Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2016

Eddie El Aguila. Dexter Fletcher.








Ficha técnica:


Título original: Eddie "The Eagle".
País: Alemania/Estados Unidos/Inglaterra.
Año: 2016.
Duración: 106 minutos.



Dirección: Dexter Fletcher (Wild Bill que obtuvo un BAFTA; Amanece en Edimburgo).
Guión: Sean Macaulay, Simon Kelton, creador de la historia. Graduado en Literatura gozó de una beca BAFTA.
Director de Fotografía: George Richmond, BSC.
Música: Matthew Margeson.
Editor: Martin Walsh, ADC.
Director de localizaciones: Andrew Buckley.
Escenografía: Martin Walsh.



Diseño de Vestuario: Annie Hardinge.
Diseñadora de maquillaje y peluquería: Nadia Stacey.



Productores: Matthew Vaughn, Adam Bohling, David Reid, Rupert Maconick, Valerie Van Galder,
Productores ejecutivos: Zygi Kamasa.
Diseño de producción: Mike Gunn.
Compañías.: Lionsgate UK, 20th Century Fox




Intérpretes:

Taron Egerton: (Michael “Eddie el Águila” Edwards), HUGH JACKMAN (Bronson Peary) CHRISTOPHER WALKEN (Warren Sharp) KEITH ALLEN (Terry Edwards), JIM BROADBENT (comentarista) TIM MCINNERNY (Dustin Target) JO HARTLEY (Janette Edwards)




SINOPSIS:

Basada en hechos reales, 'Eddie El Águila' cuenta la feliz historia de Michael "Eddie" Edwards (Taron Egerton), un insólito y valiente saltador de esquí británico que nunca dejó de creer en sí mismo y con el que no contaba ni su propio país. Con la ayuda de un rebelde y carismático entrenador (interpretado por Hugh Jackman), Eddie acepta el desafío y se gana el corazón de seguidores del deporte en todo el mundo al lograr una improbable e histórica participación en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary en 1988. De los productores de Kingsman: Servicio secreto, Eddie el Águila está protagonizada por Taron Egerton en el papel de Eddie, el adorable perdedor que nunca se da por vencido.


La historia de Eddie es inspiradora. Aunque nunca fue un talento físico, desde muy joven dedicó su vida a conseguir un sólo objetivo: convertirse en deportista olímpico. Eddie intentó varios deportes y disciplinas antes de decidirse por el descenso de esquí. Al no conseguir reunir un equipo británico para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984, se cambió al salto de esquí. Este cambio suponía varios inconvenientes: El Reino Unido nunca había tenido representación en salto de esquí en los Juegos de Invierno. Y Eddie nunca antes había intentado un salto de esquí. Era más pesado que la mayoría de los saltadores de esquí, los cuales empezaron desde muy jóvenes, no tenía financiación, tenía muy poco entrenamiento y su espantosa vista hacía que tuviera que saltar con gafas, las cuales se podían empañar peligrosamente en mitad de un salto.


Y aun así, su infatigable espíritu se impuso a las dificultades. Pidiendo y tomando prestado equipamiento, Eddie fue el único participante británico en los Campeonatos del Mundo de 1987, en el que le valía el puesto 55 para clasificarse para los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary (Canadá) de 1988. Calgary fue donde Eddie realmente despegó, literal y figuradamente. Aunque terminó el último en sus dos modalidades –70 metros y 90 metros– se convirtió en el preferido de los medios de comunicación (los periódicos pronto empezaron a apodarle "el Águila") y en una especie de héroe del pueblo, famoso por su estilo poco ortodoxo, apariencia y voluntad de competir. Era cuestión de tiempo hasta que alguien hiciera una película sobre este modesto héroe de la vida.




Notas de producción:


En realidad, han pasado 30 años. Una noche, hacia finales de 2014, Matthew Vaughn, director de Kingsman: Servicio secreto, X-Men: Primera generación y Crimen organizado, se sentó a ver una película con sus hijos. Se trataba de Elegidos para el triunfo, la comedia sobre el equipo jamaicano de bobsleigh que desafió a todas las adversidades para competir en los Juegos de Invierno de Calgary en 1988. "A mis hijos les encantó la película", Quizás espoleado por la increíble coincidencia de que el equipo jamaicano de bobsleigh y Eddie Edwards compitieran en los mismos Juegos, Vaughn se fijó en el Águila. Quince años antes, Vaughn y su socio de dirección, Guy Ritchie, recibieron un guión de Eddie el Águila con la intención de convertirlo en una película. La película no salió adelante, pero algo resonaba dentro de Vaughn. "Me pareció fascinante y pensé que valía la pena. Mucha gente compró el guión desde entonces, pero nunca llegó a materializarse", explica Vaughn. "Al cabo del tiempo, busqué el guión y dije que quería comprarlo. Tres meses después, ya estábamos rodando".





No hay comentarios:

Publicar un comentario