Páginas vistas en total

jueves, 25 de febrero de 2016

Insomnio. Christopher Nolan.












Comentario:


Integrado en la era digital sin complejos, conocedor de que la técnica se pone al servicio del que crea y nunca al revés, como lo prueban buenas y malas obras realizadas con idénticos medios, y sin temor a ser calificado de director mainstream, realizador de películas blockbuster, Christopher Nolan, el realizador de Inception, un magnífico film sobre cómo se introducen las ideas en el imaginario de los individuos, o Interstellar, para cuya realización se rodeo de asesores, entre los cuales se encontraban miembros del equipo que investiga las ondas gravitatorias, con el objetivo de 'doblar' la magnitud del tiempo e introducir una nueva dimensión, el amor, fraternal o entre un hombre y una mujer, romántico o no. Saltó a la fama con la adaptación para el cine de un relato de su propio hermano, Jonathan Nolan, Memento, en el que la máxima preocupación es la pérdida de la memoria. 

Insomnia es su segunda película, un thriller convencional en el que entran en juego las fricciones entre las diferentes policías del país,- federal, estatal ( state troopers o highway patrol), cuerpos especiales que actúan en parques, escuelas, hogares, tránsito, etc.), del Condado (sheriffs, alguaciles, y otras agencias) y Policía Local. A ello se añade que se desplazan dos agentes de actuación muy dudosa, que amañan pruebas, extorsionan e incluso matan, en función de un objetivo: descubrir 'la verdad' o mantener su puesto y su estatus; agentes soberbios, arrogantes y altivos enviados desde Los Ángeles a Alaska, el estado número 49, ubicado en el extremo Norte de América del Norte, un lugar aislado, con un país como Canadá interpuesto con el resto de los Estados Unidos, al que acceden Will Dormer (Al Pacino) y su compañero Hap (Martin Donovan) atravesando en una avioneta una cadena montañosa nevada, con sus cumbres heladas, para entrar en un terreno hostil, en el que los hombres competirán por algo más que la dirección de un caso. La magnífica fotografía de Wally Pfister nos ubica en un lugar en el que, en la época del año en la que acuden los agentes, nunca anochece, lo que permite captar los contrastes entre luces y sombras y la distintas tonalidades que proporciona al paisaje la luz solar en su cotidiano discurrir, tan ficticio y aparente como la película que intenta imitar fielmente la 'realidad', desde que su disco aparece por oriente hasta que va a morir en occidente. La buena recepción de este film convirtió a Nolan en el más firme candidato para ponerse al frente del reboot de Batman, 'The Dark Night (2008) y 'The Dark Night Rises' (2012), cuya influencia, desgraciadamente, llegó hasta el mismísimo Superman, despojado de todo lo que lo caracteriza frente a los demás superhéroes.

Otra vez Christopher Nolan juega con la mente de asesinos y policías cuando se extralimitan en su función o sus pasiones. Matar te transforma, le dice el asesino-escritor Walter Finch, interpretado por Robin Williams al poliscía.asesino: "No es la culpa, es la conciencia de lo frágil que es aquello a lo que más nos aferramos: la vida." El crimen es lo que los une: ninguno de los dos quería matar pero lo hicieron lo que los unió para siempre, Necesitan una coartada, un comodín para salvarse, algo que tengan los dos y puedan utilizar, un recurso de las novelas de intriga, de tal forma que la realidad se adapte a la ficción y no al revés. Cuando el policía presionado por el escritor quiere liberarse y contar la verdad, su compañero de insomnio le recuerda que dilucidar 'la verdad' no es tan fácil. porque está sometida a los intereses particulares de cada cual, generalmente espurios. Hay  dos tipos de personas que viven en Alaska: los que nacieron de alli y los que  huyen de algo, le dice una compañera; lo importante es si hizo lo que creyó correcto y si su conciencia puede lo soportar. De nuevo salta al primer plano el  osado florentino Maquiavelo : ¿El fin justifica los medios?

Un buen thriller, estructurado en forma de buddy movie, en la que dos hombres están unidos por el sentimiento de culpa y el remordimiento más que por la amistad y que arrastran sus demonios y caminan con ellos hacia su autodestrucción. Tras el éxito de Mememto, un film sorprendente formal y funcionalmente, Christopher Nolan vuelve a un cine más convencional, un thriller clásico que satisfizo a los amantes del género, a lo que ayudó, no poco, la categoría de los actores y su fuerza interpretativa. Film metálico, frío, oscuro, sobrio y elegante, que garantiza el disfrute del público durante unas horas sin dejar una huella profunda como lo han hecho otras películas más heterodoxas, complejas y discutibles del famoso director de Inception, que tuvo su oportunidad de dirigir a un monstruo como el incombustible Al Pacino, convertido en un viejo policía decadente, que padece insomnio, y que, no sólo ha perdido aptitudes para el desarrollo de la dura profesión del agente de policía, sino que ha cruzado una peligrosa línea.El mismo paisaje idílico, el locus amoenus del poeta que abre el film lo cierra y demuestra que si descendemos a pie de tierra esconde en sus entrañas el carácter hostil de sus elementos, ya sean los hombres, la vegetación o los animales, algo que intentará recrear Alejandro González Iñarritu, apelando a los instintos más primitivos y menos sofisticados en su  última realización, candidata a varios premios Oscar, 'El renacido', protagonizada por Leonardo DiCaprio. En un lugar apacible, en el que sus gentes se dedican a la pesca del fletán, subyacen los peores instintos y se producen las mismas atrocidades que en las grandes conurbaciones urbanas, de apariencia inhóspita e insolidaria.


La cadena AMC la recupera esta semana para su público

No hay comentarios:

Publicar un comentario