Páginas vistas en total

Adsense




domingo, 6 de diciembre de 2015

El secreto de Albert Nobbs. Rodrigo García.





:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Ficha técnica: 

Título original: Albert Nobbs. 
País: Gran Bretaña, Irlanda. 
Año: 2011. 
Duración: 113 minutos. 

Director: Rodrigo García. 
Guión: Glenn Close y John Banville, según un relato de George Moore. 
Director de fotografía: Michael McDonough. 
Música: Brian Byrne. 
Montaje: Steven Weisberg. 

Productores: Glenn Close, Bonnie Curtis, Julie Lynn y Alan Moloney. 
Producción: Patrizia von Brandenstein. 
Compañías. Mockingbird Pictures. Chrisalys Films, Parallel Film Productions, WestEnd Films.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes: 

Glenn Close: Albert Nobbs, 
Mia Wasikowska: Helen Dawes, 
Jonathan Rhys Meyers: Vizconde Yarrell, 
Aaron Johnson: Joe Macken, 
Brendan Leeson: Doctor Holloran, 
Mark Williams: Sean 
Brenda Fricker: Polly, 
Janet McTeer: Hubert Page, 
Pauline Collins: Sra. Baker, 
John Light: Percy Smythe-Willard, 
Antonia Campbell-Hughes: Emmy Keyes, 
Bronagh Gallagher: Cathleen. 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis: 

 Una mujer atrapada en un triángulo amoroso inusual. Disfrazada como hombre para poder trabajar y sobrevivir en la Irlanda del siglo XIX, unos 30 años después de adoptar el vestuario de un hombre, se encuentra perdida en una prisión propia. 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Críticas. 

" (...) ¿puede una película sostenerse casi exclusivamente sobre la interpretación de una estrella, por magnífica que sea? Seguramente no, si contamos algunas contadísimas excepciones. En todo caso, Albert Nobbs no consigue dicha hazaña. Pese a un casting de lujo, lleno de grandes nombres y de personajes muy bien trabajados, la película nunca consigue transmitir el dramatismo inherente a la complicada situación existencial del protagonista". (Todo por la estrella.Aurélien Le Genissel. Dirigido por...enero 2012) .

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario. 

Se está produciendo un doble proceso que conecta con amplios sectores de la población: la realización de películas en torno a una gran actriz, a la búsqueda de una estatuilla de oro y de ocupar las portadas de revistas de fashion life, se llame Glenn Close o Meryl Streep, y la evocación de los éxitos televisivos de las grandes series, mediante la participación en el elenco de actores procedentes de estos productos creados para la pequeña pantalla, que acaban haciendo sombra a las propias estrellas (Aurélien Le Genissel), tanto física como interpretativamente. Se ha calificado la interpretación de Glenn Close, que participa en la confección del guión y la producción y es omnipresente en la pantalla, de distanciada, tímida y altiva, hecho que provoca un extrañamiento del espectador respecto de los sentimientos, esperanzas o emociones del personaje, buscado o no. El director colombiano Rodrigo García ofrece un producto más de los que llenan las salas de proyección, cuyo efecto más notorio es sublimar mediante un mito la crisis económica y de identidad de un público que intenta evadirse..

Mas lo que algunos han señalado como defectos en el trabajo de la actriz, es decir su distanciamiento (no veo timidez en principio), son simplemente las máscaras que se coloca cualquier sirviente británico para ocultarse y servir a sus dueños, una imagen repetida hasta la saciedad cada vez que los ingleses han querido mostrar la división del mundo en las dos clases dominante:la de arriba y la de abajo, siempre metida entre fogones o sirviendo con gesto hierático e impenetrable en los salones, Tanto Anthony Hopkins en 'Lo que queda del día' (Mike Nichols, 1993), como los mayordomos de las diferentes series que retratan el universo de la servidumbre británica muestran ese gesto de altivez propio del villano en su rincón, que contrasta con el oscuro personaje que representa Colín Farrell en 'La Señorita Julia', un film dirigido por una mujer, Liv Ullma, actriz fetiche de Igmar Bergman, en 2014. Así pues, hasta aquí todo se gesta del modo más convencional y menos novedoso, tanto en la forma como en el discurso: criados soberbios y subalternos analfabetos que se revuelven en el fango, cuyo resultado es el embarazo de las jóvenes criadas por los impulsivos e ignorantes servidores de la casa.Sólo el más ilustrado del grupo, un médico, el Doctor Holloran, interpretado por Brendan Gleeson,  que vive en el hotel, propiedad de una duquesa, y que se refocila con una chica del servicio, responde, de alguna manera, a la figura del socialista utópico  que floreció en los prolegómenos de la revolución industrial; un hombre que se compadece y sufre con los más marginados y humildes.

Pero lo verdaderamente 'novedoso'del film (con independencia de que a unos les guste más que a otros la idea de la actriz americana) es que algunos hombres, como Albert Nobbs, (Glenn Close) o el pintor Hubert Page, interpretado por Janet McTeer, una actriz de gran altura, son en realidad mujeres disfrazadas de hombres para poder sobrevivir y tener un trabajo digno, que les permita salir de casa con la misma libertad que lo hace un hombre, Hubert incluso se ha casado con una mujer y es posible que, fallecida la esposa  a causa de una epidemia de 'fiebres', se acabe casando con otra y representando la misma comedia. Lo que Rodrigo García deja a la libre interpretación de los espectadores es la relacion que se establece en la intimidad de estas mujeres. La idea es atroz si hacemos el esfuerzo de imaginar una vida entera simulando ser otra cosa de lo que en realidad se es (una llamada para quienes defienden que la homosexualidad es una enfermedad), y que hace exclamar al médico, dominado por el dolor, que no hay derecho que algunas personas soporten tanto sufrimiento para poder vivir cada día. La imagen de Albert y Hubert, vestidos de mujeres,dejando sus pechos libres de ataduras, (no descubiertos) dentro de una indumentaria que , a pesar de ser la que les corresponde por el simple hecho de ser la más habitual entre las de su sexo, les da la apariencia patética de quien ha vivido toda su vida bajo otro disfraz y se ha acostumbrado a él, de tal forma que aparecen como dos espantajos vestidos con faldas y tocados con sombreros.

Lo que había comenzado como un film que se podría enmarcar en la Irlanda servil del siglo XIX, acaba con la pretensión de ser una fuerte denuncia contra la hipocresía burguesa que prefiere ponerse de perfil ante las penosas condiciones de vida de los todavía siervos, aunque cobren salario, la discriminación de las mujeres a las que se les arrebatan los hijos ilegítimos con la colaboración de  la Iglesia,  un hecho que denuncia Peter Mullan en 'Las Hermanas de la Magdalena', y un peligro real que acecha a la joven Helen Dawes, interpretada por Mia Wasikowska, o se ven obligadas a mostrar la apariencia de un hombre para acceder a un trabajo digno. Pero el director y sus guionistas, la propia Glenn Close y John Banville, basándose en un texto de Roger Moore, insisten además en la naturaleza del ser humano; ahora sí, la timidez y la falta de recursos de Albert Nobbs, que será un verdadero handicap que le impedirá alcanzar una situación emocional y un respeto social como el que disfruta Hubert, conviviendo con una mujer, que él es incapaz de lograr, a pesar de haber recaudado una pequeña fortuna a lo largo de todos los años de servidumbre en el hotel.

La broma de algunos críticos, como Paula Arantzazu Ruíz (Sensacine) basada en la comparación de la caracterizada Glenn Close con el cómico Joaquín Reyes es poco seria y no viene a cuento. Rodrigo García y Glenn Close apenas sobrepasan unas cuantas décimas el aprobado de páginas como Rotten Tomatoes, quizás por el excesivo protagonismo y autocomplacencia de la actriz omnipresente que apenas deja tiempo para profundizar en el hecho que denuncia, quedando en el aire si de verdad la mujer quería hacer una película vestida de hombre o su historia tiene fundamentos más sólidos. Choca esta percepción con los premios con los que fue galardonada la cinta ( en Filmaffinity):

2011: Academy Awards: 3 nominations: Actress (Close), Sup. Actress (McTeer) and Makeup
2011: Golden Globes: 3 nominations, including Best Actress - Drama (Close)
2011: Toronto International Film Festival: Official Selection
2011: Independent Spirit Awards: Nominated for Best Supporting Actress (Janet McTeer)
2011: Satellite Awards: Best Song. 4 nominations, including Best Adapted Screenplay
2011: Los Angeles Film Critics Association: Nominated for Best Sup. Actress (McTeer)
2011: Critics Choice Awards: Nominated for Best Makeup.

Estos días se puede ver gratis esta película en el Videoclub de ONO.




No hay comentarios:

Publicar un comentario