Páginas vistas en total

La Revelación: Nuevo Nuncajamás

sábado, 12 de diciembre de 2015

Cielo amarillo. Comentario.




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Yelow Sky.
País: Estados Unidos.
Año: 1948.
Duración;

Dirección; William A,Wellman,
Guión:  W.R. Burnett, Lamar Trotti, basado en la historia de W.R.Burnett.
Dirección de Fotografía: Joseph MacDonald, A.S.C.; efectos especiales de fotografía: Fred Sersen.
Música: Alfred Newman, arreglos y orquestación Edward Powell.
Editor: Harmon Jones.
Director artístico: Lyle Wheeler, Albert Hogsett.
Decoración del set:Thomas Little y Arnest Lansins.
Sonido: Bernard Freericks y Marry M.Leonard.:

Maquillaje; Ben Nye.

Productor: Lamar Trotti.
Compañías: Twentieth Century-Fox Film Corporation.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Gregory Peck
Anne Baxterf
Richard Widmark
Robert Arthur
John Russell
Henry Morgan
James Barton
Charles Kemper


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis


En 1867, recién finalizada la Guerra de Secesión, una banda de siete forajidos, la mayoría de ellos ex-combatientes del ejército de la Unión, llegan a un pequeño pueblo con la intención de asaltar un banco, lo que hacen con tranquilidad tras sonsacar, en el saloon, al borrachín de turno, que el sheriff se había marchado de la ciudad. Las cosas no salen, sin embargo, como esperaban, pues un escuadrón del ejército, que se encontraba en las cercanías, sale a su encuentro.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Comentario


Filmada en el Death Valley National Monument, que protagonizó tantos hitos cinematográficos de importancia, como las películas de uno de los mejores cineastas hasta el momento, John Ford (requerido Orson Welles para que diera el nombre de sus tres directores preferidos, contestó: Ford, Ford y Ford),  William A.Wellman, enamorado de las historias de aventuras, de ascendencia británica y tataranieto de Francis Lewis, uno de los firmantes de la Declaración de la Independencia, realizó la primera versión de The Public Enemy,de James Gagney en 1931, en la que demostró que se puede hacer una gran obra sin  héroes admirables ni violencia seductora: " La negrura de esta película procede de  de la forma clínica de mostrar la iniciación en la delincuencia y la ausencia de moral en los protagonistas." (Noël Simsolo. El cine negro' Alianza Editorial). Una ausencia de moral que lastima a un hombre muy influenciado por la novela naturalista del siglo XIX, un individuo con una sólida formación que contrasta con la liviandad de quienes se consideran las élites en la actualidad y que justifica lo que para muchos será considerado hoy un final estrambótico y buenista.

William A. Wellman


Su  participación en la Primera Guerra Mundial explica el hecho de que le llamaran para dirigir 'Wings', un drama sobre los pilotos, en cuyo cuerpo militó en esta contienda y fue la primera película en ganar un Oscar de la Academia para la mejor película. Después vinieron otros grandes títulos entre los que cabe destacar 'Magic Town', 'The Public Enemy', 'The Story of. G.I.Joe' y la versión original de 'A Star is Born'. En todas ellas  se impone una prosa sencilla y directa, como en el film que ahora comentamos, caracterizada por la entrada y salida de campo de los personajes, tanto desde la izquierda de la pantalla,, dirigiéndose al punto de salida en la derecha del que mira, como del margen superior acercándose al público; breves planos secuencia y  una política de género basada en el encuadre, al que se dota de la mayor belleza y significación. El film se abre con una fanfarria, escrita por Alfred Newman que acaba con la canción ¡Oh Susana!, muy popular entre los soldados confederados, el bando perdedor, que nos informa de que los hombres que cruzan horizontalmente el encuadre son soldados licenciados que, al terminar la guerra se han quedado sin empleo y se han lanzado al pillaje, especialmente el robo de bancos de pequeñas localidades  desprotegidas que da pobres beneficios, en busca de medios de sustento y de mujeres.

El film de William A.Wellman se basa en un guión de Lamar Trotti, que sirvió de base a una película innovadora del género western, que aborda la defensa de derechos que figuran en la carta magna de los Estados Unidos, como la lucha contra la violencia y la defensa de las mujeres en determinada situación, cuya violación  constituye el lado oscuro del nacimiento de esta gran nación. La historia, ubicada en la frontera de Arizona, en un pueblo fantasma de antiguos buscadores de oro, llamado Yelow Sky, recrea la situación de anarquía post-bélica, protagonizada por siete forajidos, ex-combatientes unionistas, que penetran por primera vez en campo, en territorio enemigo.. Fueran lo que fueran en el pasado, son perseguidos ahora por el ejército unionista, que intenta imponer una ley maltrecha tras años de contienda. La huida a través de un desierto de sal proporciona las mejores imágenes de un film de bella fotografía y magnífica edición. La llegada a pueblos abandonados, antes florecientes, como Yelow Sky, provocan la avaricia y el deseo de la mujer, escasa en estos lugares, que da lugar a enfrentamientos sangrientos, en los que un pobre viejo arriesga los esfuerzos de toda su vida por defender a su nieta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario