Páginas vistas en total

jueves, 21 de enero de 2016

La Juventud. Crítica de Juan Roures para Cinelodeon.com






Crítica de Juan Roures:

En La juventud, la primera película de Paolo Sorrentino tras la aplaudida La gran belleza (2013), un famoso director de orquesta (Michael Caine) pasa unas vacaciones en un hotel de los Alpes junto a su deprimida hija (Rachel Weisz), su mejor amigo (Harvey Keitel), una estrella enfadada con el mundo (Paul Dano) y una actriz madura (Jane Fonda, más esbelta que nunca a sus setenta y ocho primaveras). En su segunda película en inglés tras Un lugar donde quedarse (2011) el realizador napolitano ha reunido un reparto internacional de ensueño para sumirnos, precisamente, en un sueño del que no queremos despertar: una fascinante reflexión sobre el paso del tiempo y la fugacidad de la vida plagada de melancolía que logra hacernos reír de felicidad y, justo a continuación, sumirnos en la más profunda desesperación.

Cuidadosamente escrito por el propio Sorrentino, el guion de La juventud nos transmite las complejas emociones de los protagonistas de un modo más sencillo y asequible que las anteriores obras del cineasta sin renunciar por ello a la profundidad que lo caracteriza. Clave para ello es la belleza de la fotografía de Luca Bigazzi y la música de David Lang (cuya “Simple Song #3” está merecidamente nominada al Óscar), que envuelven el film con mágica frescura, oxigenándolo y dotándole de una dimensión propia que deja al espectador embriagado de principio a fin. La experiencia es, así, casi mística, resultando complicado describir con palabras todo lo que se siente durante el visionado.

La juventud pasó por Cannes sin pena ni gloria pero dominó los Premios de Cine Europeo, alzándose merecidamente como la mejor cinta europea del año por encima de la arriesgada Langosta de Yorgos Lanthimos, que sí le arrebató el mejor guion. Como todas las obras de Sorrentino, La juventud no está hecha para cualquiera, pero, a diferencia de muchas de ellas, sí es capaz de granjear una experiencia memorable a todo aquel que se presente ante ella sin prejuicios y dispuesto a absorber su poderosa magia. No en vano nos encontramos ante una de las películas más evocadoras que un servidor es capaz de recordar.






No hay comentarios:

Publicar un comentario