snoopy. La película de Peanuts. Crítica de Juan Roures.






Crítica:


La tira de prensa Peanuts supone una de las obras más representativas de la cultura americana del siglo XX, dando lugar a todo tipo de creaciones audiovisuales. Hasta el momento, la más destacable era la película animada Un niño llamado Charlie Brown (Bill Meléndez, 1969), pero a partir de ahora la clásica cinta deberá competir con Carlitos y Snoopy. La película de Peanuts, uno de los pequeños grandes films de animación del 2015 (así lo muestran sus nominaciones a los Globos de Oro, los Satellite, los Critics Choice y, por supuesto, los Annie, que la sitúan a las puertas del Óscar a mejor cinta animada). Se trata indudablemente de la mejor creación de Steve Marino, correalizador de Horton (2008) y Ice Age 4 (2012), otras exitosas cintas del popular estudio Blue Sky.

Carlitos y Snoopy. La película de Peanuts no es demasiado ambiciosa ni arriesgada, lo que se torna en un guion poco sorprendente para quienes ya conocen al dulce Charlie Brown, pero sí una obra plagada de simpatía y melancolía, los dos elementos clave de la “franquicia” creada por Charles M. Schulz en 1950; mientras Snoopy surca los cielos para enfrentarse al Barón Rojo, su mejor amigo, Carlitos Brown, vive una aventura aparentemente mucho más nimia: el primer amor (y los miedos que de él desembocan). Pese a su apariencia irreverente, la cinta plantea una nostálgica reflexión sobre ese éxito que lo sociedad nos insta a alcanzar desde la más tierna infancia, una temática que ya bañaba las viñetas de los cincuenta en respuesta a una sociedad anclada en la inmadurez y que, seis décadas después, sigue teniendo gran importancia dada la presión que padres y profesores depositan en los más pequeños y las ansiedades que de ello derivan.

Bellamente escrita por Craig Schulz, Bryan Schulz y Cornelius Uliano con las tiras de prensa como base, esta moderna película resulta la creación más cálida jamás surgida del mundo de Carlitos y Snoopy gracias a las joviales voces de doblaje, la apacible música de Christophe Beck (apoyada por el “Better When I'm Dancin'” de Meghan Trainor) y, sobre todo, el excelente diseño de animación 3D, plagado de colores vivos y formas entrañables que harán las delicias de toda la familia. Y es que, en la línea de las mejores producciones de Blue Sky (y del resto de grandes estudios de animación), Carlitos y Snoopy. La película de Peanuts propone dos lecturas alternativas, de modo que los más pequeños puedan limitarse a disfrutar de los simpáticos personajes y los adultos tengan algo sobre lo que reflexionar a la salida del cine; eso sí: todos con una sonrisa en el rostro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario