Páginas vistas en total

domingo, 10 de abril de 2016

Hollywodland. Allen Coulter.








Ficha técnica:


Título original: Hollywoodland.
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 110 minutos.

Dirección: Allen Coulter.
Guión: Paul Bernbaum..c.s.a.
Casting: Joanna Colbert,
Director de Fotografía: Jonathan Freeman
Música: Marcelo Zervos; supervisor: Dan Lieberstein.
Editor; Michael Berenbaum, a.c.e.
Coordinador de especialistas: Matt Birman, Cotton Mather.
Director artístico: Patrick Banister.
Decorador del set: Odetta Stoddard.

Diseño de Vestuario: Julie Weiss.
Responsable de maquillaje: Linda Dowds.
Responsable de peluquería:  John E.Jackson.

Productor: Glen Williamson.
Productor ejecutivo: Jake Myers, J,Miles Dale, Joe ralloPichi
Diseño de producción: Leslie McDonald
Miramax, Focus Features para Back Lot Pictures Production


Intérpretes:

Adrien Brody: Louis Simo.
Diane Lane: Toni Mannix,
Ben Affleck: George Reeves.
Bob Hoskins: Edgar Mannix.
Lois Smith: Helen Bessolo.
Robin Tunney: Leonore Lemmon,
Larry Cedar: Chester Sinclair
Jeffrey Demunn: Art Weissman,
Caroline Dhavernas: Kit Hollyday,
Brad William Henke
Dash Mihok: Sargento Jack Peterson,
Molly Parker: Laurie Simo.
Kathleen Robertson_ Carol Van Ronkel,
Joe Spano: Howard Strickling.
Gareth Williams: Del,



Sinopsis:

El ganador del Oscar Adrien Brody, B en Affleck y Diane Lane ofrecen unas magníficas interpretaciones en Hollywoodland, una hipnotizante entrada a la fama, el escándalo y la corrupción basado en la verdadera historia de del más famoso misterio sin resolver de Hollywood: la muerte del intérprete televisivo de Superman, todo un icono en el país. Intriga, suspense, sospechosos y una trama genial


Comentario:

La película que dirige Allen Coulter, basada en un guión de Paul Bernbaum, sitúa la historia en la ciudad de  Los Ángeles el 6 de junio de 1959, el día de autos, es decir, la jornada en la que aparece George Reeves. el intérpretes televisivo que hizo célebre al superhéroe y que, en los comienzos de la TV, en blanco y negro, vestía de gris y marrón para contrastar la diferencia de color entre el calzón y las mallas , que se hicieron más vivos cuando se introdujo el color (valga la redundancia)  en la TV.







La película se va construyendo con flasbacks que nos van remontando hasta los orígenes de este pobre chico, hijo de una mujer divorciada y que se casó con un tal Bessolo, trasladándose a vivir a California. Entró en el mundo del cine con un pequeño papel en 'Lo que el viento se llevó', pero destacó por el color rojo brillante del pelo que le pusieron, un hecho que le ofreció la oportunidad de realizar algunos trabajos en películas de serie B, junto a actores de la talla de James Gagney  y de menor importancia como Ronald Reagan. Pero lo que lo hizo famoso fueron dos hechos relevantes: su protagonismo en la serie televisiva de la década de los 60, sobre Superman, (una de las primeras series grabadas en color para la televisión), que lo convirtió en una celebridad, y su relación sentimental con Tony Mannix, la esposa de Eddie Mannix, Gerente General de la Metro Goldwyn Mayer. Lo que en principio parecía una oportunidad acabó convirtiéndose en la causa de su desgracia, a pesar de que procuró respetar su imagen, que dejó de fumar para no dañar la imagen del héroe ante los niños y llevó una vida discreta.






El suicidio no fue aceptado por la madre como la causa de la muerte y encargó una investigación a un detective privado, encarnado en el film por Adrien Brody, que se convierte, de este modo en el nexo de unión, el hilo conductor que une el pasado y el presente y la vida privada y pública de Reeves, que fue víctima de la corrupción imperante en  Hollywood Land, un investigador  que no dispone ni siquiera de una oficina, y que finalmente cree descubrir que Reeves fue asesinado por orden de Mannix, aunque en principio pensó en su amante  o en su novia. Nunca se logró demostrar este asesinato. La película de Coulter gira en torno a estos hechos y en ella se hacen  serias premoniciones de acontecimientos que se producirían mucho después, tan pronto el nuevo siglo dio la vuelta y estalló la burbuja inmobiliaria, que inflaban actores, strippers, productores y todos los que trabajaban en las tierras de Hollywood y ganaban dinero.





Las parejas se mantenían unidas por interés económico y aceptaban las infidelidades del otro, a pesar de que en muchos casos, como éste, no eran discretas. No queda claro pues el motivo del posible asesinato o supuesto suicidio del actor más célebre entre la población infantil y adolescente del momento. Ben Affleck es, quizá, el actor más adecuado para representar en la pantalla a George Reeves. Un film interesante que nos muestra cuanto tiempo costó levantar un imperio económico, casi recién acabada la  guerra más sangrienta que Europa había conocido y que fue denominada Segunda Guerra Mundial, y cómo cayó con una macro-operación bursátil en un solo día. ¿Cómo es ésto posible? porque el sistema tenía más agujeros que un queso de gruyere, un sistema de corrupción que tenía comprada a la prensa y los gabinetes de detectives. Sólo un pobre investigador desahuciado y empobrecido osa enfrentarse a todos e investigar esta causa, por lo que es apaleado sin llegar a ninguna conclusión.





El cine se analiza a sí mismo en un ejercicio interesante de reflexión sobre su propio funcionamiento, las relaciones que se establecen entre productores, directores o actores, y con las mujeres de unos y otros, expectativas de matrimonio, de ganancias, pasiones desencadenadas entre los que conviven y se reúnen en las mismas fiestas, que en ocasiones acaban de mala manera, como en este caso. Al final, parece que poco importa si se mató o lo mataron, o si fue su ex-novia o el marido de su amante. Todos parecían tener motivos para hacerlo.

La prensa saludó el film como el paradigma del cine negro clásico, enmarcado en el Hollywood de la década de los 50, en el que cuatro compañías poderosas o productores como Daved O Zelnick, cuyo despacho reproducía el de Hitler. Cabe destacar la opinión que el film mereció al exigente Carlos Boyero: ""Todo resulta no ya creíble, sino también fascinante. No existen titubeos, ni confusión narrativa, ni desaliño (...) existe claridad, complejidad y talento."




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario