Páginas vistas en total

jueves, 2 de junio de 2016

Bella y perdida. Pietro Marcello





Pietro Marcello, el director de 'Bella y perdida', un film ganador del Premio Joven del Director de Cine de Locarno, que distribuye España Film Buró,  visita Madrid.






'Bella y perdida' e una ficción, un documental, un sueño y una fábula contemporánea, todo esto y mucho más ; es un proyecto original y curioso, desde su nacimiento  Durante un viaje a lo largo de la península, el director Pietro Marcello se encontró con la historia de Tommaso Cestrone, el ángel de Carditello, único guardián a sus expensas, de un palacio Borbón abandonado desde hace mas de 100 años. Su historia tenía que ser un episodio de la película, pero el hombre murió durante el rodaje y el director decidió continuar la historia, enriqueciéndola con una parte clave de la ficción onírica y surrealista. 




La película que combina los tonos de la historia a la protesta social: el palacio Carditello, hermoso y perdido como la Italia en la actualidad, es un símbolo de la tragedia cultural en un país donde muchas maravillas están reducida a los vertederos, no se respetan y mucho menos se valoran. Y la clave encontrada por Marcello es el punto de vista de un búfalo pobre, un macho y, por tanto, considerado inútil, capaz de mirar y analizar estos horrores de una forma mucho más profunda que muchos seres humanos. 



SINOPSIS 

Un pastor llamado Tommaso Cestrone es el cuidador voluntario del Palacio de Carditello perteneciente a los Borbones, abandonado y desvalijado por ladrones, quienes han ocupado y saqueado la comarca que lo rodea, para reducirla a un simple basurero manejado por la Camorra. Pulcinella, un semidios que escucha a los muertos para trasmitir mensajes a los vivos, es enviado a Carditello para cumplir el último deseo de Tommaso de salvar a un joven búfalo de nombre Sarchiapone. Así comienza, luego de la muerte de Tommaso, el viaje de Pulcinella y Sarchiapone hacia Tuscia, donde otro campesino de nombre Gesuino debe hacerse cargo del animal, aunque con muy diversas intenciones. La historia, basada en un libro del escritor y periodista Guido Piovene, subraya dos significados importantes: Bella y Perdida es la Italia actual y también la del Castillo de Carditello, que pertenecía a los Borbones adquirido hace poco por el Estado Italiano después de 100 años de soledades y saqueos. Convencido que el argumento del film no es comprensible a través del realismo y/o del documental, usando la fábula antropológica con lucha de clases incluída, Pietro Marcello nos relata la historia a través de sugerencias y emociones, insertando la realidad en lo surreal, usando la narración clásica paso a paso y replanteando los dilemas cartesianos todavía irresueltos por la Iglesia de si los animales tienen o no un alma. Y si Pasolini hacía hablar a los cuervos, imagina a un Pulcinella que atraviesa la historia con máscara y vestido de blanco como con un sudario, escuchando las sabias palabras de un búfalo, humillado y ofendido como el asno Baltasar en la película de Bresson, y desafiando espacios y tiempos diferentes entre la naturaleza y el hombre. Así, Pulcinella y el buffalo recorren el país a través de bellos paisajes, cuevas etruscas, árboles de la muerte y ruinas, aunque el fín de su largo viaje no trae consigo lo que ellos esperaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario